La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Entradas etiquetadas como ‘padre de familia’

Daniel Cowart, la Neonancy calva

Llevo un rato echando un vistazo al MySpace del nazi memo (perdón por la redundancia) que quería cargarse a Obama. Un coñazo. Salvo por el indiscriminado uso del gloss labial y sus naturalezas muertas de armas, un aburrimiento.

Bueno, no del todo. Hay un detalle que me ha llamado mucho la atención. Entre sus preferencias cinematográficas incluye Family Guy (Padre de familia).

Inquietante esa preferencia que vuelve a dejar de manifiesto lo poco que sabemos (o por lo menos yo) de ese grupo de tarados neonazis born in the USA, de las cositas que les entretienen y les gustan. Como por ejemplo esa serie, que comparte con ellos la incorrección política (aunque en dos estratos muy diferentes, por supuesto, que ellos no entienden. Ni cuando se mofan de ellos).

La neonancy calva de miedo, sí. Pero también me aterra el uso que pueden hacer los grupos conservadores de sus preferencias televisivas, para lograr que cualquier discurso transgresor y fuera de la tibia estupidez generalista -como lo es el de la genial Family Guy– acabe siendo abatido por los guardianes de las buenas costumbres, que ya no tienen que aferrarse a su defensa del buen gusto o la decencia, sino a la nociva influencia que productos así ejercen sobre asesinos en potencia, o cualquier memez por el estilo que se les pueda ocurrir argumentar. Al tiempo.

La neonancy acojona, pero cómo pueden utilizarlo los que son como él -en versión listo y discreto- acojona mucho más. No sé si me he explicado.

‘Padre de familia’ y ‘Los Simpson’: una teoría narrativa

Buenas tardes. Aquí me tenéis otra vez: a mí y a mis 39 de fiebre. Como dice mi amiga Lola: “Disfruta ahora que aún tienes menos años que grados de fiebre.” Y en ello estoy, disfrutando de mis delirios cubierto por una manta de conejo frente al ordenador y moqueando. Un cuadro.

Y en esas estaba esta tarde, mientras me comía un pastel de puerros con guarnición de Gelo Catil (esa gata japonesa rosa tan mona con paracetamol) y empalmaba Los Simpson con Padre de Familia, dos de mis series preferidas de la televisión. Y volvía a asistir al milagro, y pensaba “de hoy no pasa, hoy escribo sobre eso”.

“¿Sobre qué?”, preguntan a coro mis mocos.

Sobre un elemento que tienen en común ambas series y que no deja de maravillarme: cómo en ambas surge de pronto un elemento anecdótico en la trama que se convierte en LA TRAMA. Cómo lo que en principio parece un episodio acerca de cualquier otra cosa, acaba convertido en un capítulo que detona con un pequeño suceso. Y qué maravillosos son esos comienzos de argumento estándar y asistir a lo que sucede en ello sin saber qué será lo que ponga todo patas arriba.

Me fascina esa deconstrucción de la narrativa que, además, lleva consigo otro factor apasionante: la devaluación de hechos que pudieran parecer definitorios. Casi como un juego aleatorio de prioridades. Casi como la narrativa de la vida, y nada que ver con la tradicional forma de contar televisiva. Una genialidad.

(¿Os he dicho ya que tengo fiebre?)

Por qué me gusta tanto ‘Family Guy’

  • Porque es cínica, bestial, inteligente, transgresora, culta, obscena, sofisticada, escatológica.
  • Porque es la digna heredera gamberra de sus precursoras, ‘Los Simpson‘ y ‘South Park‘.
  • Porque incluye números musicales. Algunos tan BRUTALES como éste.
  • Porque aún no he visto a nadie por la calle con una camiseta, una gorra o un termo de ‘Family Guy
  • Porque contiene toneladas de mala televisión bien digerida. Y eso me encanta.
  • Porque su estructura narrativa es tan rabiosamente contemporánea que ha superado el flashback o los diferentes puntos de vista, y recurre – directamente – al hiperenlace.
  • Porque hace con los dibujos animados lo que sólo se puede hacer con dibujos animados. Como el ‘hentai’, pero de otra manera.
  • Porque el perro lee y habla, el bebé es un psicópata y los padres follan.
  • Porque va un paso más allá de los cameos de ‘Los Simpson‘ o ‘South Park‘ y es capaz de introducir réplicas paródicas de otros dibujos animados. Y eso es genial. O de hacer este juego ma-ra-vi-llo-so con el vídeoclip de ‘Take on me’ de los A-HÁ.

    Como si los dibujos animados fueran el mundo real…

  • Porque demuestra que se pueden hacer cosas para TV tan buenas, tan innovadoras y tan valientes como ‘Family Guy‘.

    [‘Padre de familia‘. De lunes a viernes en La Sexta a las tres de la tarde.

    Y en YouTube a gogó. En versión original.]