Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘mercado’

Una empresa de cosmética natural revoluciona el mercado ‘online’ en solo un año

Internet se ha convertido en el mejor aliado para aumentar las ventas en muchos sectores, aunque en el sector de la cosmética, esta modalidad de compra aún genera  desconfianza.

Sin embargo, Freshly Cosmetics, la primera marca de cosmética natural española que sólo vende por Internet, ha sabido superar esa desconfianza y ha crecido este año un 400% y prevé cerrar 2017 con una facturación de 1,2M€.

Esta empresa, creada en febrero de 2016 por tres jóvenes ingenieros químicos de Tarragona, se han hecho un hueco importante con una cosmética natural y 100% libre de tóxicos, en un sector que mueve alrededor de 450M€ solo en España y con un crecimiento anual entorno al 12%.

“Vimos que, en el mercado, la cosmética que nos ofrecen está llena de componentes tóxicos que afecta a la salud de nuestra piel. De modo que decidimos modernizar esta práctica y revolucionar la cosmética, innovando en el modelo de negocio, no sólo hacia lo natural sino también hacia lo saludable, que es realmente la principal preocupación, la salud”, explica Mireia Trepat, cofundadora de la marca.

La venta online de cosmética natural en España genera unos 100M€ anuales  y, según afirman los creadores de Freshly Cosmetics, seguirá creciendo a medida que la innovación lo permita, la sociedad se conciencie de sus ventajas frente a otros tipos de cosmética y se fie de adquirirlo online “podría llegar a mover entre 600 y 700M€ en 2020 si la ciencia y el consumo acompaña”, afirma Trepat.  

La empresa cerró 2016, su primer año, con una facturación de 300.000€ y esperan finalizar 2017 con una facturación superior a 1M€. “Ampliando la gama de productos y ganándonos la confianza de los internautas esperamos cerrar el año con un crecimiento del 400% respecto al año pasado”.  

Freshly Cosmetics vende sus productos a través de las redes sociales y de su web exclusivamente. Lo que para algunos puede parecer un hándicap -la venta online-, para ellos se ha convertido en una fuente de inspiración.

“La escucha activa de nuestros clientes a través de las redes sociales nos ha permitido crear productos que se adaptan perfectamente a nuestro cliente potencial”, señalan.  De hecho, este año lanzan 12 referencias nuevas que se suman a las ocho de 2016. Hasta el momento, han comercializado unos 40.000 productos y finalizarán el año con más de 100.000 productos vendidos.

En la empresa, elaboran sus productos para que, además de naturales, sean saludables y este año van a invertir alrededor de 100.000€ únicamente para el desarrollo de nuevos productos. También fijan su interés en la expansión, donde el mercado potencial es de 3.000M€ y la penetración online es tres veces mayor que en España.

El comercio justo cumple 30 años

Este año se cumplen 30 del nacimiento del Comercio justo en España. Con este motivo, la Coordinadora estatal de Comercio justo ha publicado un informe sobre su trabajo en este tiempo, sus logros y sus objetivos y en el que también llama la atención sobre la penosa situación en la que todavía viven millones de personas en el mundo.

“Si comparamos la situación global actual con la de hace 30 años, vemos que la pobreza continúa afectando a 1.000 millones de personas (a finales de los ochenta eran 3.000 millones), pero la desigualdad ha aumentado. Hoy, además, hay 830 millones de trabajadores y trabajadoras pobres, que viven con menos de dos dólares al día, 1.500 millones de personas no cuentan con unas condiciones de trabajo dignas y seguras y el trabajo infantil afecta a 168 millones de niños y niñas, la mitad realizan trabajos peligrosos”. señala el documento.

En 1986 se abrieron las dos primeras tiendas de Comercio justo en nuestro país, en San Sebastián, de la mano de Emaús; y en Córdoba, de la mano de la entonces cooperativa Sandino (hoy Ideas). Desde ese momento hasta ahora, el Comercio justo ha experimentado un gran desarrollo. Por un lado, a las tiendas de Comercio justo (que ahora también son on-line) se han sumado establecimientos de productos ecológicos, supermercados, grandes superficies, hostelería y diversas empresas que distribuyen productos de Comercio Justo. Pero por otro lado, el Comercio justo está cada vez más presente a través de campañas de movilización y denuncia, de incidencia política, iniciativas en centros educativos, etc.

Coffee beans, Xalcuahutla, Puebla

Coffee beans, Xalcuahutla, Puebla

En la actualidad, con 140 tiendas y puntos de venta de Comercio Justo, gestionados por las organizaciones integradas en la Coordinadora Estatal y estos productos cada vez más presentes en distintos establecimientos, las ventas de Comercio Justo han ascendido a 33,2 millones de euros en nuestro país en 2014. En el año 2000. la  facturación por productos de Comercio justo apenas llegaba a los 7 millones de euros.

Pese al crecimiento global, es importante señalar que la crisis económica ha frenado las ventas en las tiendas de Comercio justo que ahora representan un 17% del sector.

El objetivo final es cambiar las reglas del comercio internacional, de manera que estas se basen en la justicia, especialmente para los principales países productores. De ahí que la incidencia política sea una de las líneas fundamentales de acción del movimiento del Comercio justo.

