El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona y Arquitectura sin Fronteras.

Entradas etiquetadas como ‘boda’

Adiós a Boda

Por Óscar Sánchez-Rey (República Centroafricana, MSF)

Igual que en otra entrega os hablaba de la gran oportunidad que fue abrir el proyecto de Gadzi, hoy no me queda más remedio que contaros una de las tareas menos deseables de este trabajo: cerrar nuestro proyecto en Boda. Siendo sincero, ni yo mismo pensaba tener que cerrar Boda. Contaba terminar mi misión y pasarle “la tarea” a otro compañero que viniera a reemplazarme en mi puesto, pero las intervenciones de emergencia son así.

Es difícil romper los vínculos afectivos con todo aquello que, a fuerza de tiempo, de trabajo y de algún sinsabor, acabas sintiendo como propio, con un programa que realmente ha marcado la diferencia en una región como el suroeste de la República Centroafricana, donde las necesidades básicas están todavía muy lejos de ser cubiertas.

Cuesta dejar un sitio donde lamentablemente la gente va a seguir pereciendo de enfermedades totalmente curables y donde las condiciones de vida serán tan duras como lo han sido siempre. Pero todo lo que comienza tiene un fin, y en algunos casos, el intervalo de tiempo entre apertura y cierre no es grande. Concretamente en Boda han sido quince meses. Quince meses donde hemos pasado más de 25.000 consultas pediátricas y hemos curado la desnutrición a unos 6.000 niños.

Como organización de emergencia, es fundamental marcar los límites de nuestra intervención. Nuestro trabajo está basado en indicadores que nos permiten decidir cuándo entrar y cuándo salir de una región. Esos indicadores deben ser objetivos, analizables y, sobre todo, basados en estrictos criterios médicos que nos alejen de tentaciones políticas y presiones contextuales. Y en Boda, la misma razón por la que comenzamos a trabajar (una urgencia nutricional con una elevada mortalidad infantil) es la misma por la que ahora debemos cerrar: hemos podido reducir los indicadores epidemiológicos a índices por debajo de los umbrales de emergencia.

También ha sido un objetivo en nuestro proyecto llamar la atención sobre un contexto fuera del mapamundi informativo. La respuesta ha sido desigual. Muchos medios han mostrado interés por el contexto diamantífero. Pero no ha habido otra organización a la que hacerle un traspaso de nuestras actividades. La región necesita organizaciones que tengan la capacidad de hacer inversiones a largo plazo y de realizar profundos cambios estructurales. Lamentablemente, los intereses de los donantes internacionales están todavía lejos de Boda.

Ahora es inevitable hacerse la traicionera pregunta “¿qué hemos dejado?”… como si toda acción humana tuviera la imperiosa necesidad de perpetuarse en el tiempo. No puedo ser demasiado ambicioso en la repuesta, no puedo hablar de grandes construcciones ni de infraestructuras que vayan a recordar nuestro paso para siempre. No era ese nuestro objetivo.

Sin embargo, sé que dejamos algo mucho más valioso: el incontable número de niños que tuvieron otra oportunidad, que pudieron superar el duro bache de una traicionera malaria, o de una descompensación nutricional. Bache que, en muchos casos, será el último crítico que tengan que superar en la primera infancia, porque, a partir de los 5 años, los niños desarrollan más defensas naturales para combatir las enfermedades.

También me consuela pensar que todavía nuestros compañeros siguen trabajando no lejos de aquí, en Gadzi. En caso de emergencia, pueden responder rápido. Además, Gadzi es una zona todavía más desfavorecida y vulnerable dentro de la ya de por si frágil situación de todo el país.

En la que de momento será mi última colaboración desde República Centroafricana a este blog colectivo, quiero agradecer el trabajo de los compañeros que no están en el terreno pero que hacen que distancias de miles de kilómetros parezcan un simple paseo. Y quiero agradeceros también a todos los que habéis leído el blog, y os habéis interesado por la República Centroafricana, aportando vuestro granito de arena a la mejora de la condiciones de vida de sus habitantes.

Y finalmente, mis últimas letras son para los verdaderos protagonistas, aquellos que son el último eslabón en toda esta gran cadena: los que conducen los coches que nos trasportan, los que nos instalan la luz para que trabajemos y los que administran los tratamientos que curan a los pacientes. A los compañeros centroafricanos, con agradecimiento.

