La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Archivo de la categoría ‘.BOBPOP TV’

Matemática sucia

Veo en televisión uno de esos programas concurso/estafa donde hay que averiguar el resultado de una suma sencilla en apariencia que nunca coincide con la matemática, que va siempre más allá, siempre demasiado lejos. Leo en pantalla que

“4 niñas viajan en un autobús turístico. Cada una tiene en la mano 3 cestas. En cada una de estas cestas hay 4 gatos. Cada gato tiene seis crías. Dos niñas se baja.” -Así, en tercera persona del singular- “Cuántos pies y patas hay en el autobús?”

Observo junto al texto de la pregunta la imagen de un AUTOBÚS TURÍSTICO -escrito así, en mayúsculas, en su frontal superior- ilustrado con fotos de gatitos, como si estuvieran mirando por la ventana o se asomaran a la plataforma descapotable de la parte superior del vehículo. Sobreimpreso en el lateral a la vista:

“5 niñas”, y debajo “1 gato = 4 patas”.

La presentadora se desgañita y aspavienta, van llegando las voces de sus víctimas que confían en las matemáticas, la anatomía, las palabras y la televisión. Dan sus cifras: 292, 676, 164, 1348, 1156, 580, 248, 2692 dicen. Pero ninguna es correcta, ninguna es la que asegura guardar la locutora hiperactiva en el sobre que agita una y otra vez ante la cámara mientras suenan timbres de teléfono que preceden a más voces que aventuran más números -1158, 676, 1204, 676 otra vez, 60, 1156 de nuevo, 1160, 1148; todos erróneos- y una campana que señala que el importe del premio se dobla hasta los 20.000 euros.

“A mí me interesa solo oír tu solución, no me interesa nada más que tu respuesta. No me interesa saber ni de dónde eres ni de dónde me llamas porque, si no es correcta, ¿para qué perder más el tiempo? Solo sacas esa solución, eres el ganador, entonces ya te entretengo pidiéndote el número, pidiéndote de dónde eres y todo el rollo. Pero ahora lo que a mí me interesa más es la solución de este juego. Cada palabra, cada letra, hay que tenerla en cuenta”.

Tras escuchar el monólogo de la locutora tengo aun más claro que ahí hay tongo, que las cinco niñas impresas en el autobús no son una errata como tampoco lo debe de ser la mala concordancia del par de niñas que se baja. Si cada palabra y cada letra hay que tenerla en cuenta, el juego no es limpio.

Más telefonazos, más movimientos convulsivos de la cámara al ritmo de la tensión gelatinosa del escote de la presentadora, más estridencias de campana y el tic tac de un cronómetro que se estampa en primer plano junto a un aviso de CONCENTRACIÓN TOTAL que va a encajarse bajo la barbilla de la gogó verborreica prognata, como un bebé que buscara el tope de seguridad fetal con su cabeza antes de dormir. 04:59 – CONCENTRACIÓN TOTAL – 30.000 € de repente y cinco minutos de silencio telefónico con el enunciado en pantalla: “4 niñas viajan…”

Si hay 4 gatos en cada cesta -también podría ser una frase hecha y no una cifra exacta, como cuando se quiere expresar una escasa asistencia y se liquida de esa manera, “con cuatro gatos”, aunque eso sería demasiado incluso para un timo así, sí, sí, cuatro gatos son 4 gatos: 1, 2, 3 y 4- y cada gato tiene 4 patas (eso queda bien claro impreso sobre la fotografía del autobús de dos plantas que acompaña al texto del enigma), multiplico el número de gatos por el de patas y me dan 16, que multiplicado por 6 (si cada niña lleva 3 cestas en la mano, asumo que cada niña tiene dos manos, que no se trata de una excursión de mancas, por lo que cuento con que cada niña carga con 6 cestas, con 24 gatos cada niña, que multiplicados por 4 patas me dan un total de 96). A eso tengo que añadirle las patas de las crías, 6 por cada cesta, 24 patas por cesta, que por 6 cestas por niña hacen 144 patitas de gatito por niña, que sumadas a las de sus mayores dan 240 patas por niña, más dos piernas (tampoco será un tour de cojas), 242. Si se bajan dos niñas, queda el doble: 484. A no ser que las niñas se bajaran sin las cestas, lo que daría como resultado 484 multiplicado por 2, 968, menos las 4 piernas de las niñas que se bajaron, 964. Una de esas dos cantidades tiene que ser, nadie ha dicho ninguna de ellas todavía.

