El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona y Arquitectura sin Fronteras.

Entradas etiquetadas como ‘sequía’

Plan International responde al fenómeno El Niño en Indonesia

Las familias reciben agua potable de tanques instalados por Plan International

Las familias reciben agua potable de tanques instalados por Plan International

“Estoy feliz por no tener que beber más agua de los estanques”, cuenta Lenti, una niña de 10 años que vive en la provincia indonesa de Nusa Tenggara Oriental, donde Plan International acaba de instalar tanques de agua potable.

En los últimos siete meses, Lenti y su familia se han visto obligados a consumir agua contaminada que sacaban de una cuenca fluvial a los pies de las colinas vecinas. El agua de la reserva se ha utilizado para el baño y otras necesidades domésticas.

Desde que la prolongada sequía provocada por el fenómeno meteorológico El Niño afectó a esta zona, los vecinos de muchos pueblos se han quedado sin acceso a agua potable. Los depósitos de los tanques de las casas se han secado, y la única fuente de agua es la reserva que cada vez está más vacía y turbia.

Donde Lenti vive, hay al menos 10.000 niños y niñas amenazados por enfermedades transmitidas por el agua que no tienen más opción que consumir comida cocinada con agua contaminada.

“Esta es nuestra situación ahora mismo. La salud no puede seguir siendo una preocupación para nosotros porque no tenemos elección ni oportunidades para conseguir agua potable”, dice Amandus, uno de los vecinos.

Desde finales de marzo, Plan International en Indonesia ha suministrado 5.000 litros de agua potable al día a las ciudades afectadas por la sequía provocada por el fenómeno El Niño.

“La cantidad de agua que suministramos es sólo para el consumo y no puede cubrir todas las necesidades domésticas de una familia. Nuestra prioridad es disminuir el riesgo de contraer determinadas enfermedades por beber agua no potable”, explica Nasrus Syukroni, experto en emergencias de Plan International en Indonesia.

Foto: Amandus

Un vecino recoge el agua que suministra Plan International

Aunque el agua distribuida es mínima, los miembros de la comunidad ya están notando los efectos positivos que los tanques han supuesto en sus hogares.

“Normalmente tengo que comprar agua todos los días pero desde que recibo agua potable, ya no necesito comprarla”, explica Sadik, de un pueblo en el distrito de Aesesa. Aquí los vecinos se han visto obligados a comprar agua para cocinar y beber, gastando una media de 20.000 rupias indonesas al día para adquirir 500 litros de agua.

Desde el principio, Plan International ha priorizado la distribución de kits para agua (bidones, equipos de depuración) para garantizar que todos los niños y niñas tengan acceso a agua potable. De esta manera, se ha reducido el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por el agua.

“Hemos establecido los lugares más accesibles y seguros en los que instalar tanques de agua. Nos hemos coordinado con el gobierno y los voluntarios locales para que los niños y niñas puedan acceder facilmente al agua”, declara Mahmud Abdurrahman, miembro del equipo de Plan International en Indonesia.

La organización de cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria Plan International alerta de la necesidad de protección de niños y niñas ante los efectos del fenómeno El Niño y recuerda que la infancia es la población más vulnerable en sequías e inundaciones, que podrían intensificarse el primer trimestre de 2016.

“Ante los efectos que está provocando El Niño en todo el mundo, es necesario proteger los derechos de la infancia y garantizar su acceso a agua potable, teniendo en cuenta el riesgo de enfermedades como el cólera y  el dengue, la inseguridad alimentaria y la pérdida de educación de los niños y niñas”, asegura la Directora General de Plan International España, Concha López.

El cambio climático expone a los granjeros de Malawi a una hambruna

Por Joseph Scott, UNICEF Malawi

Chisomo Grace, de 23 años, lleva dos semanas preparando su campo. Tiene la esperanza de que las lluvias lleguen antes este año. Después de horas cavando el duro suelo para separar la tierra y preparar la plantación, el cielo se oscurece y se llena de nubes grises. Chisomo lo mira y vuelve a pensar que, después de todo, tal vez este año la temporada de cultivo sea diferente.

El año pasado, Grace no logró cosechar nada. Su campo de maíz fue arrasado por las inundaciones que afectaron a su distrito, Chikwawa, a principios de enero. Ella y su marido tuvieron que buscar trabajos menores en las ciudades cercanas.

“Este año la cosecha fue muy pobre”, añade Grace. “Las inundaciones nos afectaron y apenas pudimos conseguir algo de maíz”.

Las inundaciones que golpearon varios distritos del país fueron las peores en una década. Otras zonas, en cambio, tuvieron menos lluvias que otros años, y eso también afectó a sus cosechas.

El cambio climático expone a los granjeros de Malawi a una hambruna

El cambio climático expone a los granjeros de Malawi a una hambruna/©UNICEF/ Malawi

Si preguntas a los granjeros, te cuentan historias de cómo en el pasado la estación de lluvias era predecible. Sabían cuándo debían empezar a preparar la tierra y cuándo plantar, según el mes. Pero con el cambio climático, la mayoría de comunidades agrícolas están confusas. Los patrones meteorológicos han cambiado y son impredecibles. Como resultado, este año muchas personas en Malawi se quedaron sin suministros alimentarios suficientes.

Intentaremos cosechar de nuevo este año. Pase lo que pase, veremos cómo afrontarlo. Mi plan es sembrar antes, con las primeras lluvias, por si acaso deja de llover pronto de nuevo”, dice Grace. Y añade: “Esperamos no tener inundaciones otra vez”.

La agricultura supone un gran riesgo en Malawi debido a los efectos del cambio climático. Quienes se arriesgaron a sembrar pronto la pasada temporada, pudieron conseguir algo que llevar a casa, porque cuando las lluvias pararon las cosechas estaban casi a punto.

Pero el resto, como Grace, se va a la cama con el estómago vacío. Su única esperanza es que este año las lluvias sean favorables y las cosechas abundantes.

Ahora no tenemos comida. Lo poco que consigue mi marido con algunos trabajillos no es suficiente ni siquiera para un día. Así que estamos complementando nuestra dieta con frutos silvestres”, concluye Grace.