Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘desperdicios’

App contra el desperdicio de comida

Sainsbury’s, la cadena de supermercados británica y Google se han unido para crear una aplicación para luchar contra el desperdicio alimentario. Es una herramienta móvil que ofrece a los usuarios ideas para reutilizar los restos de comida que hay en la nevera y sirve para generar conciencia entre los consumidores sobre el aprovechamiento de los recursos y el ahorro económico.

APP GOOGLE

Sainsbury Food Rescue es un sitio interactivo que utiliza el reconocimiento de voz de Google y ofrece recetas de segunda vida para los alimentos. Los usuarios pueden dictar hasta nueve ingredientes a su ordenador o teléfono móvil y la aplicación les da hasta 1.200 alternativas de aperitivos sencillos, cenas y postres.

También permite  conocer cuánto dinero se ahorra con los alimentos que se aprovechan de esta manera y el número de kilos “salvados” y no tirados tanto por ciudades como por regiones o por el conjunto de la nación.

Por otro lado, Unilever tiene otra aplicación para dispositivos iOS y Android que pretende reducir el desperdicio de alimentos. Se llama ZeroMermas y sirve para gestionar los alimentos y reducir el desperdicio en hostelería.

La App se ha pensado para cocineros profesionales que podrán identificar cuándo y dónde se genera la mayor cantidad de desperdicios alimentarios y con ello saber cuánto dinero se está perdiendo.

 

 

 

 

 

A cocinar con sobras ahora se le llama “tendencia”

La crisis nos ha traído mucho malo, pero también ingenio y alternativas para salir adelante sin mucho dinero.

En la cocina, por ejemplo, frente al consumo de comida “aseada”, preparada en bandejas, cortada, fileteada, sin mácula alguna y mucho más cara, hemos vuelto a recuperar la cocina de las sobras. Lo que se ha hecho toda la vida hasta que apareció el consumismo feroz. Pero sí seremos tontos, que hemos adoptado el anglicismo trash-cooking (que literalmente significa cocinar basura) y hemos llamado “tendencia” a una práctica de siglos: aprovechar las sobras para reelaborar otros platos que se pueden cocinar con lo del día anterior o con lo que antes descartábamos e iba directamente a la basura, como las pieles de ciertas frutas o los interiores del pescado o los tallos de algunas verduras.

La necesidad aprieta y el aprovechamiento de los alimentos ha vuelto a ser casi un arte del que hacen gala muchos restaurantes, que han vuelto a mirar a la cocina tradicional, en este sentido.

calabacines

La cocina de las sobras ofrece varias ideas para ahorrar dinero en la compra y sacar rendimiento a los llamados “desperdicios”.

La revista Consumer publica algunos de estos ejemplos de “segundas vidas” de frutas y verduras, de las que muchas veces se tiran partes que se pueden aprovechar:

Peladura de los calabacines. Bien lavada, se corta en finas tiras que se saltean con un poco de ajo, aceite de oliva y sal para acompañar y decorar platos de pescado. También se puede mezclarlas en un salteado o degustarlas en crudo, como guarnición de una vinagreta con verduras y unos trocitos de manzana.

Tallos de acelgas y espinacas (la parte más gruesa de las coles) se pueden lavar bien y cocer en agua hirviendo en una cazuela con sal y unas gotas de limón para que no ennegrezcan durante la cocción. Después, refrescamos en agua con hielo y aliñamos con aceite de oliva, sal y unas escamas de pimentón, como entrante o acompañamiento de ensaladas.

Cáscaras de cítricos, bien lavadas, son muy útiles para caramelizar, deshidratar y aromatizar azúcar, o también para añadir notas de sabor y aroma a un aceite de oliva o un vinagre suave de vino.

El corazón de la piña, que en crudo es leñoso, cuando se cocina en finas rodajas adquiere una textura más blanda y más jugosa. Sirve para acompañar ensaladas agridulces o elaborar platos de pasta y de arroz.

Peladuras de la patata nueva, limpias de restos de tierra, se pueden freír en abundante aceite caliente, para obtener unas originales patatas chips.

Me parecen unas ideas estupendas.