00:02 – 00:01 – 00:00 – Entran más voces erradas: 224, 1350, 1348, 1352, 1350, 366, 292… cada vez se repiten más respuestas, será porque al teléfono en espera no es posible escuchar al resto, o porque el programa es un falso directo grabado con precisión cronométrica y ninguna de las llamadas que entran en antena son jugadores reales, o porque nadie escucha a los demás cuando cree tener razón, o se cierra de orejas para no perder la clave que se repite mentalmente hasta que sea su turno de respuesta.

1728, 625, 1348, 50, 196. Tampoco. Ni 484 ni 964. Termina la prueba y el premio queda desierto, los 40.000 € para nadie, se han perdido, se han quedado allí.

La presentadora abre el sobre y lo muestra a cámara: 2634. No puede ser. 2634 sería una manada de 650 gatos y gatitos y 17 niñas con su par de brazos.

Intento la cuenta a la inversa, cuento 9 niñas -las del enunciado y las que menciona la chapa del autobús-, divido, sumo, me esfuerzo. No soy capaz de dar con ello. Nunca he sido bueno en matemática sucia. Me rindo.

Felices vacaciones

Nos vemos en septiembre.

“Los misterios de Laura’ en La1

Antes de nada, voy a confesaros algo: adoro a María Pujalte, y creo que sería capaz de verla con gusto hasta en ESCENAS DE MATRIMONIO -confío en que no me ponga en ese brete-, de ahí que mi crítica a la serie que protagoniza y que estrenó ayer TVE vaya a estar claramente sesgada por esta ciega pasión mía, y que reconozca que me encantó a pesar de algunos problemillas como el exceso de chistes innecesarios, una elección de secundarios que parecían sacados de cualquier otra serie de ficción y puestos allí como clichés o cierta debilidad en el cierre de los casos, con algunos cabos demasiado sueltos.

Una vez dicho eso, también creo que hay grandes aciertos en la serie que contribuyeron, junto con su protagonista, a hacerme disfrutar: el confesado homenaje a Lerroux y a Conan Doyle, la construcción de situaciones cotidianas y el gusto por la ambientación de la trama criminal en un casoplón (que siempre anima).

No es MAD MEN ni LOS SOPRANO, pero tiene la enorme virtud de ser ficción acogedora, simpática y entretenida, perfecta para terminar un largo día de trabajo frente al televisor sin sentir vergüenza ajena ni culpa. Y a mí, a estas alturas, con eso me basta.

(Podéis ver el episodio de ayer de LOS MISTERIOS DE LAURA en la web de RTVE)

‘Los últimos 20 metros’ en Antena 3

El nuevo concurso que presenta -y no sé si produce- Oscar Martínez en Antena 3 y que se estrenó anoche no está mal. Es simple, salen tíos cachas que las pasan putas luchando contra sus elementos neuronales y los obstáculos físicos, tiene un ritmo aceptable y no se hace eterno. Me gustó bastante, la verdad.

Claro que me gustaría más si fuera en directo, si hubiera pruebas con agua, camisetas y culotes mojados y la presentadora fuera Mayra Gómez Kemp. Pero no se puede tener todo en esta vida.

LOS ÚLTIMOS 20 METROS es un buen concurso veraniego, un entretenimiento descerebrado y un producto blanco. ¿Qué más se le puede pedir? Pues que lo cruzaran con EL JUEGO DE TU VIDA. Eso ya sería la hostia.