Desde Boda,

Óscar

____

Fotos: © Óscar Sánchez-Rey

La farmacia de Sassele

 

Por Óscar Sánchez-Rey (República Centroafricana, MSF)

Sassele es un pequeño pueblo donde hemos abierto un centro de salud que dará cobertura de salud primaria y gratuita a los niños de 0 a 15 años. La foto de hoy la tomé el día que fui a visitar el pueblo para presentarnos a las autoridades, pedir permiso para trabajar y seleccionar al personal que va a ocuparse del centro. Como suele ser costumbre durante estas visitas, la gente nos suele enseñar lo más representativo de la localidad. La farmacia de Sassele era el único proveedor de medicamentos “modernos” antes de nuestra llegada.

Vaya por delante que no tengo la más mínima intención de criticar o menospreciar al protagonista de la foto, propietario del establecimiento y que accedió a posar con una extraña mezcla de orgullo y resignación. Él se juega sus escasos ahorros para comprar medicamentos, que desde luego nadie le regala, y lo peor (y esto os los cuento yo), de los que no tiene ni las más mínimas garantías de que el producto que está dentro de los comprimidos sea el que dice en la etiqueta.

Con el desastre organizativo que podéis ver, con la ausencia de la más mínima norma de higiene y almacenamiento de medicamentos y (esto no está en la foto, pero también os lo cuento yo) la completa ausencia de criterios de prescripción, sólo quería mostraros lo que significa acceso a la salud en lugares como Sassele.

Me ahorro hablaros, casi por vergüenza, de los precios de estos fármacos y del esfuerzo económico que supone comprarlos.

Desde Boda,

Óscar

_____

Foto: © Óscar Sánchez-Rey

Los ladrillos de nuestro organismo

Por Óscar Sánchez-Rey (República Centroafricana, Médicos Sin Fronteras)

La primera de las fotos que os muestro hoy corresponde a un plato típico centroafricano. Carne de vaca servida sobre hojas y un vaso de té caliente. La carne proviene de la vacas de los pastores nómadas, que durante la sesión seca, bajan hasta el sur de la Republica Centroafricana donde siempre hay pasto para alimentar a los animales.

El té caliente va bien para combatir el calor (no es una contradicción) y para mitigar la picazón en la boca del condimento a base de chile que siempre acompaña al plato. El trozo de pan es cosa mía, y es que, aunque lejos de casa, me cuesta comer sin pan en la mesa. La carne es de buena calidad y el plato resulta sabroso.

Pero no venía en este blog a hablaros de la gastronomía centroafricana. Esta foto pretendo que me sirva de excusa para explicarlos cuál es uno de los orígenes del problema de la desnutrición. La carne y el pescado son las dos fuentes principales de proteínas en la dieta. Las proteínas, entre otras muchas funciones, están encargadas de la construcción de tejidos, son los “ladrillos” de nuestro organismo.

La energía para movernos, los hidratos de carbono, proviene de la harina de mandioca (también conocida como batata o yuca). Un adulto puede soportar mejor la falta de proteínas en la dieta y sobrevivir un cierto tiempo solamente a base de hidratos de carbono. El cuerpo adulto ya está “construido” y requiere menos aporte proteínico. Evidentemente no es ni mucho menos lo aconsejable, pero hablamos de un contexto con escasez de alimentos.

Sin embargo los niños, en pleno estirón, en pleno proceso de “construcción” de su organismo, no pueden soportar por mucho tiempo la falta de proteínas. Comer sólo harina de mandioca, verdadera base nutricional de Centroáfrica, no aporta ni de lejos los nutrientes mínimos.

Esta ausencia proteínica en la dieta es responsable del cuadro de desnutrición llamado “Kwashiorkor”. Los cabellos quebradizos, las manchas en la piel y los edemas que en ocasiones dan una falsa imagen de niño rellenito y saludable, son las características más típicas de esta enfermedad. En esta segunda foto lo podéis ver en una de nuestras pacientes.

La ración de carne de la primera foto, apenas suficiente para una persona, cuesta 75 céntimos de euros. Un precio totalmente prohibitivo para la mayoría de las gentes aquí. Una familia de siete miembros se puede alimentar a base de harina de mandioca, que “llena pero no alimenta”, durante tres días por 1,5 euros, justo el doble.