Después de estas tres décadas de trabajo, hoy el movimiento continúa trabajando para combatir unas realidades injustas que todavía persisten. Según el último informe de Naciones Unidas, la pobreza continua afectando a mil millones de personas y la desigualdad ha aumentado. El 80% de la población mundial posee el 6% de la riqueza global mientras que el 1% posee la mitad de esta riqueza.

Asimismo, el informe concluye que todavía hoy existen barreras al comercio en los países en desarrollo.

Ante estas situaciones, las organizaciones de Comercio justo continúan su labor en las tres líneas, de acción –comercialización, incidencia política y sensibilización y movilización ciudadana– con el fin de ampliar su presencia en la sociedad, lo que redundará en el desarrollo de las organizaciones productoras de las zonas más empobrecidas de América Latina, África y Asia y en una mayor justicia global.

 

Libros al peso, en La casquería

La casquería es un puesto, situado en el mercado de San Fernando, en el madrileño barrio de Lavapiés, donde venden un producto muy especial: libros usados. Y los venden al peso y muy baratitos, porque la idea es que el libro circule y “recircule”, según señalan sus responsables, seis personas.

   Acaban de cumplir dos años el mes pasado y el balance no puede ser mejor: En este tiempo han entrado al puesto 37.892 libros donados, excepto una pequeña cantidad que adquirieron para empezar, y han salido 24.292 libros. Al peso, La casquería ha puesto en circulación 6.800 Kilos de libros, que en su mayoría han sido fruto de la venta directa en el puesto. Y todo esto lo han conseguido vendiendo libros al peso, recogiendo libros, comunicando el proyecto, pensando un modelo de funcionamiento basado en la cooperación, el apoyo mutuo, el reciclaje, la cultura libre… En resmen, promoviendo otra forma de consumir.

La casquería

El puesto se abastece sobre todo de donaciones y fomentan que el libro siga circulando, que lo que un lector se ha llevado pueda volver al puesto para que otros puedan leerlo.
“El sistema es sencillo -explican-, porque funciona igual que el resto de productos del mercado: tu eliges lo que quieres, cuyo precio está marcado en kilos, nosotros lo pesamos, y eso es lo que pagas.A partir de ahí, queremos implementar sistemas de recirculación y recomendación de libros y otras actividades que iremos poniendo en marcha en el mercado y contando en la web y por twitter”.

En estos dos años han llevado a cabo un modelo de comercio, de economía colectiva, de recirculación de c cultura, de funcionamiento en el mercado, de relación con el barrio, de cooperación yde participación en redes sociales que ha permitido además hacer otras cosas y colaborar con otros proyectos relacionados con la cultura y la economía social.

La casquería abre a diario, de lunes a viernes mañana y tade y los fines de semana, por la maana. están en el Mercado de San Fernando, en la calle Embajadores, 41

 

 

 

Obsso, un mercado de intercambio, en el teléfono

“Después de mirar en nuestros armarios, y revolver nuestros baúles hemos descubierto que acumulamos más de lo que usamos y tenemos más de lo que necesitamos. Almacenar tantas cosas no nos ha hecho más felices, sino más dependientes. Las adquisiciones se usan, se guardan o se tiran, pero raras veces se comparten. Cansados de vivir inmersos en este consumismo frenético, individualista y ya insostenible, en Obsso gritamos ¡basta!

Obsso ok

 

Esto es  lo que dicen los creadores de Obsso, una aplicación que fomenta el consumo colaborativo y a través de la cual nada se vende ni se compra sino que se intercambia.

Obsso facilita a los usuarios adquirir y desprenderse de cosas, sin necesidad de realizar intercambios monetarios: cada cual da a sus pertenencias el valor que cree que merecen y las intercambia por algo que desee y posea alguno de sus contactos. Es una app que puede ayudar a muchas personas a desprenderse de cosas y adquirir otras nuevas sin intercambio de dinero.

“Quien sienta que tiene algo que ya no necesita, sólo ha de quitarle el polvo, sacarle una foto con su Smartphone, añadir un filtro atractivo y subirla a Obsso. Seguro que encuentra algún amigo interesado con algo que ofrecer a cambio“, añaden.

Su filosofía señala que la gente tiene que comprender que acumular sin ton ni son tan sólo entorpece el camino. Y que hay que promulgar que el valor monetario es insignificante en comparación con lo que podemos conseguir realizando un intercambio con auténtico significado.

Su manifiesto, una verdadera declaración de intenciones, dice:

“La vida es simple. Tus antiguas pertenencias sólo tienen valor sentimental. Olvídate del valor monetario. Intercambia los objetos que ya no usas por otros que desees. Deshazte de cosas inútiles. Muévete. Sólo tú controlas tu mundo. No acumules lo que no necesitas. Comparte. Las cosas mueren si no les das uso, vida, alma… Si algo te gusta pídelo. Busca el lado más hermoso de las cosas. Esta es nuestra manera de pensar, este es nuestro estilo de vida”.

Ellos mismos han hecho el desarrollo de Obsso mediante trueque.