¿Alguna vez has utilizado esculturas falsas de Lladró para proporcionarte placer anal?

Y a continuación, cruza los 20 metros atado a un paracaídas contra el viento o cuesta arriba en un tobogán deslizante hasta llegar al pulsador y responder SÍ o NO y que sea lo que dios quiera. Eso me pondría mogollón.

Rick Astley y Nirvana, juntos al fin

¡Fabuloso! Tras la fiebre del cambio de melodía en los bailes (el ‘Paco, Paco, Paco’ de Beyoncé o ‘El torito guapo’ de Elvis), llega uno de los mejores mashups nunca oídos:

* SERVICIO AUTOMÁTICO DE COMENTARIOS PARA CAFRES.

Seleccione su opción:

A. Pues vaya mierda, esto es más viejo que el mear

B. ¿Pero esto no era un blog de televisión?

C. Joder, tío, no te lo curras nada

D. Pasa de Nirvana y ven a ver a Courtney Love en tetas en el Interviú

E. La música en mis tiempos no era tan atronadora. Clica sobre mi nombre

(VÍA Towleroad)

‘Sálvame’ de ‘Vaya par’

Mariñas y Patiño (con eñe de patraña) han estrenado esta semana en la siesta de Antena3 VAYA PAR, un nuevo programa a velocidad de chismes por hora. Un berrido a berrido de sofá con un pobre infeliz desconcertado en medio de aquello, cebos tomateros de saldo y un rancio aroma a tele vieja.

Sin duda, lo mejor que le podía pasar a SÁLVAME. Un formato de discutible talla moral pero indiscutible valor televisivo, un programa al que he conseguido enganchar ya a un par de amigos ociosos (y amenazo con seguir expandiendo el virus maléfico) y que ha entrado a formar parte de mi iconostasio de placeres inconfesables. Hasta ahora mismo, que confieso mi adicción diaria.

Jorge Javier Vázquez, superstar

Un enganche que tiene que ver, sobre todo, con el papel de su presentador, un Jorge Javier Vázquez en estado de gracia, que maneja los hilos de las marionetas de saldo que sienta a su alrededor en días alternos, que ejerce de estrella bipolar con una pasmosa capacidad que le lleva a condenar con argumentos plausibles los excesos rancios de su propio discurso, que ha dejado a un lado cualquier tentación de referente moral para ponerse en el punto de mira de todos los pecadillos que se recriminan a los personajes a quien despelleja con la misma impiedad que se aplica a sí mismo y ejerce de maestro de ceremonias de un espectáculo que ha hecho de su necesidad de baratura, virtud.

Saben lo que hicieron

SÁLVAME posee la enorme virtud de no tomarse nada en serio a sí mismo, de saber jugar con los códigos del género del corazón para pervertirlos hasta la parodia y dejar en evidencia el vacío del corazón (en todos sus sentidos). Lo que empezó como un debate de apoyo a SUPERVIVIENTES ha acabado convertido en la versión más hardcore posible de un auténtico SUPERVIVIENTES de la televisión: Yola Berrocal, Mila Ximénez, Belén Esteban, El Dioni, Malena Gracia, Yurena (Tamara la chunga, vamos), Sonia Monroy, Marujita Díaz, Lidia Lozano, una ex de Jesulín a quien le hacía la lechuga… En un remake destroyer de ESTA ES SU VIDA, cruzado con QUÉ FUE DE… y HORMIGAS BLANCAS de Google.

Nadar y perder la ropa

Y lo mejor de todo, es que nadie quiere salir de aquello inmaculado. Que Jorge Javier Vázquez no es Ana Rosa, ni lo pretende, y cuando se lanza al centro de la pista del circo sabe que acabará con los bajos de los pantalones llenos de manchas de serrín y los zapatos con mierda de elefante. Pero no importa. Lo exige el gran espectáculo. Y a fe que lo consigue.