En un país, donde la mayoría de la población vive con menos de un dólar al día, las matemáticas son claras: en la lista de la compra no entra la carne.

Desde Boda,

Oscar

_____

Fotos: © Óscar Sánchez-Rey

Pequeñas emergencias

por Óscar Sánchez-Rey (República Centroafricana, MSF)

Hoy quería hablaros de aquellas otras actividades añadidas al programa nutricional que desarrollamos en Boda, igual que en cualquier proyecto regular de Médicos Sin Fronteras. Concretamente de las respuesta a urgencias.

No todas las emergencias que atendemos son de gran calado, ni mediáticas, ni, por suerte, afectan a miles de personas de una sola vez. La República Centroafricana es un país vulnerable a los caprichos de la naturaleza, a las epidemias, y también a los accidentes de tráfico o a los incendios. Es nuestro trabajo mantener los ojos abiertos a esas otras circunstancias que nos son las exclusivas del programa en el que trabajamos.

Las tensiones políticas, las variaciones meteorológicas o los caprichosos microorganismos desencadenan crisis humanitarias que afectan a mayor o menor número de personas. Trabajamos en planes para poder dar respuesta a esas situaciones de la manera más rápida posible. Es importante conocer el contexto donde nos movemos y tener identificados miembros del equipo listos para comenzar una respuesta de urgencias en las primeras horas, que siempre son las más críticas.

Las emergencias que os muestro en estas fotos son pequeñas, no afectaron a muchas personas y afortunadamente todas tuvieron un final feliz, ya que no hubo muertos.

La primera es un pueblo donde hacemos el programa nutricional: Ngotto. Nos llegó la noticia de que una fuerte tormenta había provocado bastantes daños. Mandamos un equipo a evaluarlo.

Al final sólo fue necesario trasladar a nuestro hospital a tres pacientes. El herido más grave es el niño de la foto con el collarín. El muro de su casa, del que tenéis la foto más arriba, se le cayó encima. Susto inicial que quedó en algunos días de reposo en el hospital.

La segunda emergencia fue un accidente de tráfico. La inadecuadas condiciones de carreteras y vehículos hizo que un camión que trasportaba personas volcara por exceso de carga: más de 60 heridos… La velocidad reducida que llevaban y tal vez el destino se aunaron para que aquello no acabara convirtiéndose en una tragedia.

Al final, algunos heridos graves y la mayoría sólo contusiones… En las fotos de más abajo, el quirófano donde se sutura la pierna de un paciente…

<img

… la improvisada sala de clasificación de heridos…

… y un enfermero de nuestro equipo repartiendo analgésicos.

Saludos desde Boda.

Óscar

____

Fotos: © Óscar Sánchez-Rey

19 millones

Por Óscar Sánchez-Rey (República Centroafricana, MSF)

La semana pasada os contaba cómo organizamos aquí, en Boda y sus alrededores, el programa de nutrición terapéutica. Esta es una emergencia de las muchas silenciadas que hay, a pesar de las cifras que desde aquí, desde Boda, me parecen inabarcables: casi 19 millones de niños en el mundo padecen desnutrición aguda severa. O lo que es lo mismo, están en peligro de morir por desnutrición.

Hoy sólo os dejo unas fotos que corresponden a Yawa y Boganangone, dos localidades donde realizados el programa nutricional en las condiciones en que os comentaba la semana pasada: consultas médicas móviles en las que nos instalamos en algún pequeño centro médico si lo hay, o incluso al aire libre si no hay más remedio.

En esta primera tenéis la zona de espera de pacientes…

… de ahí pasamos al registro…

… luego a la consulta médica…

… y finalmente a la distribución de alimentos terapéuticos preparados, los RUTF de que os hablaba en el post anterior.

Si pensáis en la cifra que os comentaba al principio, los 19 millones de niños que hoy en el mundo necesitarían estar en alguna foto parecida a estas, os podéis hacer una idea de la enormidad de la crisis. De hecho, ni siquiera un 10% de esos 19 millones reciben en la actualidad los alimentos terapéuticos que podrían salvarles la vida.

Desde Boda,

Óscar

_____

Fotos: © Óscar Sánchez-Rey