BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Soñadores versus Maledicentes
(CEAC vs. CCC)

Me encanta la radio: los programas – mi último descubrimiento, que se ha convertido en adicción, ha sido el programa de SER Barcelona “Los especialistas secundarios” (podéis escuchar todos sus programan en la web; a destacar especialmente la teoría de que la Reina Sofía tiene el pelo duro y las sinopsis de películas del crítico Sugar Ray), pero también las cuñas publicitarias.

Me fascinan los personajes de los anuncios de la radio y me encantaría escribir un serial radiofónico protagonizado por algunos de ellos (la pobre mujer desesperada que no puede dormir por culpa de los ronquidos de su marido, el profesor de vela que compara ING Direct con la navegación moderna, el ejecutivo estresado que ha empezado a tomar leche de soja para combatir su alto nivel de colesterol…)

Aunque los que me tienen fascinado últimamente son los protagonistas de las cuñas de las dos mayores empresas de formación a distancia de este país: CEAC y CCC.

En la actual campaña de CEAC, los protagonistas (hombres y mujeres) se desenvuelven alegremente en sus estudios universitarios o profesiones (vendedor inmobiliario, decoradora, asesora fiscal) hasta que una voz masculina y neutra los saca de su ensimismamiento para comunicarles que “es sólo un sueño”, pero gracias a CEAC podría convertirse en realidad. ¿Un sueño ser vendedor inmobiliario? Eso ilustra muy bien la clase de vida laboral de mierda que lleva tanta gente. Y lo cicateros que nos hemos vuelto con nuestros propios sueños.

La campaña de CCC es muy diferente: en ella un grupo de gente (hombres y mujeres) hablan de otra persona no presente en términos muy crueles, mofándose de sus trabajos poco especializados. Hasta que uno de ellos les advierte de su error y les comunica que ése de quien hablan ahora trabaja de jefe de obra, o de administrativo en un supermercado. Porque hizo un curso en CCC. Siempre que escucho ese anuncio, me dan ganas de llorar de rabia, de llamar hijosdeputa al grupo de maledicentes.

Gente que sueña con un trabajo mejor, gente que quiere dejar con un palmo de narices a los que siempre pensaron que era un perdedor. A esa gente se dirigen los anuncios radiofónicos actuales de CEAC y CCC. Y no sé si es interesante, inquietante o un horror. No lo sé.

11 comentarios

  1. Dice ser Chu

    Pues si, es dificil saberlo. El soñador y el maledicente a veces conviven dentro de la misma persona, y es que como bien sabemos, la envidia es el pecado más puramente español.

    17 Marzo 2006 | 13:37

  2. Dice ser C.O.

    Pues yo creía que los dos tipos de anuncio eran de la misma empresa (son igual de deprimentes), y ahora mismo no sabría decir si pensaba que fueran de CCC o de CEAC, deben estar mal pensados porque si no te enteras al final quién se anuncia, no sirven para nada; pero en comparación con los anuncios de ING direct me parecen soportables: en cuanto oigo el sonido de tambores de ING apago la radio, no lo soporto.

    17 Marzo 2006 | 13:56

  3. Dice ser MeM3000

    Pues no veo yo como siendo peón de albañil uno puede pasar a jefe de obra estudiando en CCC o en CEAC, de verdad que no sé el target de esta gente, no lo sé, pero me voy incliando más por la opción de que esto e “un horror”

    17 Marzo 2006 | 15:01

  4. Dice ser polysterene

    yo llegué a jefe de obra gracias a CCC

    17 Marzo 2006 | 17:04

  5. Dice ser Rosicky

    Y lo que es más intrigante… ¿qué se esconde detrás de las siglas CEAC y CCC?

    17 Marzo 2006 | 20:59

  6. Dice ser Delta

    Genial lo del serial radiofónico con los personajes, hoy te has superado.El anuncio refleja una realidad muy humana: todos apuntamos siempre más alto. La reponedora quiere ser encargada, el extra se muere por ser un actor de reparto, y Umbral sueña con que le den tu Bobpop.

    18 Marzo 2006 | 3:28

  7. Dice ser paaq

    El puto anuncio de CCC. Me pasa lo mismo, es de una crueldad que duele. Supongo que apela al sentimiento de inferioridad de la gente y eso, pero de una manera que alimenta todo lo malo que hay en nosotros.En qué se ha convertido CCC, que de pequeños sólo prometía enseñarnos a tocar la guitarra para convertirnos en bombas de carisma en las fiestas.

    18 Marzo 2006 | 16:34

  8. Dice ser paco

    A mí estos anuncios me ponen de mala leche desde la primera vez que los escuché. No sé como se permite que estas dos empresas jueguen con los sueños de la gente de esa manera, vendiendo algo que en muchos casos no es verdad. ¿Te están explotando en un trabajo de mierda? Apúntate a CCC. Luego te seguirán explotando en un trabajo de mierda, pero tendrás un bonito título que no vale para nada. Qué asco de gentuza.Lo que más gracia me hace es la manera descarada en la que mienten. Parece que te haces un cursito de esos y ya puedes construir un rascacielos o ser analista de sistemas. Vamos, no me jodas.Yo les metería un puro por publicidad engañosa.

    19 Marzo 2006 | 20:10

  9. Dice ser nano

    Estoy con Paco. Con una salvedad: no sólo la cutre publicidad es engañosa; también, la muy glamurosa y cara, y, sobre todo, la institucional.Y otra cosa, la (o el) gianis ese/a es un absoluto gilipollas, utilizando términos como el de fracasado sin ninguna ironía y aún menos compasión (Claro que debe necesitar toda en sí mismo/a)

    21 Marzo 2006 | 10:43

  10. Dice ser P. Tiesa

    Yo hice un curso de actor porno con CCC y ahora me llaman el puto Trípode. Viva CCC

    10 Agosto 2006 | 21:33

Los comentarios están cerrados.