Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘compartir’

Una red social para cuidar a las mascotas gratis

Mónica, una lectora, nos ha puesto tras la pista de una nueva plataforma gratuita de cuidado de mascotas.

Es Iamvo, la primera red social de pet sharing (compartir mascota), en la que los usuarios pueden intercambiar el cuidado de sus mascotas. De forma que si un usuario no se puede ocupar de su mascota por alguna circunstancia concreta (un viaje), otro lo podrá hacer por él. Es un servicio que quiere aprovechar el consumo colaborativo para el cuidado de mascotas.

Iamvo

Su principio: Cuida de mi mascota cuando yo lo necesite y yo cuidaré de la tuya cuando tú lo necesites”. En esta plataforma, los usuarios pueden compartir mascota, turnarse con el vecino para pasear al perro o cuidar de otras mascotas y conocer a los dueños de otros animales para compartir conocimientos y experiencias.

La finalidad es que entre todos se ahorre tiempo y dinero en guarderías para mascotas, residencias caninas, paseadores de perros, etc. A la vez que promueve la relación con otros amantes de los animales.

Su fiabilidad se basa en las valoraciones que dan los propios usuarios y se puede votar a personas, a mascotas, hacer amigos, etc.

El aumento del consumo colaborativo en España

Compartir, reutilizar, alquilar, intercambiar un articulo y aprovechar las habilidades de cada persona son los principios de la economía colaborativa, el modelo económico basado en el intercambio y uno de los 10
conceptos que van a cambiar el mundo, según la revista TIME.

“Disminuir la velocidad de crecimiento, las dificultades económicas de una gran parte de la población, el aumento de exigencias éticas, el desarrollo sostenible y la vida cotidiana cada vez más conectada son los factores que conducen al consumo colaborativo”, según se señala en El aumento del consumo colaborativo en España, una especie de libro blanco sobre este modelo de economía, cuyo autor es Adrián Sancho, co fundador de la app TratoJusto.

Consumo colaborativo en España

“Desde el inicio de la crisis, señalan, hemos asistido al boom del consumo colaborativo. Una gran cantidad de startups han
desarrollado herramientas que permiten esta nueva forma de consumir. Alrededor de 150 están disponibles
en España.

El consumo colaborativo ha creado nuevos mercados que hace unos años no se hubieran considerado como tales.
Un taladro en un cajón de un garaje se convierte en una fuente de ingresos para el propietario, al alquilárselo por
unas horas a una persona que lo necesita para montar un mueble en casa.

Además -se dice en el Libro blanco- este modelo ha reforzado los lazos sociales y la colaboración.

Rachel Botsman, autora junto a Roo Rogers en 2010 de Lo que es mío es tuyo: el auge del consumo colaborativo, afirma: “Nuestra participación en plataformas sociales y en las redes sociales definen cómo nos expresamos. Nos olvidamos y salimos de la cultura del hiper-individualismo para compartir con los demás nuestra vida. Esto es lo que podemos llamar la transición de la cultura del yo a la cultura del nosotros”.

Y también es más ecológico, ya que aboga por la utilización de un mismo producto por varias personas, optimizando su uso, satisfaciendo las mismas necesidades, pero reduciendo el número de bienes en circulación y, por tanto la presión sobre los recursos naturales.

Esta forma de consumo significa un nuevo modelo de negocio que da prioridad a compartir y reutilizar, concluye el libro blanco.

La economía circular quiere entrar en Europa

La economía circular está basada en el ciclo de la naturaleza y en que los residuos se transforman en recursos, se ahorran costes y se crean miles de puestos de trabajo.

En vez de comprar para poseer, aboga por compartir, redistribuir o reutilizar los productos, y los precios se marcan según su coste real para favorecer un consumo racional. Este sistema aplica la máxima de las tres erres del ecologismo: reducir, reutilizar y reciclar para minimizar el impacto ambiental.

La Fundación Macarthur, con sede en Chicago, es pionera en el análisis de la economía circular, desde la publicación en 2012 de Hacia la Economía Circular: razones económicas y comerciales para una transición económica acelerada (Towards the Circular Economy: Economic and business rationale for an accelerated transition), un informe que concluyó que gran parte del sector de manufactura europeo podría ahorrar unos 650.000 millones de euros de aquí al 2025, si rediseñara sus sistemas productivos de acuerdo con la economía circular.

