BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de marzo, 2018

La Estrategia española de la Economía Social apoya a las empresas que creen empleo en sectores desfavorecidos

La Estrategia Española de Economía Social 2017-2020, aprobada en el Consejo de Ministros del pasado 29 de diciembre, acaba de ser publicada en Boletín Oficial del Estado (BOE). La Estrategia “responde a la necesidad de tener en cuenta y promover las particularidades de las empresas de la economía social en el mercado único, así como de incluir y apoyar a las empresas de la economía social a través de programas, proyectos y fondos, y en el desarrollo innovador y sostenible de un ecosistema financiero adecuado”.

La Estrategia Española de la Economía Social 2017-2020 pretende reforzar e impulsar los valores de la economía social y su proyección en la sociedad española, y destaca su vocación por la generación de empleo y su contribución a la cohesión social. Prevé la articulación de los medios necesarios para recopilar la información estadística de las entidades de la economía social, “de manera que se refuerce el conocimiento, visibilidad, análisis y proyección de estas empresas”.

Su objetivo es “la puesta en marcha de instrumentos que impulsen a las entidades de la economía social, con especial atención a las que apoyen el empleo en los sectores más desfavorecidos y con arraigo en su territorio”.

El documento admite que las empresas de la Economía Social se han convertido en un “estandarte fundamental de la recuperación económica y del crecimiento económico sostenible e inclusivo de nuestro país”. Un sector que está presente en todos los ámbitos económicos, con empresas de todos los tamaños y cuya contribución “es hoy indiscutible en políticas estratégicas relacionadas con la creación y el mantenimiento del empleo o el fomento del emprendimiento, especialmente entre los jóvenes”.

La Estrategia se estructura en 11 ejes de actuación estratégicos y 63 medidas, que abordan diferentes aspectos clave para el desarrollo del sector.

Entre esos ejes destaca el apoyo al empleo y al emprendimiento en el ámbito de la economía social; el impulso a la consolidación de empresas; el impulso de la economía digital en las entidades de economía social; el desarrollo de la economía social en el marco de la agenda internacional; el fomento de la igualdad y de la inclusión social o la participación de la economía social en el diseño e implantación de la Agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Entre las medidas concretas, una de las más novedosas es la habilitación del Registro Telemático de Cooperativas de Ámbito Estatal, con el fin de eliminar trabas administrativas y agilizar la relación entre los ciudadanos y el Registro de Cooperativas. El documento avanza también en medidas que puedan facilitar el relevo generacional, apoyando la transformación de empresas mercantiles ordinarias en entidades de la economía social.

La Estrategia impulsará también el primer catálogo nacional de las entidades de la Economía Social, que se elaborará en coordinación con las comunidades autónomas. Además, el Gobierno aprobará una orden ministerial para crear un sello de Entidad de la Economía Social, que distinguirá a todas las empresas que conforman el sector y así dotarlas de una mayor visibilidad. También contempla la creación de un certificado de profesionalidad específico para la gestión de entidades de la economía social, dentro del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

Las medidas contempladas se concretarán en tareas y actuaciones en un plan de acción que se desarrollará en dos etapas: la primera fase abarcará de 2018 a 2019 y se elaborará y aprobará en el primer semestre de este año. La segunda fase abarcará hasta 2020. El seguimiento y evaluación de la Estrategia se concretará en un informe, de carácter anual, que será presentado al Consejo para el Fomento de la Economía Social.

Estrategia Española de la Economía Social 2017-2020

Fuente: Observatorio Español de la Economía Social.

Distritos de Barcelona recompensarán con minutos las habilidades de jóvenes sin trabajo

El proyecto Minuts.cat, que recibió el primer premio en el concurso Smartcat Challenge 2016 de la Generalitat de Cataluña, se ha puesto en marcha en el distrito de Nou Barris de Barcelona para aprovechar las capacidades y las habilidades de los jóvenes de entre 16 y 24 años sin trabajo.

En colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona y con entidades sin ánimo de lucro, el proyecto pone en contacto a jóvenes sin empleo de Nou Barris con entidades sociales del barrio para que, de forma participativa, propongan y desarrollen tres acciones relacionadas con el medio ambiente, la igualdad y el cuidado de las persones mayores.

Son actividades -dice el proyecto- que les motivan y les permiten demostrar sus habilidades y competencias, recuperando así su confianza, autoestima e implicación con el entorno.

El tiempo que los jóvenes dediquen a esta iniciativa, participando y aportando sus conocimientos, será recompensado con “minutos”, la moneda digital del proyecto, que se podrá canjear por un abanico de servicios publicados en el catálogo de la plataforma por formación, ocio, servicios y cultura. Las actividades se realizarán durante los meses de mayo y junio.

El proyecto, que valora las capacidades y habilidades de los jóvenes, se repetirá en otros barrios y ciudades que desarrollen programas ocupacionales juveniles.

Minuts.cat pone el énfasis en una nueva manera de incentivar la participación ciudadana utilizando una moneda complementaria que ayuda a conectar a la ciudadanía, las entidades del barrio, los equipamientos públicos y el comercio local.

Para financiar esta propuesta y difundirla, se ha puesto en marcha una campaña de micromecenazgo en la plataforma Goteo.

Este es un proyecto pionero en Cataluña y en el resto de España, inspirado en iniciativas que se están desarrollando en el Reino Unido (Spice Time Credits), en los Países Bajos (Makkie) y Bélgica (Torekes) y ya se ha puesto en marcha en tres municipios de la provincia de Barcelona: Barcelona, Vilafranca del Penedès y Figaró-Montmany. Sus responsables trabajan en colaboración con la administración pública y otros agentes introduciendo los minutos como herramienta que promueve el compromiso y la implicación de los jóvenes en tareas sociales y medioambientales en los barrios y municipios.

Qué proponen las nuevas economías para afrontar el reto del cambio climático

El Foro de la Nueva Economía y la Innovación Social (NESI) celebrará los días 8 y 9 de mayo en Vitoria unas jornadas sobre el clima, en las que se tratará de conocer las propuestas de la economía circular, economía colaborativa, economía del bien común, economía social y solidaria y otros modelos para afrontar, desde lo local, el reto del cambio climático.

El objetivo es conocer buenas prácticas de aplicación de las soluciones innovadoras de las nuevas economías en el medio urbano en cuanto a disminución de emisiones y adaptación al cambio climático en los sectores energía, industria, transporte, urbanismo, construcción, turismo y finanzas.

También, informar e implicar a los responsables del desarrollo de políticas públicas (niveles local, regional, nacional), a los agentes socio-económicos y a la ciudadanía en la aplicación de las nuevas economías de cara a disminuir las emisiones de carbono; y elaborar y ofrecer hojas de ruta de prácticas de implementación para entidades locales y políticas públicas regionales y nacionales.

El Foro NESI Clima será un lugar de encuentro y trabajo participativo para técnicos municipales, representantes de administraciones públicas locales y regionales, empresas, Ongs, universidades, centros de investigación y ciudadanía interesada en conocer las propuestas de las nuevas economías para afrontar el reto del cambio climático.

NESI quiere movilizar a los actores clave de las nuevas economías y la innovación social para crear herramientas conjuntas que faciliten poner en marcha iniciativas tendentes a mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y la adaptación al cambio climático en las ciudades y entornos rurales.

También, implicar a los responsables del desarrollo de políticas públicas, a los agentes socioeconómicos y a la ciudadanía en la puesta en marcha de las nuevas economías.

Programa e información.

Apoyo a la economía social en la nueva ley de Contratos públicos

La nueva ley de contratos del sector público, que ha entrado en vigor a primeros de marzo, permite y favorece que se consideren cláusulas sociales y ambientales para que las Administraciones puedan comprar de forma más responsable, con avances en la igualdad de oportunidades, la dignidad del empleo, la cohesión social y la sostenibilidad.

