Los caramelos y globos que regala el ‘hombre blanco’ a los niños

Puede pasarte tomando una cerveza en un bar, o sencillamente andando por la calle. Hagas lo que hagas es una pequeña sombra que te sigue, con sus pasos cortos, sus ojos como platos y la boca abierta. Tus admiradores más devotos, y las personas a las que saludar con la mano puede convertir ese día en el más importante de su vida: los niños.

yata1

Sin embargo, se trata de un poder de cuyas consecuencias has de ser consciente. Ser el centro de la atención de alguien tan influenciable no es tarea fácil. Te encuentras ante un dilema, por un lado, tienes la capacidad de dar una felicidad suprema con un sencillo globo o caramelo. En el mismo momento de entregarlo puedes hasta palpar la ilusión: cómo les brillan los ojos, cómo procuran no parpadear por si desaparece. Ni el mejor de los videojuegos es capaz de generar una emoción igual.

Pero está el otro lado de la moneda, el largo plazo y la parte más difícil. Cuando das un juguete no estás haciendo sólo eso. Puede que no seas consciente pero el color de tu piel te marca como referente, lo que hagas no lo estarás haciendo únicamente tú sino “the whiteman”, en sus ojos representas a toda una raza. Si un día das un globo, al siguiente blanco le pedirán otro, se irán agolpando los niños, pegándose entre ellos y fingiendo que aún no han recibido nada. Al final el que ganará será el que más pide no el que más lo necesita. Aunque para ser sinceros, sus verdaderas necesidades nada tienen que ver con globos.

No es fácil, no hay solución correcta. Poco se puede hacer más que intentar demostrar que esa diferencia de color que ven tan grande en realidad no lo es tanto. Enseñar que se puede decir que no a un niño, aunque no tenga nada, porque le estás dando algo mucho más valioso, ejemplo. Y así, poco a poco, aplacar reacciones como la de Kingston, de apenas 11 años, cuando supo que venía un grupo de blancos de visita.

“¿Cuánto van a tardar? Si me doy prisa me da tiempo a mojarme el pantalón y practicar mi cara de pena y hambre

No puedo culparlo. Es un niño, un niño sin madre que únicamente ha aprendido a sobrevivir.

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Angel

    Es lo que peor llevo de los viajes, el resistir la lástima y el ir por ahí creyéndome capaz de sembrar “el bien” con las migajas del primer mundo ultra consumista del que vengo.

    Mi mujer no me deja llevar nunca dinero en el extranjero, no puedo resistirme a quien me pide, y soy consciente de que no hago ningún bien, de que fomento la mendicidad porque un niño pidiendo en una parada de tren puede ganar en una mañana lo que su padre en un mes trabajando honradamente.

    Es duro decir no a un niño o a un anciano harapiento mendicante pero dando una moneda no haces ningún bien salvo a tu hego hinchado.

    Muchas veces tengo la sensación que mancho lo que toco, que haga lo que haga y aunque sea con la mejor de las intenciones, no logro más que cosas malas, pero ¿quien puede resistirse a robar la sonrisa de un niño que no tiene nada cuando le das un simple dulce?, yo al menos no puedo así que ahora lo que hacemos es ir con material escolar en el bolsillo y la mochila, bolígrafos, gomas de borrar, cuadernos, etc. Así yo tengo mi sonrisa y reduzco las posibilidades de estar haciendo algo contraproducente.

    11 enero 2016 | 12:00 pm

  2. Dice ser mirna

    Es innato a las personas ingeniárselas para conseguir más, a veces con engaños y de la forma que sea, y eso a los niños también les atañe, pagan justos por pecadores como siempre pero es así.
    Con el programa “Vacaciones en Paz”, puedes contemplar eso mismo en los niños Saharauis, que vienen aleccionados por su padres para pedir de forma compulsiva e infinita y en muchos casos hasta exigiendo.
    Los humanos somos los únicos seres que llevamos la avaricia y el engaño por bandera, es la ley del más fuerte, el más listo, el más…

    11 enero 2016 | 12:33 pm

  3. Dice ser Mario

    Hola a todos!

    Si realmente queréis ayudar… os invito a conocer mi ONG de proyectos humanitarios en África del este.

    En facebook como “Moyoni”

    Web oficial http://www.moyoni.org

    Saludos desde Uganda!

    12 enero 2016 | 4:21 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.