Televisión 2.0 (de verdad)

Por si todo lo anterior no fuera bastante, confieso además que la apuesta del programa por la web, su idea de emitir en paralelo un SÁLVAME PIRATA con posibilidad de comentar en vivo, me parece brillante.

Muy bien, ya lo he dicho. Ahora lapidadme. Sé que me lo merezco, lo sé.

Arte en Telemadrid

Veo el informativo de hoy en Telemadrid y quedo estupefacto ante la noticia de la inauguración de una escultura de rotonda como si aquello fuera un reseñable evento artístico.

Un tal Eladio de Mora ha perpetrado un espanto chistoso bajo el nombre de ‘Nensi, el Monstruo de Leganés’, en realidad una burda copia de Gaudí con algo de Nikki de Saint Phalle.

No entiendo nada.

Pero ese nombre me suena…

… mmm…

¡Coño, claro! Hace unos días le entrevistaron en el informativo de Intereconomía

Qué raro… tanta atención mediática ante un artista tan desconocido…

E-l-a-d-i-o-d-e-M-o-r-a

—————————–tecleo en Google, y me encuentro con un artículo de 2007 en Interviú, donde leo:

Tras el seudónimo dEmo esta Eladio de Mora, un peculiar artista nacido en Getafe (Madrid) que es dueño de una inmobiliaria, Ibersol Consulting, y de empresas con nombres tan poco artísticos como Renta Getafe SA, Ahorros y Gestión de Patrimonio SL e Innovación y Desarrollo de Construcciones. Además, posee una colección de arte privada que podría acabar en un nuevo museo cuya creación se está pensando el Ayuntamiento de Getafe, gobernado por el socialista Pedro Castro. Según expertos galeristas, una de las mejores vías de negocio del sector es hacerse con una colección completa y vendérsela a un consistorio.

Este escultor no tiene un currículo muy epatante: dEmo expone sus obras desde 2002. Lo han definido como “el artista provocador de sonrisas” por las flores, ositos, patos y ángeles de colorines que diseña. Su imagen más reconocible es el oso, una gominola gigante, de casi metro y medio y 10 kilos de fibra de vidrio y poliéster para ser colocada en plena calle. En declaraciones a El Mundo, el 19 de mayo de 2006, dEmo explicó: “El público se encuentra ante un objeto extraño en ese ámbito, y comienza a preguntarse cosas, a reflexionar pero, al mismo tiempo, sonríe, porque la escultura sorprende, por su tamaño, por su color o por su postura ante el espectador”. dEmo ha expuesto en Arco, el mejor lugar de España para entrar en el mercado de las instituciones. Entre sus clientes están los ayuntamientos madrileños de Getafe, Boadilla y Ciempozuelos. En el currículo que muestra la web de Aqualium, los galardones que luce dEmo son el premio Getafe Ciudad de las Artes 2005 y el Aura 2006 de Toledo.

¿AQUALIUM? Ese nombre también me suena… a ver…

VOILÁ:

Hoy comenzará el montaje de la exposición de esculturas ‘Gominolas’, del artista Eladio de Mora (conocido como dEmo), en la Gran Vía y el edificio del Ayuntamiento de Logroño para celebrar la remodelación de la principal arteria de la ciudad.

‘Gominolas’, que llega a Logroño de la mano de ‘Aqualium‘, la empresa de María Porto y su marido y ex vicepresidente del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos. La exposición está compuesta por 40 esculturas de dos metros de altura (que serán colocadas en el espacio urbano de Gran Vía) y de veinte piezas de 75 centímetros que irán colocadas en la cornisa del edificio del Ayuntamiento. Ayer por la noche, los responsables de la muestra comenzaron a colocar las bases de las esculturas.

(larioja.com)

Y entonces lo entiendo todo: este Eladio de Mora ¡es un artistazo!