Otras de sus novedades, como destaca la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, es la incorporación de medidas de apoyo a empresas de la Economía Social y Solidaria y que los productos adquiridos o usados en los servicios públicos sean elaborados respetando los principios de Comercio Justo y los convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo.

Una gran parte de las enmiendas elaboradas por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo fueron integradas en el documento de propuestas presentadas a los grupos parlamentarios por la Red de Redes de la Economía Alternativa y Solidaria (REAS) y la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) y han sido incluidas en el texto. Pretendían promocionar tanto el comercio justo como a la protección de los derechos humanos en la cadena de producción, especialmente, lo referido a garantizar condiciones laborales dignas. Con ellas se reconoce a la contratación pública como un instrumento valioso para aumentar y mejorar el impacto de otras políticas tales como las de cooperación internacional para el desarrollo, de promoción de un modelo de desarrollo sostenible o para la cohesión social.

La nueva ley posibilita a las entidades del sector público que no apoyen ni consientan que los bienes o productos que adquieren, especialmente aquellos que han sido producidos y/o fabricados en otros países, escondan situaciones de explotación laboral, como las peores formas de trabajo infantil, la desigualdad salarial entre mujeres y hombres, el trabajo forzoso o la degradación medioambiental.

En relación con el comercio justo, la ley incluye dos de los estándares propios de esta forma de comercio como son favorecer a los pequeños productores de países en desarrollo, con los que se mantienen relaciones comerciales con el pago de un precio mínimo y una prima a los productores o una mayor transparencia y trazabilidad de toda la cadena comercial.

El pago de un precio mínimo y de una prima a los productores son criterios que distinguen al comercio justo de otras formas éticas de comercializar productos en el ámbito internacional, que en muchos casos solo aseguran el respeto de derechos laborales o al respeto medioambiental (ambos también incluidos en el comercio justo), como señala Ideas, cooperativa de interés social dedicada al comercio justo, la economía solidaria y el consumo sostenible.

Fuente: Ideas

Las ciudades más caras y más baratas para hacer una escapada

Para ayudar a los amantes de los viajes de fin de semana, Musement, una plataforma de reservas de experiencias de ocio y cultura, ha calculado cuánto cuesta de media realizar una escapada de 48 horas en 15 ciudades españolas.

La plataforma ha tenido en cuenta el precio medio de dos noches de hotel, un billete de autobús, un menú, una caña y una atracción turística en cada una de las ciudades analizadas.

Con estas premisas, las cinco ciudades más caras para pasar un fin de semana en España son Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga y Valencia.

El coste de una escapada cultural en Espa

La ciudad condal ocupa el primer puesto de las escapadas más caras, con una media de gasto de 236 euros. Le sigue de cerca Bilbao, por lo que quienes deseen pasear por el casco viejo de la ciudad o visitar el Guggenheim que preparen su bolsillo porque un fin de semana cuesta, de media, 210 euros.

Disfrutar de un fin de semana en Madrid nos cuesta un gasto medio de 194 euros. Mientras que si queremos dar un paseo por la emblemática calle Larios de Málaga y disfrutar de esta ciudad, tendremos que desembolsar 189 euros. Por un euro menos se puede disfrutar de uno de los destinos de playa favoritos de los españoles, Valencia, donde dos días puede costarnos 188 euros.

En la mitad de la tabla están las ciudades de Toledo, Córdoba, Sevilla, Granada y Alicante.

Un fin de semana en Toledo, ciudad de las tres culturas, o en Córdoba costará 178 euros de media. Mientras que para disfrutar de la Giralda, la Torre del Oro o el Real Alcázar de Sevilla, el fin de semana puede salir por 177 euros.

Conocer la Alhambra y la emblemática ciudad de Granada puede costar de media 169 euros. Y, algo más económico es un viaje a Alicante para pasear a orillas del Mediterráneo: 161 euros de media.

