BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Elfriede Jelinek… y yo

Kjell Espmark, responsable del Comité de Literatura de la Academia Nobel, presentó a José Saramago el 7 de diciembre de 1998 ante el rey Carlos Gustavo de Suecia como un narrador que ha producido “una ingeniosa versión de la historia que no se deja aprisionar“, que “ha creado un cosmos que no pretende ser una imagen coherente del universo” (y menos mal, queridos, menos mal…)

El 17 de diciembre de 2004, Horace Engdahl, secretario de la Academia Nobel, en una ceremonia privada celebrada en la residencia de la embajadora sueca en Viena, ante Kjell Espmark y la embajadora de Suecia en Austria, Gabriella Lindholm, le dijo a Elfriede Jelinek, “usted ha ampliado el arte literario” (incluso lo ha desgarrado analmente, me atrevería a decir yo…)

Así, entre una cosa y otra, entre Estocolmo y Viena, entre el trago de ver a la mujer de Saramago en la cena de los Nobel con un vestido que llevaba bordado uno de los párrafos de “El evangelio según Jesucristo”(Miraré a tu sombra si no quisieras que te mire. Quiero estar donde estará mi sombra, si allí estuvieran tus ojos) – suceso de corte y confección verídico, lo juro – , y el trago de viajar a compartir velada y cena breve con esa psicópata de la literatura – y el maquillaje – que es la Jelinek, yo escribía…

1 de febrero de 2003,

Ayer tarde, antes del masaje, entré en un bar a tomarme un vino y José Saramago se sentó detrás de mí. En la barra, dos camareros hablaron entre sí sobre él y uno dijo que su novela favorita había sido El año de la muerte de Ricardo Reis, porque le encantaba Pessoa. Una situación fantástica (en el más amplio sentido de la palabra).

Entonces me acordé de los versos de Pessoa que pueden leerse en el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa, donde descansan sus restos, unos versos que firmó Ricardo Reis:

Para ser grande, sé entero; nada

tuyo exagera o excluye.

Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres

en lo mínimo que hagas.

Así en cada lago la luna toda

brilla, porque alta vive.

Jelinek Kjell EspmarkSaramago… y yo

Grados: 3º

10 comentarios

  1. Dice ser Plus One

    A saber, que sexi es saber que como maximo yo tengo un grado mas…

    01 Agosto 2006 | 7:18

  2. Dice ser sorel

    propuestas:-Philip Roth-Cesarea Evora-Francois Ozonbesos

    01 Agosto 2006 | 9:16

  3. Dice ser po mo der nian

    Vázquez Montalbán

    01 Agosto 2006 | 11:23

  4. Dice ser solodelibros

    Touchè! Tú ganas…

    01 Agosto 2006 | 13:57

  5. Dice ser Aquavit

    Nieves Concostrina

    01 Agosto 2006 | 14:41

  6. Dice ser G

    Thomas Pynchon

    01 Agosto 2006 | 15:44

  7. Dice ser irene

    Rosa Regasno se muy bien de que va el blog..imagino que de literatura obviamente,pero si hay que opinar…a mi me gusta Rosa o Garcia Marquez o Rohal Dahn..o isaack Asimov no se…tal vez sea una hereje…jejejejsaludos

    01 Agosto 2006 | 17:14

  8. Dice ser rafa

    Propuesta:Emil CioranNicoIan CurtisLuis MagrinyàSaludos.

    02 Agosto 2006 | 12:23

  9. Dice ser Concha

    Me chifla la Jelinek. Desde que leí la pianista, que fue la primera, me parece una forma de escribir de lo más original. Los temas, siempre recurrentes, a mí me encantan. Aunque como la pianista, ninguna. La vi unos años después de haberla leído, con la magnífica Isabelle Hupert, pero vista no es lo mismo. El turco ni salía. Adoro el libro. Se lo regalé a Pablo cuando apenas le conocía. Me reconoció el otro día que no la había leído, pero que lo hará. Debería. Disfrutaría mucho.

    18 Agosto 2006 | 11:28

  10. Dice ser tomás

    George W. BushPedro J. RamírezAunque no sé si te apetecerá llegar hasta ellos.Quizás sí.

    20 Agosto 2006 | 21:04

Los comentarios están cerrados.