Resaca gay televisiva

Chueca, y no el aniversario de Stonewall, marca la pauta en las celebraciones del Orgullo Gay en televisión. De ahí que este fin de semana hayamos tenido sobredosis GLBT catódica para todos los gustos, buenos en casi todos los casos. Tan buenos como el reportaje que emitió el viernes por la noche CUATRO: ‘¿POR QUÉ SOY GAY?, bastante mejor de lo que su título auguraba (me irrita profundamente esa obsesión del algunos por dar con el detonante de la homosexualidad, bien sea cultural o genético; me parece reaccionario y estéril).

Bastante mejor, por supuesto, que el tratamiento que LA NORIA le dio al asunto, que convirtió en excusa torticera para mesa política de batalla -con los mismos guiñoles de siempre: Peñafiel, Isabel Durán, Alfonso Rojo, María Antonia Iglesias…- para un debate acerca de si el Gobierno utiliza a la comunidad gay con fines electoralistas. Qué feo. Utilizar a la comunidad gay para hacer política. Qué horror. Con lo bien que está utilizarla para generar polémica sensacionalista, lanzar opiniones cavernícolas, permitir mensajes de móvil que incitan al odio o hacer chistes a su costa. Pero ¡política! Qué atrocidad, qué mal gusto.

Suerte que, para compensarlo, Jordi González tuvo a bien organizar acto seguido otra apasionante tertulia: Bisexuales, ¿opción o vicio? (o casi) con ilustres intelectuales de la talla de Enrique del Pozo, Andrés Burguera, Belén Esteban o Yurena (Ambar, Tamara la chunga). ¿Hace falta que explique el resultado? Pues eso.

¡EMERGENCIA! ¡ZAPPING! ¡YA!

¿Y qué me encontré? El magnífico documental THE TIMES OF HARVEY MILK, un espléndido recorrido por la vida, lucha, obra y asesinato del concejal gay de San Francisco. Fantástico.

¡CAMBIA A INTERECONOMÍA, A VER!

Y vaya si lo vi. Cómo su presentador, el tipo que más ha hecho por la ficción televisiva gracias a su torpeza en el affaire Wyoming, denunciaba el ‘mal gusto del Desfile del Orgullo Gay’, y aseguraba (MUCHA ATENCIÓN):

“Si me obligan a elegir entre las clases medias y los gays y las lesbianas, yo elegiría a la clase media. ¿Sabes ustedes por qué? Pues muy fácil: porque a las clases medias no les gusta nada que les den.”

Me quedo con la duda de si a los gays y lesbianas nos gusta que nos den palizas en los parques, hostias en los colegios o cinco tiros, como Dan White, el asesino de Harvey Milk, que también optó por la clase media.

La vida en directo

Descubro en La columna de Abel Arana un vídeo que me deja la quijada bailando el Chiqui-Chiqui. Un documento de una fuerza arrolladora, un hipnótico viaje al vacío absoluto, una muestra más de la complejidad del ser humano. Esto:

Y descubro que ESO tiene un canal sobre su vida en YouTube donde relata grandes acontecimientos de la historia (un concierto de Britney en Manchester o el hallazgo de un lote de altramuces podridos en la basura) e incluso recoge momentos históricos del último OT.

Quedo atrapado por el vértigo de la nada. No puedo parar de mirar sus vídeos.

Y sé que a vosotros os va a pasar lo mismo. ¿Quién dijo que el minimalismo estaba demodé?

Producto nacional

Buenas, antes de pasar a contaros cuál es el cuarto ganador del pack de LIFE ON MARS voy a hablar de tele de una vez, que el asunto del concursito ya lo he estirado demasiado y ya está bien de haceros trabajar para mí en los comentarios.

Al turrón.

Para empezar, EL BLOKE, en La1. Esa serie que hace ficción sobre las informaciones, se supone que reales, acerca de la trama mafiosa alrededor del ‘sheriff de Coslada’.