Por último, las ciudades más baratas donde disfrutar de un fin de semana son Santiago de Compostela, Oviedo, Salamanca, Zaragoza y Murcia.

Por 150 euros podemos descubrir la Catedral de Santiago, visita obligada para todos aquellos que quieran escaparse a la capital gallega. También en el norte encontramos la siguiente ciudad más económica, Oviedo, donde un fin de semana sale por 144 euros.

Una visita a Salamanca nos costaría 143 euros; a Zaragoza, 141 euros; y la ciudad más barata para una escapada es Murcia, 128 euros.

 

Encuentro de ciudadanos que aportan sus conocimientos en una plataforma de consumo consciente

ConSuma Consciencia celebrará del 23 al 27  de marzo su III Encuentro, en el que reunirá a personas comprometidas con el desarrollo de una sociedad más consciente y que quieran aportar sus conocimientos, capacidades y tiempo para seguir ampliando los contenidos de  la plataforma www.consumaconsciencia.org.

Esta web es una herramienta que facilita información para que las personas que deseen consumir con valores puedan tomar sus decisiones teniendo de antemano toda la información disponible. La casa rural El Torreón de la Bruna (en Grez, Navarra) proporcionará el alojamiento y la comida para los participantes a cambio de unas 7 horas diarias de trabajo. Correrá por cuenta de los asistentes el traslado hasta el alojamiento.

Los organizadores de Consuma Consciencia promueven en estos encuentros la colaboración y la inteligencia colectiva y sus objetivos son muy ambiciosos, ya que se necesita procesar una gran cantidad de información, que será destinada a personas y lo suyo –dicen- es que sea generada por personas.

La plataforma proporciona información transparente, rigurosa, trazable y comparable sobre cómo son las empresas que ofrecen productos o servicios en ámbitos cotidianos de la vida con el fin de que las personas usuarias puedan realizar un consumo más razonado y razonable, alineado con sus valores.

Es una plataforma online, colaborativa, sin ánimo de lucro, de acceso gratuito, del procomún, independiente, y sin vinculación política ni confesional, señalan sus promotoras y compara la actividad de empresas y entidades que ofrecen productos o servicios en ámbitos cotidianos como la energía, la banca, las telecomunicaciones o la moda y que permitirá comparar, bajo el prisma de la responsabilidad compartida pero diferenciada, a pequeñas cooperativas con grandes transnacionales.

Los seguros éticos y solidarios también existen

Barcelona acaba de acoger el I Forum de Seguros Éticos. En principio, parece un oxímoron pero no, hay aseguradoras que se guían por principios éticos y solidarios, que cuentan con un sello de garantía europeo(EthSI) y que están sometidas a la supervisión de un organismo, el Observatorio de las Finanzas Éticas, que vigila para asegurar el cumplimiento de esos principios.

El Forum ha querido dar visibilidad a algo de lo que pocas veces se habla: las aseguradoras mueven cantidades de dinero equivalentes al 6% del PIB, y el volumen de inversión en 2017 fue de 290.000 millones de euros, cifra que equivale a casi la mitad del gasto sanitario en España ese mismo año.

Esas inversiones suelen ser opacas y a menudo van destinadas a sectores poco éticos, en los que algunas aseguradoras aparecen en los primeros puestos, por ejemplo, en la inversión en la industria armamentística, según denuncia bancaarmada.org.  

Por estos motivos, las organizaciones de finanzas éticas consideran que es imprescindible que las entidades aseguradoras, los mediadores de seguros y los productos que ofrecen incorporen valores éticos y solidarios para hacer del seguro un mecanismo de protección y transformación social, que garantice al asegurado la calidad de la gestión y el servicio y la transparencia en la actividad y el destino de las inversiones bajo criterios éticos.

