Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘calefacción’

Derivados de la madera para reducir el consumo de energía en calefacción

Maderea, la plataforma para el fomento de la industria nacional de la madera, sostienen que un mayor uso de derivados de la madera permitiría reducir el consumo de energía.

El consumo de energía derivado de preparar nuestros hogares para afrontar la bajada de las temperaturas, propia de los meses de invierno, es una de las principales preocupaciones de los españoles, no sólo por el gasto económico que supone sino porque cada vez están más concienciados de la importancia de emplear energías renovables y sostenibles para calentarse.

madera

Por eso, “fomentar la industria de la madera es fundamental para seguir desarrollando energías renovables que permitan calentarnos de manera sostenible, explica Isabel María Llorente, ingeniera forestal y co-fundadora de Maderea.

“Es necesario que las administraciones apoyen más al sector de la madera, ya que gracias al aprovechamiento de los recursos forestales se han podido desarrollar, por ejemplo, energías renovables como la biomasa para el uso en calefacciones, añade”.

Maderea sostiene que desarrollar políticas orientadas a fomentar el uso de energías renovables y sostenibles a partir de derivados de la madera tiene una serie de beneficios como la reducción de la contaminación y emisiones de CO2, y para los hogares españoles, una mayor eficiencia energética.

Los datos sobre el consumo de energía que recoge el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio de Industria, señalan que los hogares españoles tuvieron un gasto medio de energía de 990 euros, siendo la calefacción lo que más consumo supone, un 47%.

La electricidad es la energía más utilizada para calentar los hogares, lo hacen un 35%, seguido del gas natural que lo emplean el 25%. En tercer lugar, un 16,3% de los hogares genera calor con leña o ramas.

“La madera es un recurso natural que permite calentarnos y además por sus propiedades, usada para fabricar elementos de construcción se consiguen viviendas energéticamente más eficientes ya que es un elemento aislante de primera”, asegura Llorente.

Un económico sistema de calefacción de la estación MIR llega a las casas

Una periodista moscovita afincada en Cádiz desde hace 16 años, Natalia Smirnova,  se ha convertido en la distribuidora de los paneles calefactores, un invento ruso para calentar habitaciones más económico que los convencionales.

Tienen mucho éxito porque son de muy bajo consumo para calentar espacios, especialmente pequeños o las habitaciones infantiles y están basados e la tecnología que se implantó en la estación espacial MIR.

red wood kitchen white kitchen bench

Cuando los ingenieros rusos diseñaron el sistema de calefacción de la MIR se enfrentaban no sólo al reto de conseguir calentar este espacio, sino también de hacerlo de la manera más eficiente posible ocupando el mínimo espacio con el máximo ahorro energético y de manera totalmente segura.

Fruto de esa investigación nacieron estos póster calefactores, que han llegado también a la vida doméstica.  

Gasta tres veces menos que un calefactor convencional. Comienza a funcionar después de 10 segundos de conectarlo a la red eléctrica y su rendimiento térmico es casi 100%, porque prácticamente toda la energía eléctrica consumida se convierte en el flujo de calor emitido y calienta en un radio de 3 metros desde el lugar en el que está enchufado con una potencia de 500 watios.

Es fácil de colocar, se cuelga en la pared como un póster y se conecta a la red eléctrica. Es seguro, reduce la humedad sin resecar el ambiente ni gastar oxígeno, es fácil de transportar, ya que pesa sólo 400 gramos y se enrolla y su precio es de 37 euros.

¿Se ahorra con el cambio de hora?

El cambio de hora que se realizará en la madrugada de este domingo 26 de octubre -a las 3 se retrasará el reloj una hora y serán las 2-  supone el comienzo de los cinco meses que durará el horario de invierno, fijado por la Comisión Europea, para poder aprovechar mejor la luz del sol y consumir menos electricidad en iluminación.

Sobre el cambio de hora, que hacemos dos veces al año, hay opiniones para todos los gustos. Hay quien lo aplaude y hay quien cree que no tiene sentido. Sin embargo, el Instituto para la Diversificaión y Ahorro de la Energía (IDAE) señala que se trata de un cambio positivo para el bolsillo de empresas y consumidores.

Según sus estimaciones, el potencial de ahorro en iluminación en España por el cambio de hora puede llegar a representar un 5% del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros. De esa cantidad, 90 millones correspondería al potencial de los hogares españoles, lo que supone un ahorro de 6 euros por hogar; mientras que los otros 210 millones de euros restantes se ahorrarían en los edificios del terciario y en la industria.

Imagen de la página Certicalia

Imagen de la página Certicalia

El mismo instituto señala además que el cambio horario favorece al medio ambiente, ya que se evita la emisión de entre 890.000 y 1.068.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Para alcanzar ese potencial de ahorro, el IDAE enumera un decálogo de consejos para ahorrar energía con la calefacción como abrir las ventanas el tiempo necesario para ventilar las habitaciones –cerca de diez minutos–, apagar la calefacción por la noche y no encenderla por la mañana hasta que la casa esté ventilada y se hayan cerrado las ventanas; cerrar los radiadores que no sean necesarios y apagar completamente la calefacción si va a estar fuera de casa más de un día; instalar adhesivos en puertas y ventanas, lo que puede suponer un ahorro de entre un 5% y un 10% de energía.

Además, si es posible, hay que poner dobles ventanas o doble acristalamiento, lo que supone un ahorro de un 20% de energía; instalar válvulas termostáticas en los radiadores o un regulador para la caldera; mantener la temperatura en los 21ºC; no abusar de la calefacción; poner la temperatura entre 15ºC y 17ºC para dormir por las noches o instalar aislantes en techos y paredes.