BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Norma Jean Almodovar

De baptista segura de ser una elegida de Dios para marchar de misiones a Puerto Rico (donde nunca llegó) a miembro civil de la policía de Los Ángeles, como agente de tráfico; donde imaginó lo divertido que podía ser tirarse a todos los miembros del cuartel para posteriormente padecer el desengaño provocado por el sexo policial:

“La mayor parte de los policías con quienes estuve pensaban que hacer el amor era como usar su arma, que bastaba con apuntar y disparar.

(…) Nunca se preocuparon por MIS necesidades sexuales.”

Después de sufrir varios accidentes laborales que la tuvieron postrada en el hospital algunos meses y tras darse cuenta de la corrupción existente entre sus compañeros policías, Norma Jean decidió cambiar de profesión… mmmmm… ¿puta? PUTA.

Norma Jean decidió convertirse en la puta que denunciara públicamente los excesos de la policía de Los Angeles.

En la puta libertaria que organizaría a las profesionales de la prostitución en EEUU, para reivindicar sus derechos, dignidad y seguridad a través del grupo COYOTE (Call Off Your Tired Old Ethics).

En la autora del libro ‘Cop to Call Girl’, en conferenciante para universidades y foros diversos, y en una habitual de los programas más liberales de la televisión norteamericana.

Y en la creadora de una serie de muñecas y objetos de artesanía que nos permiten entender que nadie es perfecto, que incluso los grandes líderes de la humanidad son perfectamente capaces de enormes atrocidades, que encontrarán la complicidad de otros seres igualmente perversos, capaces de gastarse sus dólares para adornar sus hogares con una cosa así.

Norma Jean Almodóvar, yo soy muy fan tuyo, pero ¡PON ESAS MANOS DONDE YO PUEDA VERLAS!

1 comentario

  1. Dice ser gianis

    y pon esas muñecas en el contenedor más cercano.

    13 Abril 2006 | 11:40

Los comentarios están cerrados.