En el encuentro de Barcelona se han reunido las aseguradoras éticas que operan en España, las corredurías de seguros éticas (entre las que se encuentran Seryes y Arc, que conforman entre ambas el proyecto CAES para la promoción del seguro ético) junto a representantes de la administración local, miembros de proyectos que han podido desarrollarse gracias a la colaboración de los seguros éticos, y representantes del sello EthSI, que audita y certifica que una aseguradora o correduría sigue criterios éticos en su inversión.

El sello EthSI (Ethical and Solidarity Based Insurance) es un distintivo de calidad ética y solidaria que valora el grado de transparencia y buenas prácticas que llevan a cabo las compañías aseguradoras, los gestores aseguradores y los productos que comercializan. Es un instrumento del Observatorio de las Finanzas Éticas -perteneciente a FETS (Financiación Ética y Solidaria)- que se dedica a la observación, el análisis y la elaboración de estudios, de carácter puntual y periódico, sobre la realidad y el impacto de las finanzas éticas en el ámbito socioeconómico catalán y español.

Al mismo tiempo informa sobre las entidades del sistema financiero ético en el ámbito nacional e internacional y las da a conocer a la sociedad civil y a otras entidades financieras. El objetivo es fomentar los intercambios entre los diferentes actores del sistema financiero ético y solidario del Estado y valorar su impacto sobre el ámbito socioeconómico.

La valoración y el otorgamiento del sello EthSI los lleva a cabo un comité evaluador independiente formado por expertos vinculados a la economía social y solidaria.

En el día del consumidor, ‘guerrilla’ contra la obsolescencia programada

Con motivo del Día Mundial de los Derechos del Consumidor, que se celebra hoy, 15 de marzo, la organización Amigos de la Tierra quiere intensificar la lucha contra la obsolescencia programada y pretende dar visibilidad a todas las personas que dan una segunda o tercera oportunidad a las cosas, reparándolas, rediseñándolas o reutilizándolas, al mismo tiempo que evitan agotar los recursos naturales y generar más basura.

Este año, han hecho un llamamiento a los consumidores respetuosos para que les ayuden a convertir la “alargascencia” de los productos en una tendencia, participando en la foto-acción #SeMerecenun10. Piden que se suba una fotografía a Facebook, Twitter o Instagram con el hastag #SeMereceUn10. Fotos con el cartel, con un producto que se haya reparado, un negocio de segunda mano…  cualquier idea que simbolice la lucha contra la obsolescencia programada. También se puede enviar la foto a sensibilizacion@tierra.org y la publicarán en sus redes.

Esta es una nueva acción que la organización ecologista lleva a cabo contra el despilfarro y que se une a las ya creadas Red Alargascencia y la campaña de firmas para pedir al Ministerio de Hacienda la reducción del IVA del 21% al 10% en los servicios de reparación, venta de segunda mano y alquiler, para contrarrestar la obsolescencia programada, a través de la petición de firmas #SeMerecenUn10.

Al reducir la carga impositiva sobre estos servicios, y por tanto su precio, se fomentará la práctica de la reparación y la reutilización frente a la compra de productos nuevos y se incentivará a los fabricantes para que sus productos sean reparables y duraderos, señala Amigos de la Tierra.

La red Alargascencia pone a disposición del público un directorio de establecimientos de reparación, segunda mano o alquiler en varias provincias españolas. Es una herramienta para encontrar soluciones frente a la obsolescencia programada y percibida, y alargar así la vida útil de los productos y alcanzar no solo un ahorro económico, sino también ambiental.

Con esta acción del Día del Consumidor, pretenden llenar la red de personas y establecimientos que luchan contra el despilfarro y que le dan una nueva oportunidad a las cosas.

 

España, el país que más plástico tira al vertedero y dificulta el avance a la economía circular

España es el segundo país europeo que más plástico recicla por habitante. Pero también, es es el que más plásticos manda a vertederos. La falta de restricciones de envío al vertedero y lo barato que sale esta opción en España, dificultan el avance hacia una economía más circular y sostenible.