Antes de empezar a glosar las virtudes del producto, una breve digresión acerca del interés de un experimento televisivo que convierte en ficción una supuesta verdad periodística y acaba por difuminar la fina frontera de la verdad para convertirla en fenómeno mitológico. Algo así como la miniserie sobre el 23-F pero sin el rey al teléfono con peluca.

Una vez dicho eso, vamos al pan pan vino vino de la cosa. La serie, la ficción, los personajes, la trama y la madre que los parió. ¿Trama? La justa, por no decir que escasita: la historia se limita a encadenar escenas con las tropelías de los polis chungos de Coslada, perfilar el personaje del poli bueno y desgraciado y tratar de hilvanarlo todo con el hilo de la investigación de una brigada que parece de asuntos internos. Poco más. Los personajes, al límite -malos polis malísimos versus buenos buenísimos, putas sufridoras y honradas hosteleras- y algún que otro detalle MA-RA-VI-LLO-SO. Como el cameo de Melchor Miralles (director de El Mundo TV, productora de la serie) que, ya que paga todo eso, se regala un papelito. Muy a tono con el argumento de la serie, la verdad:

Pese a lo anterior, la serie nos divirtió y nos tuvo enganchados a la tele más de una hora. Quiero decir que no es la bomba, pero funciona.

Sigo.

LA QUE SE AVECINA

Primer capítulo que veo de esta nueva temporada y gratísima sorpresa al descubrir unos guiones que recuperan lo más mezquino, salvaje y negro del humor de la serie original (AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA), y además ofrece un maravilloso aliciente:

LA ESPLÉNDIDA ANTONIA SAN JUAN

Que llega a la tele con un personaje que recuerda tanto, y tan bien, a alguno de los que lleva años interpretando en sus monólogos teatrales. Que logra algo tan difícil como hacerse la dueña del cotarro y -con perdón- eclipsar al resto de estupendos actores de la serie y comerse vivas las tramas (siempre desde mi punto de vista personal y mi enorme veneración por la San Juan, a quien adoro).

Más que a favor de LQSA: enganchadísimo. Y con ganas de más. (Enganche que queda confirmado por el dato de audiencia de ayer: el mínimo de la temporada. Está claro que mi ojo clinico sigue en forma…)

Y para terminar, el cuarto pack de LIFE ON MARS va para este fantástico comentario, que inaugura un nuevo género de thriller televisivo:

Lugar: Madrid, España

Día: 20 de enero de 1996

Hora: 20:00 h.

Encarna Sánchez morirá en menos de dos meses, pero está a punto de dejar su programa para someterse al tratamiento contra el cáncer de pulmón que sufre.

Me acerco a ella, y sólo le digo que debe ver un video, en ese video está el “hormigas blancas” dedicado a ella, se sorprende de ver ese documento del futuro. Le pido que grabe una entrevista que no será vista hasta dentro de 15 años respondiendo todo y a todos, problablemente sea uno de los momentos más vistos de la historia de la TV hasta ese día la existencia de dicha cinta será secreta.

Encarna habla por última vez tras su entrevista secreta grabada ante el micrófono, antes de irse pronuncia sus famosas palabras: “Pronto volveréis a sonreír. Pronto vendréis a mi encuentro. Pronto podré decir con todo el valor del mundo: ¡¡Temblad pedazo de sinvergüenzas!!”

El público aún no sabe lo que signicaron esas palabras, ni ese día ni a junio de 2009, porque la cinta secreta, seguirá siendo secreta como Encarna quiso.

¡Nos vemos en 2011!

Gloop

Dado que Gloop es el troll oficial de este humilde blog y que, como tal, debe permanecer en el anonimato y, puesto que él mismo aseguró en otro comentario que “el premio me la suda bastante”, le invito a que me deje el mail de cualquier amigo o amiga a quien le haga ilusión el premio para que pueda escribirle y pedirle su dirección postal.

Esto es todo, amigos. Hasta mañana.