La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Entradas etiquetadas como ‘caiga quien caiga’

Caiga quien Caiga

Me gusta mucho la nueva etapa de CQC. Creo que el programa ha recuperado su fuerza gamberra inicial y su mordacidad, al tiempo que ha ganado en puntería e inteligencia. Me gusta este CQC porque caen más. Porque es un programa impertinente, jodón, simpático lo justo y -claramente- no apto para todos los públicos.

Y me gusta porque -creo- es el único espacio de la televisión donde alguien le puede hacer esta pregunta a Zapatero:

“Presidente, ¿por qué es más fácil salvar el capitalismo que luchar contra la pobreza?”

(MINUTO 02:00)

Lo vi anoche y salté del sofá. La respuesta me volvió a tumbar.

Parece que vuelven a caer

Las anteriores temporadas de Caiga Quien Caiga fueron bastante descepcionantes; complacientes, facilonas, blandas, sin pegada ni demasiado fuelle. Anoche empezó una nueva con vocación de late-night semanal que me pareció otra cosa. Mejor, más libre, más gamberra, con más presupuesto y fuera del horario protegido e infantil (o lo que sea). CQC ya dice pollas, y hostias. Y más. Y enseña las tetas (de señores orondos en Las Vegas).

El nuevo CQC – al menos el de anoche – está lleno de novedades que son sorpresas buenas. No sólo cierta dosis extra de libertad que puede venir del horario o de las ganas de volver al exitoso formato inicial. Al nuevo CQC se le nota un hambre que hace mucho que no tenía. Unas ganas de morder que se agradecen. Que pueden hacer que sus víctimas naturales – los ufanos y los poderosos – vuelvan a caer.

Aunque lo que más me gustó de anoche fueron los reportajes donde tuvieron más presencia los personajes anónimos que los famosos. Me encanta la televisión donde aparece gente que no es gente que hace lo que sea por salir en televisión, sino que va a sitios y se encuentra con las cámaras. A Las Vegas, a un concierto de Héroes del Silencio en Buenos Aires (y se ponen hasta el culo de ácido, para no desentonar), o a la Pasarela Cibeles (me pareció precioso ese momento con la señora mayor que contemplaba los desfiles desde la pantalla exterior de la carpa y que acabó desfilando en una pasarela vacía. Me gustó cómo la trataron, me enterneció).

Tal vez sea demasiado pronto para entusiasmarme, pero creo que esta temporada de CQC puede ser lo mejor de la noche cerrada de los martes (lo siento Buenafuente, Eva Hache…) Y me parece un excelente síntoma que vaya a ocupar el lugar (al menos una vez a la semana) de esa desaparecida infamia que era TNT.

De todos modos, la semana que viene vuelvo a verlo y os cuento. A ver.

[POR CIERTO, si compráis hoy PÚBLICO podréis leer mi nueva sección: La Vitrina de BOB POP (página 49). Allí me encontraréis todos los días, también sábados y domingos (hasta que me echen, claro). Es muy emocionante, estoy muy contento. Y, por supuesto, si nadie lo remedia, también podéis seguir leyéndome aquí…]