“Una economía circular perfecta -señala esta fundación- se basa en una serie de principios: que los residuos son comida, lo que quiere decir que siempre se reciclan o se reutilizan, que la energía debe provenir de fuentes renovables, que los precios deben decir la verdad y reflejar los costes reales, incluyendo los costes medioambientales, y que los sistemas de pensamiento deben prevalecer, por lo que los recursos, incluidos los desperdicios, se utilizan en el punto más adecuado del sistema.

La Comisión Europea aprobó en julio pasado la directiva Hacia una economía circular: un programa de basura cero para Europa, con la que se pretende cumplir los objetivos de aprovechamiento de los recursos en 2030, lo cual podría aumentar un 1% el PIB y crear unos dos millones de empleos más. También se dice que un mejor uso de los recursos podría significar un ahorro potencial de 630.000 millones de euros para la industria europea. “Pasarse a modelos de economía circular promete un futuro más brillante para la economía europea”, se señala.

Se establece en esta directiva un marco común y coherente en la UE para promover la economía circular: “Transformar Europa en una economía más circular significa: impulsar el reciclado y la prevención de la pérdida de materiales valiosos; la creación de empleo y el crecimiento económico; y se insiste en cómo los nuevos modelos de negocio, el diseño ecológico y la simbiosis industrial pueden avanzar hacia cero residuos; reducción de las emisiones de efecto invernadero y los impactos ambientales.

La Comisión adoptó también una propuesta legislativa para revisar el reciclaje y otros objetivos relacionados con los residuos en la UE.  El logro de los nuevos objetivos sobre desechos crearía 180.000 nuevos puestos de trabajo y Europa sería más competitiva.

La propuesta tiene por objeto:
Aumentar el reciclado / reutilización de residuos urbanos en un 70% en 2030;
– Aumentar el reciclaje de residuos de envases / reutilización en un 80% en 2030, aumentando gradualmente entre 2020 y 2030, para alcanzar el 90% para el papel en 2025, el 60% para los plásticos, el 80% para la madera yel 90% de los ferrosos metal, aluminio y vidrio para el final de 2030;Eliminar gradualmente los vertederos para el año 2025 para los reciclables (incluyendo plásticos, papel, metales, vidrio y bio-residuos) de residuos en vertederos de residuos no peligrosos.
Reducir la generación de residuos de alimentos en un 30% para el año 2025.
– Introducir un sistema de alerta temprana para anticipar y evitar posibles dificultades de cumplimiento.
– Otras iniciativas, como las propuestas de edificios sostenibles , el empleo verde y la acción verde para las Pyme.

El reportaje del vídeo se emitió esta semana en el programa El escarabajo verde de La 2

Vivir mejor con menos

Vivir mejor con menos: Descubre las ventajas de la nueva economía colaborativa, libro, cuyo autor es Albert Cañigueral (@AlbertCanig) y que salió ayer a la venta, es una auténtica guía sobre lo que es el consumo y la economía colaborativa.

consumo colaborativo

Cañigueral, el alma mater de la página de referencia ConsumoColaborativo.com, considera que “una gran mayoría de ciudadanos es cada día más consciente de que el modelo económico actual hace aguas; consecuentemente, buscan y proponen fórmulas alternativas basadas en la economía colaborativa“.

El libro expone por qué consumir más no equivale necesariamente a vivir mejor y plantea un nuevo modelo en el que el consumo se entiende como un medio para el bienestar, y no como un fin en sí mismo.

Se analizan las ventajas y alternativas de la nueva economía colaborativa en sectores como la movilidad, el turismo y las finanzas, entre otros; y vislumbra los profundos cambios que este nuevo modelo económico puede aportar a nuestra sociedad.

El primer capítulo del libro se puede descargar gratis aquí, y si  te haces con una copia del libro, que la editorial Conecta aceptó publicar con licencia Creative Commons BY-NC-ND 3.0, compártelo con tus amigos, aconseja Alber Cañigueral, ingeniero multimedia y conector de OuiShare para España y América Latina.

