BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Un Capote de Chanel
(En busca del tiempo perdido, Truman Capote delira abrazado a un cojín que Jean Cocteau le regaló. O no)

El Chanel de Jackie manchado con la sangre de John, ¿recuerdas?

Tuvo que venir Madame Coco Chanel a invadir nuestra Gran Historia Americana. ¿Y a cambio, qué nos dio? Di, ¿qué? A nosotros. A mí, que quería ser Proust

Yo quería ser Proust

Yo quería ser Proust. Y ella fue amiga de Madame Verdurin y de la Duquesa de Guermantes.

Yo quería ser Proust y ella se permitió contratar al Conde Etienne de Beaumont para que diseñara su primera línea de joyas, joyas Chanel… ¡al Conde Etienne de Beaumont!: pensar que en sus salones pasó Marcel Proust su última velada antes de morir…

Se derraman más lágrimas…

Chanel ya no hará más el esfuerzo de subir esas escaleras rodeadas de espejos hasta su taller. Lo había hecho durante tanto tiempo que uno pensaría que, tal vez, con el esfuerzo de los médicos, podría haber seguido haciéndolo siempre. Lo cierto es que cuando llegaba arriba, los resultados eran tan frescos y vitales como siempre.”

Eso lo escribió Cecil (Cecil; ¡Cecil Beaton!) en su diario, en enero de 1971, cuando Chanel acababa de morir. Y un mes después, hablaba sobre MÍ, de MI crisis nerviosa,

” incapaz de sostener un vaso de agua en las manos, un cigarrillo entre sus labios o de escribir”

¿recuerdas? Pero a Cecil nadie lo llamó traidor. Aunque, bueno, yo lo llamé de todo en aquella entrevista para la televisión.

“He utilizado a la alta sociedad, no para satisfacer mi vanidad ni para humillarlos (tengo otros modos de venganza, en caso de que admitiera que busco venganza), pero tal y como ya le he dicho, lo he hecho porque me eran útiles y porque circulaba por París en mi nombre. Por mi parte, me iba a la cama temprano. Gracias a ellos, desde la paz de mi cama, me mantuve al tanto de todo; al modo de Proust supe lo que se había dicho en las cenas de la noche anterior.”

Hijadeputa. No tenía nada. Mentía. No tenía nada y se lo inventó todo. Todo lo consiguió. Es la puta más inteligente que no conocimos, ¿verdad? Una puta tan lista que en lugar de conformarse con los vestidos que le regalaba su amante rico de pueblo, le pidió que le pusiera una boutique en París. Una puta tan lista que después se consiguió otro amante aún más rico, aquel inglés en quien se inspiró para masculinizar sus diseños. Pero nadie dijo nada. Bueno, Proust sí, Proust dijo que las mujeres vestidas por Chanel eran “mujeres de aspecto vulgar”. Otra perla de Marcel.

Otra perla para el collar de Chanel… la historia del collar, ¿te acuerdas? Sí, claro que te acuerdas: el collar de perlas que le regaló su otro amante,el Gran Duque Dimitri de Rusia… SÍ: el mismo que asesinó a Rasputín (Rasputín… eso sí que era una verga y no la de Rubirosa, ¿eh?). Las perlas de los Romanov fueron a parar al cuello de Madame Chanel. Increíble, ¿eh? Fue entonces cuando empezó a cargar con esas ristras de perlas que puso de moda en los años 20. “Tengo otros modos de venganza”, ya lo creo que sí.

Se derraman más lágrimas…

El Chanel de Jackie y aquella noche en París, cuando Cocteau apenas nos dejó hablar, ¿te acuerdas? Pero Cocteau nos regaló este cojín. Este cojín está bordado por Cocteau. Claro que sí. Pero ni Cocteau ni Cecil nos la presentaron nunca.

La obra que habría escrito Proust de haber vivido en Nueva York. Así les dije que iba a ser “Plegarias atendidas”. Pero John O’Shea me las robó, se llevó las 400 páginas que llevaba escritas.