Así lo señalan los datos de un estudio de gestión de residuos plásticos elaborados por Plastics Europe, que muestran la dicotomía española: una buena evolución en el reciclado mecánico y un estancamiento en la reducción de los residuos que acaban en los vertederos. De hecho, en el periodo 2012-2016, mientras que en Europa se ha reducido un 20% la cantidad de plásticos enviados al vertedero, en España esa cantidad no sólo no ha disminuido, si no que ha crecido un 4%.

Aunque cuenta con un amplio margen de mejora, el informe señala que España es el segundo país europeo que más plásticos está reciclando por habitante, unos 18 kg por persona al año. Sin embargo, su peor gestión se da en cuanto al depósito en vertederos,  es el país europeo que más residuos plásticos desaprovecha enviándolos a los vertederos:  23 kg por persona al año.

En total, la tasa de recuperación de residuos plásticos en 2016 en España ha alcanzado el 54%. De ellos, el 37% corresponde a reciclado mecánico y el 17% al uso de estos residuos para producir energía alternativa. El 46% restante acabó desperdiciándose en los vertederos (más de un millón de toneladas).

Aprovechar el plástico desperdiciado en los vertederos en el año 2016 supondría un ahorro considerable, ya que su valor, sólo en términos de materias primas plásticas, es del orden de 1.500 millones de euros. Una cifra con la que conseguiríamos pagar la factura anual de la luz de casi un millón y medio de hogares españoles o pagar el salario medio de más de 56.000 personas en nuestro país.

Todos estos datos están recogidos en el informe Plásticos – Situación en 2017, elaborado por PlasticsEurope, la asociación europea de fabricantes de materias primas plásticas, y que recoge los datos más actualizados disponibles sobre la recuperación de residuos plásticos post-consumo en España y Europa.

Para Ignacio Marco, director general de PlasticsEurope en la región ibérica, “No podemos considerar el vertedero como una opción de gestión de residuos, ya que es una clara barrera al uso eficiente de nuestros recursos y, además, es más una fuente de arrojar basura. En España la práctica del vertedero está demasiado extendida y mientras esta situación no cambie, será sumamente difícil cumplir con la jerarquía de residuos, como establecen las legislaciones europea y española, y fomentar alternativas más sostenibles, generadoras de riqueza, tejido industrial y empleos”.

Existen alternativas al vertedero como el reciclaje mecánico, el reciclado químico o el uso de residuos como fuente de energía renovable alternativa que sí aprovecharían el valor de los plásticos al final de su vida útil, convirtiendo estos residuos en un recurso clave para avanzar hacia una economía más circular.

Estas alternativas se pueden fomentar de diferentes maneras, pero existen dos que ya han dado sus frutos en otros países de Europa. La primera es incrementar las tasas de entrada a vertedero, de forma que compense utilizar otras opciones más sostenibles. En el Reino Unido, por ejemplo, el incremento de las tasas ha supuesto que en cuatro años (2012 -2016) se haya reducido en un 60% la cantidad de residuos depositada en vertedero.

La segunda, y más efectiva  aún, según los fabricantes, es limitar la entrada a vertedero de residuos reciclables y recuperables. Esto es lo que hizo Alemania en 2005, y dos años más tarde consiguió reducir en un 95% la cantidad de residuos depositada en vertedero.

La situación de España contrasta con la del conjunto de Europa, donde en 2016 sólo un 27% de los residuos plásticos acabó en los vertederos. La diferencia es aún mayor en comparación con países líderes en gestión de residuos y protección medioambiental como Suiza, Alemania, Suecia o Dinamarca. Allí la tasa no supera el 3% ya que se recuperan la casi totalidad de los residuos plásticos, gracias a la aplicación de medidas anti-vertedero.