Nace una plataforma colaborativa para compartir maletero

Cada día miles de coches se desplazan de un lugar a otro de España con espacio de sobra. En la era de la economía colaborativa, la plataforma valenciana Shipeer.com se ha creado para unirse a este movimiento y proporcionar soluciones de mensajería.

De esta forma, quiere convertirse en el punto de encuentro entre los que viajan con espacio de sobra –carriers– y los que lo necesitan –shippers– y permite a los primeros compartir sus gastos de viaje con los segundos. Shipeer.com da la posibilidad a los usuarios de compartir maletero con otras personas y hacer envíos a toda España.

Sheeper

Esta una nueva alternativa de ahorro dará uso a los más de 350.000 millones de desplazamientos con el maletero vacío que se llevan a cabo cada año en España, según Consumo colaborativo.

Como en todos los ámbitos de la economía colaborativa, en este también la base de la comunidad está en la confianza, señalan sus promtores: “Conectamos a personas y aseguramos que los envíos que se realicen se hagan con éxito. Para ello contamos con un sistema que garantiza que los niveles de fiabilidad y confianza estén lo más potenciados posible”.

El uso de la plataforma es sencillo. En el caso de que el usuario quiera compartir su maletero con otras personas, simplemente debe registrarse en la web y publicar las fechas de sus rutas y el espacio del que dispone en su coche. Si por el contrario lo que necesita es un maletero para realizar un envío deberá indicar el recorrido y la fecha del mismo, así como su tamaño. Tras publicarlo,el equipo de Shipeer se pondrá en contacto con ellos informándoles de posibles conexiones para enviar sus paquetes.

La economía colaborativa, a debate

El próximo lunes, se celebra en el Mobile World Centre de Barcelona una jornada sobre la economía colaborativa, dentro del contexto  #8daysBCN, organizada por OuiShare.

Su título es El nuevo ciudadano creador y productor que emerge con el consumo y la economía colaborativa.

Imagen de la web RH al día.

Imagen de la web RH al día.

La economía está cambiando gracias a Internet y a la forma en que la sociedad civil se está organizando en plataformas ciudadanas que dan respuesta antes que las administraciones. Las personas se organizan de forma voluntaria para colaborar en lo que les es útil para vivir: compartir coche,  grupos de consumo, cooperativas de  compras de proximidad, viajes colaborativos, financiación participativa… Así han surgido numerosas iniciativas de las que se hablará en esta jornada. Un conjunto de proyectos que crean una economía directa y distribuida, donde el acceso desplaza a la propiedad, y caen las barreras entre la producción y el consumo.

“Los ciudadanos, educados y conectados, se han vuelto productores de valor -dicen los organizadores de este debate-. Las ciudades se están convirtiendo en plataformas donde crear y compartir el procomún. Todo ello está haciendo temblar los cimientos de la sociedad tal y como la hemos conocido hasta ahora”.

Participan: Neal Gorenflo, cofundador de Shareable.net, magacín online que ha ayudado a catalizar el movimiento de las Sharing Cities Network que plantea una ciudad basada en el bien común.

Antonin Léonard, cofundador de OuiShare, una organización europea que tiene la vocación de construir una sociedad colaborativa, con la participación de ciudadanos, instituciones y empresas.

Cecilia Tham  lidera la construcción una comunidad colaborativa en el corazón de Barcelona: Makers of Barcelona (MOB).

Javier Creus, fundador de Ideas for Change y máximo referente en España en Economía Colaborativa. Defiende que la economía colaborativa debe ser regulada para permitir que los ciudadanos puedan crear valor con aquello que tienen o que saben hacer.

El dia 30 de junio a las 19:00 h en el Mobile World Centre de Barcelona.

Prueba la comida que cocinan tus vecinos

Hay ya muchas plataformas online relacionadas con la comida, basadas en la economía colaborativa y con el objetivo de compartir y evitar el desperdicio de alimentos.

Una de ellas es Compartoplato, una red social que pone en contacto a cocineros y comensales en el mismo barrio.

