BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘artículos’

Wallyboo: alquiler y segunda mano de artículos para niños y bebés

Wallyboo es una plataforma online de economía colaborativa que pretende facilitar a padres y madres el alquiler y venta de segunda mano de artículos de puericultura (de niños y bebés) entre particulares, entre familias y  dar una segunda vida a los artículos que ya no usan los más pequeños, especialmente de cara a los siempre complicados viajes con niños.

Es un proyecto de dos madres, Elisa y Merche, que quisieron resolver así las dificultades que plantea siempre un viaje con niños y transportar todo lo que necesitan, por ejemplo, el carrito, la trona, la bici, el calientabiberones, la hamaca del bebé...

La idea surgió por un viaje que tuvo que hacer en marzo de 2016, Elisa a Lanzarote con la familia. En ese momento sus hijos tenían 2 años y medio y el pequeño, 3 meses. Alquiló una casa, cogió los billetes de avión y empezó a imaginarse cómo iba a ser el tema logístico de sillas, maletas, etc. ¡ Menuda locura! Ya se estaba viendo pasando el control de seguridad con dos sillas, las maletas de mano, el bebé en brazos (seguramente llorando, los dos…)…Y empezó a buscar alternativas para que ese no se convirtiera en los 20 minutos peores de su vida.

Y de ahí, empezó a pensar –cuenta en la web-, “lo genial que sería poder viajar sin preocuparte, si llevo la silla de paseo o no para las siestas de mi hijo mayor, si llevo la bici o no para tenerlo entretenido un rato, si llevo una bañera porque es muy pequeño todavía, o si voy a tener que comprar juguetes en cualquier tienda para tener que dejarlos allí abandonados…¿Y si pudiera alquilar todo eso allá donde vaya con mis niños a otros papis que vivan allí?” y así montaron Wallyboo.

Es una de las plataformas recogidas en el libro Startups Colaborativas y otras historias del sector, de Pako Rodríguez, fundador de startups colaborativas.com y conector de la red global de economía colaborativa Ouishare.

Para los padres, la plataforma es una oportunidad de poder recuperar la inversión que han hecho hasta ahora vendiendo o alquilando lo que ya no usan sus hijos. También, una oportunidad de poder acceder al material que necesitan los niños o de una manera más económica en un mercado de segunda mano. Necesitan muchas cosas, para poco tiempo y muchas veces, muy costosas. Y de viajar más ligero y cómodo con los niños, alquilando todo lo que necesiten en el destino vacacional a otras familias.

Sus promotoras han pretendido también  ofrecer a otros padres y madres la posibilidad de cambiar la manera actual de hacer las cosas y que el alquiler de este tipo de artículos cobre cada vez más importancia en la sociedad. Por eso quieren crear una gran red para el intercambio de estos objetos.

Wallyboo cuenta ya con 1.500 usuarios que comparten casi 1.000 artículos distribuidos entre varias ciudades españolas, especialmente en las más turísticas, demostrando así que el enfoque hacia esa industria es acertado. No en vano es en los periodos vacacionales cuando más repunta el uso de la plataforma, explica Pako González..

El alquiler, opción que quieren potenciar por la mayor circulación de artículos que representa y por diferenciarse de otras plataformas centradas en la compraventa como Wallapop, alcanza ya el 30% de las transacciones.

Actualmente están inmersas en una campaña de crowdfunding de recompensas, en la platafdorma Ulule, y esperan obtener 9.000€ para poder implementar mejoras en la experiencia de usuario al navegar por la plataforma y mejorar la liquidez del marketplace, potenciando los intercambios cercanos y locales y el contacto entre familias. Esto último requiere de fuertes inversiones en marketing y comunicación.

A la vez, ya están trabajando en un proyecto piloto con posibles socios del sector turístico, como operadores, cadenas hoteleras, apartamentos turísticos o alojamientos rurales, porque su objetivo es convertirse en la web de referencia para el alquiler y compraventa de artículos de niños. Para ello también tiene previsto desarrollar una aplicación que facilite el uso de la plataforma.

Plataforma de trueque para particulares y empresas

TrocUp es una plataforma online donde particulares, empresas y asociaciones sin animo de lucro pueden intercambiar objetos y experiencias. Su funcionamiento es similar al de la nube de Internet, pero con objetos físicos. Se puede subir a TrocUp objetos y descargar los que veas en la plataforma, a cambio de lo que subas, obviamente.

Es un marketplace alternativo tanto para empresas como para particulares, enmarcado en la economía colaborativa. Todo ello sin perder el anonimato, sin pagar gastos ni comisiones y con la tranquilidad de que la plataforma revisa todos los artículos que los usuarios envían para certificar su calidad, señalan sus responsables.

Además este mercado del trueque virtual también sirve como lugar de encuentro de personas con los mismos valores e intereses para ser una comunidad con el objetivo de  transformar la sociedad de un modo sostenible. Por eso, otra de las líneas de acción de la plataforma es participar activamente con bancos de alimentos, ONG y asociaciones para servir de intermediario entre usuarios y empresas.

El usuario envía el articulo a la dirección de TrocUp, en  Alcalá de Guadaíra (Sevilla), y al recibir y confirmar todos los datos, le mandan el artículo que seleccionó. El envío lo puede hacer el usuario como le sea más cómodo, pero la plataforma pone a su disposición el servicio de Packlin, a precios muy económicos.

En el caso de que se envíen objetos, pero en ese momento no se quiera nada a cambio, el usuario recibe el valor de sus objetos en Trocoins y los podrá gastar cuando encuentre algo que necesite.

Los artículos que encuentras en el Escaparate de TrocUp pueden ser desde nuevos –artículos sin usar que estrena quien los pide- hasta artículos que no funcionan, pero que pueden servir como decoración –hay que indicarlo-, pasando por los que parecen nuevos, aunque les falta, por ejemplo, en el caso de un móvil, el plástico protector de la pantalla, otros en perfecto estado –que no son nuevos- usados, o con leves marcas de uso.