Wallyboo: alquiler y segunda mano de artículos para niños y bebés

Wallyboo es una plataforma online de economía colaborativa que pretende facilitar a padres y madres el alquiler y venta de segunda mano de artículos de puericultura (de niños y bebés) entre particulares, entre familias y  dar una segunda vida a los artículos que ya no usan los más pequeños, especialmente de cara a los siempre complicados viajes con niños.

Es un proyecto de dos madres, Elisa y Merche, que quisieron resolver así las dificultades que plantea siempre un viaje con niños y transportar todo lo que necesitan, por ejemplo, el carrito, la trona, la bici, el calientabiberones, la hamaca del bebé...

La idea surgió por un viaje que tuvo que hacer en marzo de 2016, Elisa a Lanzarote con la familia. En ese momento sus hijos tenían 2 años y medio y el pequeño, 3 meses. Alquiló una casa, cogió los billetes de avión y empezó a imaginarse cómo iba a ser el tema logístico de sillas, maletas, etc. ¡ Menuda locura! Ya se estaba viendo pasando el control de seguridad con dos sillas, las maletas de mano, el bebé en brazos (seguramente llorando, los dos…)…Y empezó a buscar alternativas para que ese no se convirtiera en los 20 minutos peores de su vida.

Y de ahí, empezó a pensar –cuenta en la web-, “lo genial que sería poder viajar sin preocuparte, si llevo la silla de paseo o no para las siestas de mi hijo mayor, si llevo la bici o no para tenerlo entretenido un rato, si llevo una bañera porque es muy pequeño todavía, o si voy a tener que comprar juguetes en cualquier tienda para tener que dejarlos allí abandonados…¿Y si pudiera alquilar todo eso allá donde vaya con mis niños a otros papis que vivan allí?” y así montaron Wallyboo.

Es una de las plataformas recogidas en el libro Startups Colaborativas y otras historias del sector, de Pako Rodríguez, fundador de startups colaborativas.com y conector de la red global de economía colaborativa Ouishare.

Para los padres, la plataforma es una oportunidad de poder recuperar la inversión que han hecho hasta ahora vendiendo o alquilando lo que ya no usan sus hijos. También, una oportunidad de poder acceder al material que necesitan los niños o de una manera más económica en un mercado de segunda mano. Necesitan muchas cosas, para poco tiempo y muchas veces, muy costosas. Y de viajar más ligero y cómodo con los niños, alquilando todo lo que necesiten en el destino vacacional a otras familias.

Sus promotoras han pretendido también  ofrecer a otros padres y madres la posibilidad de cambiar la manera actual de hacer las cosas y que el alquiler de este tipo de artículos cobre cada vez más importancia en la sociedad. Por eso quieren crear una gran red para el intercambio de estos objetos.

Wallyboo cuenta ya con 1.500 usuarios que comparten casi 1.000 artículos distribuidos entre varias ciudades españolas, especialmente en las más turísticas, demostrando así que el enfoque hacia esa industria es acertado. No en vano es en los periodos vacacionales cuando más repunta el uso de la plataforma, explica Pako González..

El alquiler, opción que quieren potenciar por la mayor circulación de artículos que representa y por diferenciarse de otras plataformas centradas en la compraventa como Wallapop, alcanza ya el 30% de las transacciones.

Actualmente están inmersas en una campaña de crowdfunding de recompensas, en la platafdorma Ulule, y esperan obtener 9.000€ para poder implementar mejoras en la experiencia de usuario al navegar por la plataforma y mejorar la liquidez del marketplace, potenciando los intercambios cercanos y locales y el contacto entre familias. Esto último requiere de fuertes inversiones en marketing y comunicación.

A la vez, ya están trabajando en un proyecto piloto con posibles socios del sector turístico, como operadores, cadenas hoteleras, apartamentos turísticos o alojamientos rurales, porque su objetivo es convertirse en la web de referencia para el alquiler y compraventa de artículos de niños. Para ello también tiene previsto desarrollar una aplicación que facilite el uso de la plataforma.