Compartoplato ok

Una iniciativa para aprovechar más la comida, que tiene mucho éxito en Holanda, donde nació y donde ya hay casi 7.000 cocineros que  comparten sus platos y que se basa en la confianza en la gente y su comida.

El funcionamiento es sencillo. Una vez que te has registrado en la web como cocinero o como comensal, puedes ver lo que están cocinando los vecinos y podrás probarlo por un precio pequeño: lo que hayan costado los ingredientes. La participación en Compartoplato es gratuita y la organización tiene carácter social, pues lo que pretende es obtener los beneficios sociales de compartir comida.

Si un comensal encuentra algo de su agrado en las cercanías de su casa, puede hacer clic en “pedir” y encargar la comida. El pedido será enviado por correo electrónico al cocinero o cocinera.

Cuando este acepta el pedido, envía un correo con la confirmación y la información de contacto. Se confirma el precio y la hora de recogida o el propio recipiente que hay que llevar para generar menos desperdicios. El precio se pagará en la cantidad exacta y en efectivo en el momento de recoger la comida.

Si un nuevo usuario es cocinero, se registra con este perfil y puede ya ofrecer sus platos.

Los creadores de Compartoplato son los holandeses Marieke Hart y Jan Thij Bakker, que lo fundaron en marzo de 2012, en Utrecht Oeste

Cuentan que desde su jardín olían lo que su vecina estaba cocinando y sentían tanta curiosidad por lo que cocinaba y por saber quién era que un día se atrevieron a preguntarle si podían probar su comida y a ella le gustó la idea. Así se dieron cuenta de que compartir comida era una buena forma de conocer a los vecinos y estos comenzaron a participar.

Compartoplato sigue la tendencia de la iniciativas de la economía del intercambio, que hacen que las tradicionales líneas divisorias entre productor y consumidor desaparezcan. Además, la tecnología online permite adecuar la oferta y la demanda entre los consumidores locales. Según sus creadores, se trata de que algo valioso (como las sobras) acabe donde se necesitan.

Un solo coche de barrio para 40 vecinos

Bluemove, la empresa de carsharing (compartir coche) ha puesto en marcha una iniciativa pionera en el mundo del consumo colaborativo. Lo han llamado “coche de barrio” y se trata de compartir un solo coche entre varios vecinos de un barrio. Hasta 40 personas pueden compartir un solo vehículo, con lo que además del ahorro y la reducción de emisiones de CO2, se multiplica el espacio para poder aparcar en la calle.

El vehículo ya tiene instalada la tecnología necesaria para que el coche se pueda compartir con el resto del vecindario. El intercambio se hará de manera cómoda e inmediata gracias a una aplicación móvil, sin necesidad de entregar las llaves del coche.

Bluemove

Bluemove Community, que es como se llama el proyecto, se basa en la adquisición por parte de un “vecino conector” de un vehículo, a través de un contrato de renting que cuesta de 50 a 150 euros al mes. Las condiciones de financiación son beneficiosas siempre que el “conector” comparta un porcentaje del tiempo de uso del coche y promueva su uso entre sus amigos y vecinos.

Con el coche de barrio se reduce de un 95% a un 50% el tiempo que el coche permanece estacionado, lo que supone hasta diez veces más plazas de aparcamiento en las zonas de residente, según los estudios de la empresa.

La naturaleza compartida del coche de barrio minimiza los costes de adquisición de un vehículo en propiedad. El ahorro de este servicio supondría pasar de los 15.000 euros que cuesta un coche nuevo, a un rango entre 50 y 150 euros al mes. El precio incluye la gasolina, mantenimiento, limpieza y el seguro. Además, el vecino conector no se hace responsable del uso que hagan sus vecinos.

A medio plazo, Bluemove incluirá vehículos eléctricos para compartir.

Otra plataforma para compartir coche llega a Barcelona

En lo que se refiere a movilidad, las cosas cambian muy deprisa en las formas de consumo colaborativo.  Otra plataforma que conecta a pasajeros con conductores para trayectos urbanos acaba de llegar a Barcelona, la primera ciudad española en la que se instala UberPOP, que ya está presente en unas 70 ciudades del mundo, desde su fundación en San Francisco en 2009.

