BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

BFN en el Show de ZP

Un momento durante la conversación de anoche entre los dos hombres consonantes:

BFN.– ¿Pueden ustedes distanciarse de esa imagen agresiva que desprende en la práctica la política? Por ejemplo cuando Rajoy le visita, que le ha visitado a menudo. (…) Él sale y dice: ‘No se por qué he venido’. ¿Sabe usted distanciarse y lo lee en la clave que lo tiene que leer?

ZP.– Sí absolutamente. Es más yo creo que hasta hay un cierto entendimiento, digamos tácito, no explícito de lo que representa el papel que cada uno juega como líder de un partido. Pero puedo asegurar que las siete veces, creo recordar, que me he entrevistado con Rajoy aquí en La Moncloa el diálogo ha sido un diálogo agradable. No ha habido un mal momento de tensión. Hemos hablado, hemos discrepado. Cada uno ha dado su opinión, hemos coincidido en algunas cosas, pero luego la aparición pública normalmente tiene otros registros completamente distintos. Habitualmente con Rajoy siempre que nos hemos reunido, pues solemos hablar de la familia, nos preguntamos por nuestras respectivas familiar por nuestros hijos. Es decir lo que podría hacer cualquier persona con una relación normal que se ve de vez en cuando. Esto es así y evidentemente en el momento que hubiera cámaras, sería completamente distinto. Cada uno tiene que fijar su posición.

Me gusta mucho. Tanto la pregunta de BFN como la respuesta de ZP. Me encantan los juegos de códigos, y me parece que todo el mundo debería tenerlos presentes al interpretar cualquier comparecencia pública, ya sea de políticos, de actores, de cantantes o de reputadas felatrices de plató.

Me encantan esos juegos, y me inquietan. Porque nadie nos ha explicado las reglas y porque los papeles no están claros, no dependen de la trama sino de las propias creencias y actitudes del espectador, sobre cuyo conocimiento se reparten los papeles.

O quizás sí dependen de la trama. De una trama que van generando los medios de comunicación en distintas versiones, con formas diferentes de construir una realidad que no existió, que fue sólo una representación: una serie de escenas de recurso creadas para su edición.

Os voy a confesar que cuanto más veo la televisión, más miedo tengo a que nada sea real. Menos mal que hoy es viernes. Menos mal. Hasta el lunes.

4 comentarios

  1. Dice ser AS

    Yo lo vi anoche y me parecio mas un show que una entrevista, con preguntas que no tenian nada que ver. Me hubiera gustado una entrevist mas seria.

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser dicki

    ¿BFN en el show de ZP? ¿BFN? ¿En el show de ZP?PopBop, pro fravo!

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser CartDestr

    Que aburrido el Nico Rey… Segundo post y ha vuelto a insultar a Gabilondo, a la Sexta, a Buenafuente, a ZP, y ha elogiado la entrevista de Quintero a Rajoy…Sobre la entrevista, yo hace mucho que dejé de ver Buenafuente, que dejé de ver la tele por la noche, y últimamente sólo puedo ver SLQH… De todos modos, Buenafuente y ZP entrevistandose no se si me parece una buena idea. Y lo que dices… Pues sí, se trata todo de imagen. Rubalcaba y Zaplana, se dice, son muy amigotes. Quién lo diría, viéndoles por la tele…

    16 Noviembre 2007 | 13:52

  4. Dice ser Supongo...

    Supongo que después de tirarse los trastos a la cabeza, más de uno se irá con el del partido rival a tomar un café, una caña, y a reírse del mundo, demostrando así que el show al que nos acostumbran no es más que eso, un posiciniomiento de cara al público. Lo malo del asunto es que conlleva, a menudo, un debate social perpetuado por las televisiones y sus “reputadísimos” contertulios que se proyecta hasta el ciudadano de a pie. Una vez más, la tele, nos conduce por donde quiere, y los periodistas con sus mesas redondas repletas de fervor político, también. Una lástima, una certeza, lo mismo que sucedía en Crónicas o en Salsa rosa, pero transportado a la política, poco más…

    16 Noviembre 2007 | 17:02

Los comentarios están cerrados.