Proust… de haber vivido en Nueva York. ¿Y de haber vivido nosotros en París? Capote de haber vivido en París. “A sangre fría” del Caso Dreyfus – tal vez, ¿no crees? Chanel nos habría pagado las facturas del hospital. Como se las pagó a Cocteau, como se las pagó a Radiguet, como pagó el entierro en Venecia de Diaghilev. Pero no te preocupes, después nos habríamos vengado de su generosidad: habríamos contado lo suyo con el oficial alemán durante la ocupación de Francia y cómo aprovechó la Comisión de Asuntos Judíos creada por los nazis para romper su asociación con los Wertheimer y quedarse con los derechos de Perfumes Chanel.

Nos habríamos divertido, ¿verdad? Nos habríamos divertido tanto al ver cómo quemaban “Lewis et Irene”, de Paul Morand en ‘Fahrenheit 451’… viendo cómo ardía esa novelita que Morand escribió sobre Chanel y su amante inglés…

“Nada divierte a Coco Chanel después de medianoche”, dijo Djuna Barnes cuando la entrevistó.

Después de medianoche… no estabas aquí anoche.

– Sí estaba, Truman.

¿Nos habríamos aburrido mucho en París? París era una fiesta. Y Hemingway un escritor mucho peor que yo. Y que yo.

———————————————————————————————–

CHANEL EN DÓLARES (al cambio actual)

Un vestido de alta costura de Chanel en 1915: 2.500 dólares

La casa de Biarritz frente al Casino donde tuvo su boutique: 700.000 dólares

Herencia que recibió tras la muerte de su amante, Boy Capel: 1.500.000 dólares

Donación de Chanel a Diaghilev en 1920 para poner en pie “La consagración de la primavera” en París: 150.000 dólares

Sueldo mensual de las modelos de Chanel: 460 dólares

Su casa de Roquebrune en el Mediterráneo : 1.400.000 dólares

Reformar la casa de Roquebrune en el Mediterráneo – que después compraría el editor de Churchill y donde el político inglés escribiría sus Memorias: 7.200.000 dólares

Derechos de producción sobre el perfume Chanel nº5 en 1945: 60.000 dólares

Derechos conseguidos tras demandar a los distribuidores de Chanel nº5: 2.000.000 dólares

Pérdidas de la Casa Chanel tras su vuelta a la moda en 1954: 1.900.000 dólares

Herencia de Coco Chanel: 4,5 billones de dólares

4 comentarios

  1. Dice ser un posmoderno

    La fe en el dinero: no dejen sus sueños morir: cómprenlos.

    10 Julio 2006 | 14:16

  2. Dice ser bob

    pues no, no has entendido nada, tienes razón

    11 Julio 2006 | 1:28

  3. Dice ser Sonrisa Radiante

    Lo siento Bob pero no entendido muy bien la historia de hoy Truman Capote , la fortuna de Chanel, los amantes.A lo mejor querías decirnos que las frivolidades siempre han existido y que todavía hay gente que se gasta 1.200 euros en un bolso de una marca cara o en un vestido en vez de aportar ese dinero a proyectos solidarios para intentar cambiar este mundo.Es triste pero ciertomientras mas se tiene mas se quiere. La codicia del ser humano.Gente muriéndose de hambre y aquí la gente gastandosé fortunas en adelgazar no hay coherencia el mundo esta loco.Un abrazo, Saludos Bob.

    11 Julio 2006 | 12:37

  4. Dice ser Mauricio

    Genial!!! simplemente genial me parecio la historia que acabo de leer…esta que une a Chanel, a Capote y tantos otros. Te reirias muchisimo si te contara como llegue hasta este sitio pero….que bueno que se dio asi porque me gusto mucho leer lo que escribiste.Tengo que aclarar que admiro a Chanel….mmm a decir verdad admiro su accionar, que pudo ser vulgar, irritante, glorioso, caro, o inhumano, pero que el tiempo no borrara nunca, al igual que el de los otros que incluiste en el texto.Mauricio (Buenos Aires, 19/09/2006)

    19 Septiembre 2006 | 19:56

Los comentarios están cerrados.