Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘aprovechamiento’

El primer informe español sobre economía circular propone un cambio desde la escuela

La Fundación Cotec ha publicado el primer informe sobre economía circular en España. Un informe pionero que explica la situación y evaluación de la economía circular de nuestro país.

La economía circular es una filosofía de organización de sistemas inspirada en los seres vivos, que persigue el cambio de una economía lineal (producir, usar y tirar) hacia un modelo circular, tal y como ocurre en la naturaleza y plantea una sociedad del reciclado con el fin de reducir la producción de residuos y utilizarlos como recursos.

Una de las cuestiones a las que da prioridad el informe es la referida al cambio de mentalidad desde la escuela. Así, para la transición a este nuevo modelo económico, los expertos plantean la necesidad de que el sistema educativo promueva la concienciación, el uso responsable de recursos y la generación de nuevos perfiles profesionales relacionados con la economía circular.

También pide normas coherentes y armonizadas entre sectores y territorios, establecer incentivos fiscales y modelos de compra pública verde e innovadora, y contar con la ciencia y la tecnología para responder a estos retos.

El informe ha sido coordinado por la Cátedra UNESCO de Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), en colaboración con la asociación internacional Reciclar Ciudad, (RECNET) y la Asociación para la Sostenibilidad y el Progreso de las Sociedades, (ASYPS).

La Comisión Europea calcula que la aplicación de toda la normativa vigente en materia de residuos crearía más de 400.000 empleos en la UE, 52.000 de ellos en España. También sitúa a España entre el grupo de países con una mayor productividad de los recursos junto con Reino Unido, Países Bajos, Luxemburgo e Italia, según se recoge en el informe.

El proyecto analiza los indicadores disponibles de este modelo económico, que supone un cambio radical en los sistemas de producción y consumo actuales, y propone la creación de una hoja de ruta que incluya un sistema integrado de evaluación e indicadores de seguimiento para medir y comparar la circularidad de las economías.

Informe completo aquí.

Una comida colectiva con alimentos recuperados para denunciar el despilfarro

La Plataforma Aprofitem els Aliments (PAA) (Aprovechemos los alimentos) organizará el 22 de noviembre en la plaza dels Àngels de Barcelona el Gran Dinar Barcelona, un almuerzo gratuito preparado íntegramente con alimentos recuperados y con el que quieren sensibilizar del malgasto alimentario.

La comida colectiva se celebrará entre las 12 y las 16 horas y sigue el ejemplo de otras comidas que se celebran en Europa, dentro del movimiento Food Sharing, se enmarca dentro de los actos de la VI Semana Europea de la Prevención de Residuos, que se celebra a finales de noviembre.

Cocineros de la Fundació Alícia, con la ayuda de voluntarios, cocinarán 800 kilos de alimentos, básicamente frutas y verduras que, pese a ser aptas para el consumo, no se comercializan por temas estéticos, por su fecha próxima de caducidad, por la sobreproducción o por la falta de demanda.

La organización espera contar con unos 4.000 asistentes y dar continuidad a la iniciativa en el futuro y contará además con una feria de entidades para concienciar sobre el aprovechamiento de alimentos en el que colaborarán 16 entidades, entre ellas la Agencia de Residuos de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona y el Banco de Alimentos de Barcelona.

Los alimentos recuperados proceden desde Mercabarna a pequeñas tiendas de barrio.

En el mundo, cada año se pierden o se malgastan un tercio de la producción de alimentos (1.300 millones de toneladas)  en el tránsito desde la producción hasta el consumo, y con la celebración de esta comida popular, se quiere provocar un cambio de conciencia, crear debate social y situar el tema en la agenda política.

La plataforma ha promovido el manifiesto Basta de despilfarrar alimentos, con el que se pretende, entre otros objetivos:

. Sensibilizar y educar a la sociedad sobre el problema del desperdicio de alimentos.
. Promover los cambios normativos necesarios y la seguridad jurídica que favorezcan el aprovechamiento de los alimentos garantizando su salubridad.
. Promover las medidas económicas y fiscales orientadas a la prevención de las pérdidas, las mermas y el desperdicio de alimentos de acuerdo con la jerarquía de gestión de residuos.
. Facilitar la donación de alimentos y el espigueo a las entidades de acción social y los colectivos desfavorecidos.
. Colaborar en la reducción del despilfarro alimentario a la mitad para el año 2025 en línea con la resolución del Parlamento Europeo del 19 de enero de 2012.

Forman parte de la PAA, constituida a principios de este año, la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), la de Barcelona (UB), Espigoladors, El Plat de Gràcia, Espai Ambiental, Spora Sinergies, Fundació ENT y Recocinando.

 

A cocinar con sobras ahora se le llama “tendencia”

La crisis nos ha traído mucho malo, pero también ingenio y alternativas para salir adelante sin mucho dinero.

En la cocina, por ejemplo, frente al consumo de comida “aseada”, preparada en bandejas, cortada, fileteada, sin mácula alguna y mucho más cara, hemos vuelto a recuperar la cocina de las sobras. Lo que se ha hecho toda la vida hasta que apareció el consumismo feroz. Pero sí seremos tontos, que hemos adoptado el anglicismo trash-cooking (que literalmente significa cocinar basura) y hemos llamado “tendencia” a una práctica de siglos: aprovechar las sobras para reelaborar otros platos que se pueden cocinar con lo del día anterior o con lo que antes descartábamos e iba directamente a la basura, como las pieles de ciertas frutas o los interiores del pescado o los tallos de algunas verduras.

La necesidad aprieta y el aprovechamiento de los alimentos ha vuelto a ser casi un arte del que hacen gala muchos restaurantes, que han vuelto a mirar a la cocina tradicional, en este sentido.

calabacines

La cocina de las sobras ofrece varias ideas para ahorrar dinero en la compra y sacar rendimiento a los llamados “desperdicios”.

La revista Consumer publica algunos de estos ejemplos de “segundas vidas” de frutas y verduras, de las que muchas veces se tiran partes que se pueden aprovechar:

Peladura de los calabacines. Bien lavada, se corta en finas tiras que se saltean con un poco de ajo, aceite de oliva y sal para acompañar y decorar platos de pescado. También se puede mezclarlas en un salteado o degustarlas en crudo, como guarnición de una vinagreta con verduras y unos trocitos de manzana.

Tallos de acelgas y espinacas (la parte más gruesa de las coles) se pueden lavar bien y cocer en agua hirviendo en una cazuela con sal y unas gotas de limón para que no ennegrezcan durante la cocción. Después, refrescamos en agua con hielo y aliñamos con aceite de oliva, sal y unas escamas de pimentón, como entrante o acompañamiento de ensaladas.

Cáscaras de cítricos, bien lavadas, son muy útiles para caramelizar, deshidratar y aromatizar azúcar, o también para añadir notas de sabor y aroma a un aceite de oliva o un vinagre suave de vino.

El corazón de la piña, que en crudo es leñoso, cuando se cocina en finas rodajas adquiere una textura más blanda y más jugosa. Sirve para acompañar ensaladas agridulces o elaborar platos de pasta y de arroz.

Peladuras de la patata nueva, limpias de restos de tierra, se pueden freír en abundante aceite caliente, para obtener unas originales patatas chips.

Me parecen unas ideas estupendas.