Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de enero, 2019

Los Reyes Magos también piden su regalo: echar una mano a la Naturaleza

Hacen un llamamiento a los jóvenes para que en 2019 crezca el número de seguidores de la naturaleza como voluntarios en SEO/BirdLife.

Los enviados de SS. MM. los Reyes Magos han visitado los espacios en los que están trabajando los voluntarios de LifeFollowers, un proyecto europeo que trabaja en la conservación de lugares como el Parque Nacional de Doñana, la  Albufera de Valencia, el Delta del Ebro o el Parque Nacional de Guadarrama en Madrid, entre otros.

Imagen: SEO BirdLife.

“Han podido ver -señalan los responsables de la organización SEO BirdLife– el trabajo de los más de 50  voluntarios que trabajan en estos espacios detectando amenazas y realizando labores de vigilancia, preservación y conservación, entre otras tareas. Y les hemos explicado cómo trabajamos en este proyecto pionero en Europa al ser la primera vez que el Medio Ambiente se incluye en el Cuerpo Europeo de Solidaridad”, explica Pablo de la Nava, coordinador del proyecto.

Los voluntarios deben permanecer 42 jornadas en el proyecto, lo que supone una implicación real en todo lo que se hace. Llevan cerca de 1.700 jornadas realizadas y más de 8.500 horas de trabajo que han realizado jóvenes entre 18 y 30 años.

“Estamos muy contentos de que nos hayan venido a ver y de que se visibilice este proyecto porque las inscripciones seguirán abiertas este año. Esperamos que para el 2019 se sumen más jóvenes porque queda mucho trabajo por hacer”.

LifeFollowers es un proyecto coordinado desde la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), en alianza con el Cuerpo Europeo de Solidaridad, que propone acciones de voluntariado juvenil para defender y dar a conocer los espacios Natura 2000, la mayor red coordinada de espacios protegidos de la Unión Europea y de España, donde ocupa el 27% del territorio.

En total se seleccionará a 300 jóvenes followers que tendrán la oportunidad de trabajar junto a científicos de SEO /BirdLife, la asociación conservacionista más antigua de España, en la protección de la red.

El proyecto está abierto a todas aquellas personas que tengan entre 18 y 30 años y residencia europea o residente legal en los Estados miembros de la Unión Europea o en países asociados como Islandia, Liechtenstein, Noruega, Turquía, Macedonia o Rusia, entre otros.

Pueden participar jóvenes de cualquier ámbito de formación interesados en la defensa y conservación de la naturaleza, con el compromiso de permanecer un mínimo de 42 jornadas en el proyecto que pueden hacerse de manera gradual o intensiva.

Más información e inscripciones en: followers.seo.org

Empresas que velan por la sostenibilidad

La asociación empresarial Sannas tiene como objetivo divulgar una nueva forma de entender la actividad económica, aquella que considera que hay un balance económico, otro ecológico y otro social y reúne a empresas que llevan a cabo ese triple balance en su gestión.

Imagen: Sannas.

El triple balance contiene la idea de que el funcionamiento general de empresa debería evaluarse teniendo en cuenta su contribución combinada a la prosperidad económica, la calidad del medio ambiente y el capital social y muchas empresas han empezado a ser conscientes de su responsabilidad en estos tres vectores de la gestión.

En Sannas, son ya un centenar de firmas de muy diversos sectores (diseño, moda, energético, urbanismo, cultura, servicios, turismo…) que coinciden en esta visión: les importa ser rentables, pero también impactar positivamente en el entorno social (las personas) y en el medioambiental y con esta premisa pretenden seguir creciendo y  poder tener capacidad de interlocución con la administración y con diferentes instituciones para presionar por un tejido empresarial de triple balance.

En estos dos próximos años, la organización englobará a más de 200 empresas de toda España y estrechará alianzas con redes de Europa y Latinoamérica.

La  organización es multisectorial y agrupa a empresas y profesionales autónomos, creen que las asociaciones empresariales existentes no les representan porque su visión está centrada en la maximización del beneficio económico por encima de todo. Las empresas de Sannas -señalan- quieren ser prósperas y rentables, pero también quieren impactar positivamente en el entorno social y en el medio ambiente; ser el lobby de las empresas que velan por la sostenibilidad.

Funciona de forma democrática y transparente, su estructura es horizontal y aunque promueve la implicación del socio, no se exige más participación que la que cada uno quiera tener. Creen que solo las organizaciones empresariales diseñadas y gestionadas con los principios básicos de una moral universalmente aceptada sobrevivirán a largo plazo en el mercado, “”ese lugar que necesariamente volverá a ser de concurrencia antes que de competencia y donde los negocios serán validados -o juzgados- por un cliente cada vez más consciente de los retos planteados por una visión holística”.

“Nuestra era, la del conocimiento compartido y de una sociedad colaborativa, se prefigura como el tiempo de una empresa cuyo capital no es solo financiero, sino además humano, natural, tecnológico, cultural, relacional, simbólico, etc. Y esta es su fuerza como factor productivo pero también como ente eminentemente social”, afirman.