Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Adiós, hasta la vista

Parece que fue ayer cuando empecé este blog, pensado para contar las iniciativas que surgían en plena  crisis, para aprender a vivir de otra manera y aprovechar las oportunidades que tenemos al lado y que no vemos, sin gastar mucho. Pero este mes, en el que ha cumplido seis años, Capeando la crisis se cierra.

Seis años justos, desde noviembre de 2013, en los que he ido contando aquí todo lo que he descubierto, gracias a muchísimas personas y organizaciones, que me han enseñado el camino para huir del consumismo del comprar-usar-tirar como si no hubiera un mañana. Que hay lugares en los que se reparan objetos de uso cotidiano como los Repair Café, que se pueden seguir utilizando, o la campaña Alargascencia, de Amigos de la Tierra, un directorio de establecimientos que alargan la vida útil de los productos para luchar contra la terrible obsolescencia programada.

Que hay una banca ética, aunque esto parezca un oxímoron, una banca social,  cuyos productos no están condicionados exclusivamente por el criterio del máximo beneficio y la especulación, como Fiare, Triodos Bank o Coop 57, entre otras.

También, una moda sostenible que ha aupado a marcas que trabajan con otros criterios más éticos, contrarios la explotación y a favor de las personas y el medio ambiente. Que se puede intercambiar la ropa que ya no se usa en vez de comprarla o reciclar la que tienes, transformándola en otra pieza. O que se puede viajar a otros países intercambiando la casa, comprando billetes más económicos o compartiendo coche y que hay plataformas y empresas dedicadas a vender alimentos sin envoltorios de plásticos, a granel y de kilómetro cero. Que hay bancos de tiempo, en donde la moneda es esa, el tiempo que prestas o te prestan para realizar trabajos en la comunidad y que muchas localidades ya funcionan con sus propias monedas locales.

Han sido muchas las plataformas que han alimentado este blog con sus iniciativas de economía colaborativa, de economía social, como REAS, la Red de redes de la economía social y solidaria; de economía circular, como la Fundación de Economía Circular; o de nueva economía e innovación social, como el Foro NESI.

Inciativas de particulares que después se han convertido en campañas sonadas como las que luchan contra el desperdicio de alimentos, en general, y en los colegios y centros hospitalarios, en particular. Iniciativas de movilidad, de vivienda ecosocial, de cocina, de productos ecológicos, de intercambio de libros de texto, de uniformes colegiales…

Las compras colectivas, surgidas desde abajo, de los propios ciudadanos, para lograr mejores precios en energía, gasolina,  gas o seguros médicos y la creación de  cooperativas de energía verde por todos los rincones del país que han abaratado costes.

Movimientos como B Corporation formado por personas que utilizan la fuerza de las empresas para resolver los problemas sociales y ambientales y que a diferencia de las empresas que sólo persiguen beneficios económicos,  cumplen niveles de desempeño social y ambiental, transparencia pública y compromiso de impacto positivo. O Sannas, una organización empresarial, que tiene como objetivo extender otra forma de entender la actividad económica: aquella que considera que hay un balance económico, otro ecológico y otro social.

En este tiempo, hemos conocido otra forma de financiar proyectos sin acudir a los créditos del banco, porque se han creado plataformas de micromecenazgo: aportaciones de la gente que han hecho posible la realización de películas, la publicación de libros o la puesta en marcha de negocios pequeños, de cooperativas, de iniciativas de movilización ciudadana…

Han sido tantas las actividades publicadas, que citarlas todas me resulta imposible. Muchas gracias a todos, a los que me han hecho llegar la información de todas ellas, a los lectores, a los que espero que les haya sido útil, y a 20Minutos por alojar Capeando la crisis. Gracias y hasta siempre.

 

 

 

 

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.