Al conectar a pasajeros con conductores a través de aplicaciones móviles, hace, según sus promotores, más accesibles las ciudades, lo cual permite más posibilidades para los pasajeros y más negocios para los conductores.

uber_barcelona_2

UberPOP se define como una plataforma para compartir trayectos en entorno urbano con conductores locales. Todo ello en tiempo real y utilizando una aplicación para Android o iPhone.

Los conductores son ciudadanos locales dispuestos a compartir su propio coche durante un viaje, proporcionando transporte a otros ciudadanos. En este sentido, UberPop permite a cualquier persona con un permiso de conducir y automóvil convertirse en una especie de taxista, ya que  el conductor cobra por el recorrido, lo que ha provocado protestas de los taxistas, desde el primer día de su implantación.

En Uber, la tarifa mínima es de 3 €, incluyendo la posibilidad de compartirla con los otros pasajeros. Además de la tarifa mínima, el precio de un viaje se calcula en base al tiempo y la distancia del viaje: 0,30 € por minuto y 0,75 € por km. 

El pasado lunes, 14 de abril, se produjeron las primeras protestas del sector del taxi en contra de Uber en Barcelona por competencia desleal. Los taxistas se concentraron frente a uno de los edificios de Barcelona Activa donde Uber ofrecía una conferencia.

Compartir, colaborar, intercambiar…

Internet se ha llenado de comunidades virtuales de ciudadanos, cuyo objetivo no es otro que la ayuda mutua, la colaboración, el intercambio de objetos, pero también de conocimientos para ayudar a la gente a buscarse la vida ante la cada vez más mermada red pública de servicios sociales. Todas funcionan con la misma idea: Lo importante es el acceso a algo no su posesión.

Etruekko es una de esas redes de comunidades, en la que puedes intercambiar y compartir artículos, servicios y conocimientos siguiendo la misma filosofía de los sistemas de trueque, los bancos de tiempo o las monedas sociales:  Compartir, colaborar, intercambiar, ayuda mutua, confianza, sostenibilidad ambiental, empoderamiento…

A través de estas comunidades, uno puede conseguir lo que necesita a cambio de lo que ya no usa, lo que sabe hacer, sus conocimientos y su saldo en moneda social, a la vez que potencia el reciclaje, alarga la vida de los bienes, recicla, ahorra, colabora a la sostenibilidad ambiental y ayuda a implantar una cultura colaborativa, de empoderamiento social y ayuda mutua en la comunidad.

Etruekko

Etruekko está formado por comunidades autogestionadas conectadas en red, y puedes unirte a una de ellas, ya sea de tu barrio, universidad, asociación…, que será el entorno de confianza. Puedes publicar tus ofertas y demandas, bienes o servicios, encontrar lo que  necesites, proponiendo o recibiendo ofertas, las cuales se pueden negociar hasta conseguir cerrar un intercambio.  Un bien,  un servicio, conocimientos o habilidades son susceptible de ser intercambiados y los usuarios en sus negociaciones deciden lo que van a intercambiar.

En su sitio, señalan que además no sólo se puede intercambiar objetos o habilidades, también se pued pagar con su moneda social, el truekko, una moneda que no genera deuda, ni intereses ni pierde su valor y que uno mismo genera por el valor que se aporta a la sociedad al realizar este tipo de consumo. También es la moneda con la que se valorara todo lo que uno ofrece.

Los usuarios de Etruekko aceptan el pago total o parcial en esta moneda ya que otros usuarios aceptaran que ellos les paguen con ella. También se valoran los servicios o artículos que se ofrecen en esta moneda. Su equivalencia referencial es de  1 truekko = 1 €.

La moneda se puede conseguir 3 maneras distintas: Una vez que el administrador de una comunidad te acepte en ella recibirás 20 truekkos; por cada 5 intercambios recibirás 5 truekkos; y por apadrinar a un amigo 5 Truekkos.

Si os asomáis a esta web podéis ver algunos ejemplos de lo que se ofrece en truekkos: una ampliadora de fotos por 2 truekkos, un reloj por 105 truekkos…