BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Alison Jackson supera la realidad con fotos de ficción

Me fascina el trabajo de esta interesantísima fotógrafa británica, que utiliza la fotografía como otros usamos la literatura, el cine o la ginebra – para inventarse la realidad – , que elabora instantáneas imposibles de personajes famosos y hace arte con la mentira de unas imágenes que, de no estar protagonizadas por sosias, serían sensacionalismo.

Alison Jackson posee la intuición para crear fotografías que son imágenes mentales del deseo de muchos, y ese es su mayor mérito: haber sido capaz de interpretar la parte más obscena de nuestra imaginación pop.

Pornografía pop protagonizada por dobles casi perfectos. Situaciones verosímiles que no veríamos jamás de no ser por sus recreaciones, espléndidos retratos del inconsciente televisivo tomados con mucho humor. Leyendas urbanas en blanco y negro o en color.

Como si Alison Jackson hubiera entendido de Magritte algún mensaje en clave y nos quisiera decir: “Este no es el culo de Beckham“, “Estas no son las tetas de Marilyn“, “Estos no son Lady Di, Camila y Carlos“, “Estos no son Lady Di y Dodi Al Fahyed con su bebé”, “Este no es el príncipe Guillermo“, “Estos no son Bill Clinton y Monica Lewinski“.

Aunque probablemente el mensaje vaya más allá, y debamos preguntarnos si el propio Beckham es real, si la imagen que proyectan los medios de comunicación de la enorme pléyade que nos rodea no es, del mismo modo que la obra de Alison Jackson, una interpretación de nuestros propios deseos hechos – de alguna manera – realidad.

7 comentarios

  1. Dice ser nano

    Ambos, Magritte y esta fotógrafa, apelan a las incoherencias, ambos a “rizar el rizo”: una roca flotante, que no termina de caer, como era de esperar, o una Marilyn con las tetas caidas. Sin embargo, la distancia entre lo que cada uno muestra y lo que el espectador espera es abismal en Magritte, y sólo un “poquito” más allá en Jackson. El primero, me hace pensar; la segunda sólo confirma lo que ya sabía. Por eso es resultona y fácil.

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser Roberto

    Pues me parecen unas fotos increibles. ¿Aceptará sugerencias?.

    10 Abril 2006 | 2:04

  3. Dice ser Plusqueunfan

    Maravillosas fotografías. Tan inquietantes como los desarrollos de software de realidad virtual que le permitirán a los organismos de seguridad estadounidenses crear vídeos a partir de un solo par de gestos nuestros.

    10 Abril 2006 | 8:03

  4. Dice ser Angelina

    ¡¡Fascinante!!Y sí, mas allá de las intenciones artísticas de la fotógrafa, a uno le queda cierta paranoia.

    10 Abril 2006 | 8:11

  5. Dice ser Luca-

    Creo, mirando esas fotos, mirando tras la lente de la cámara de la fotografo, que ese erotismo ficticio va más alla del sensacionalismo, nos muestra unos famosos más cercanos, desprotegidos de ese barniz de superioridad a los que hemos encumbrado a ciertos personajes. Todos ellos tiene, como humanos que son, necesidades que nunca se nos mostraran a “los simples mortales” para no destruir un mito..pero alguien ha de enseñarnoslo.

    10 Abril 2006 | 10:23

  6. Dice ser d

    También está claro que encontró una buena fórmula para el escándalo, una de las consignas del noventero British Art, en ese sentido su trabajo, además de one liner o facil, está bastante daté (cosa importante para lo que parecen ser sus objetivos).La referencia a Magritte no la entiendo muy bien, si acaso Jackson hace justo lo contrario que Magritte, riza el rizo de lo que ya sabíamos. Una foto “verdadera” de Beckham ya nos decía “este no es Beckham”.Lee un poco sobre historia del Arte Contemporáneo, sería interesante verte aplicar el mismo “rigor” (en el mejor sentido de la palabra y sin ningún encono) que aplicas a la literatura.

    10 Abril 2006 | 11:02

  7. Dice ser Ana

    Fantásticas imágenes. ¿Conoces la serie “Royal blood”, de Erwin Olaf? Muy divertida, creo que te encantará.

    10 Abril 2006 | 16:26

Los comentarios están cerrados.