BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona y Arquitectura sin Fronteras.

Testimonios de la violencia en Sudán del Sur

Por Karel Janssens (Sudán del Sur, Médicos Sin Fronteras)*

Me presento brevemente: me llamo Karel Janssens, soy coordinador de terreno de Médicos Sin Fronteras en Pibor, en el Estado de Jonglei, en Sudán del Sur. Quiero haceros una rápida introducción a la que va a ser una pequeña serie de testimonios de pacientes recogidos por nuestros equipos tras la última ola de violencia en esta zona.

 

Por situaros: en Pibor, MSF proporciona atención sanitaria en tres estructuras de salud, tres clínicas: una en el pueblo de Pibor, una en Lekwongole y una en Gumruk. Y estas tres estructuras ofrecen la única atención sanitaria disponible para las 160.000 personas que viven en esta zona. El pasado 23 de diciembre, tuvimos que evacuar al equipo al saber que iba a producirse un ataque inminente contra Lekwongole y la propia Pibor, lo que de hecho se produjo: Lekwongole el día de Navidad, y Pibor un par de días después.

Regresamos a Pibor el 7 de enero y reanudamos las actividades médicas. Unos días más tarde, yo mismo me desplacé a Lekwongole para comprobar en qué estado estaba la clínica: me la encontré reducida a cenizas. Sólo quedaban las paredes y el techo, y del resto no queda nada, lo habían quemado todo, y lo que no, lo habían esparcido por todas partes. Un verdadero caos. Y en cuanto a Lekwongole, era un pueblo fantasma. Las llamas lo habían devorado todo, no quedaba ni una sola choza en pie. Apenas unas pocas personas vagaban por aquel siniestro paisaje, junto a perros callejeros y algunos pájaros.

Ahora hemos vuelto a trabajar en Lekwongole. Pasamos consulta a las personas que huyeron del pueblo y que se han instalado como han podido en los alrededores de Lekwongole. No se atreven a regresar a sus casas, primero porque ya no queda nada en pie, pero también porque tienen miedo de nuevos ataques. Así que la gente se acerca desde el campo en busca de comida -que esperan conseguir en la pista de aterrizaje- y en busca de asistencia médica.

Uno de los principales problemas a la hora de reanudar las actividades es el hecho de que nuestro personal local sufrió también las consecuencias de la violencia. Al poco de volver a Lekwongole seguíamos sin noticias de casi treinta de ellos; algunos regresaron después, pero de otros seguimos sin saber nada.

Tres semanas después de los ataques seguíamos recibiendo pacientes con heridas de bala y otras sufridas durante la huida. Pero también vemos muchos casos de malaria: casi la mitad de los pacientes que vemos la padecen. Vemos diarrea, infecciones respiratorias, y naturalmente esto se debe a que la gente se ha dispersado por el campo, buscando refugio como han podido entre árboles y matorrales, y duermen al raso y sin mosquiteras.

Estos han sido ataques de mucha virulencia. Yo mismo pude comprobar, viajando por la carretera que conduce desde aquí hacia el sur, que la mitad de las aldeas han sido atacadas e incendiadas. No es la primera vez que se produce un ataque en el Estado de Jonglei. El año pasado ya hubo varios, tanto aquí en Pibor como en Pieri, más al norte. Los equipos de allí también tuvieron los mismos problemas, con hospitales saqueados, evacuaciones, muchos heridos y entre ellos muchas mujeres y niños.

En los próximos posts me gustaría, simplemente, dejaros los testimonios de algunos de los pacientes que hemos atendido en estas últimas semanas, ya que no hay mejor forma de explicar lo sucedido.

(Continuará)

* Karel Janssens es coordinador de proyecto de MSF en Pibor, Estado de Jonglei.

____

Foto superior: Pacientes atendidos en la clínica de MSF en Pibor tras los ataques (© Heather Whelan/MSF).

Foto inferior: Dentro de la clínica incendiada de MSF en Lekwongole (© Heather Whelan/MSF).

8 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Es horrible , parece cosa de peliculas de terror lo que usted explica , la vida de las personas cada dia vale menos , no se a donde vamos a llegar. Y los que pueden no hacen nada no piensan que dios los esta mirando y que no van a duirar siempre y tendrán su castigo.

    03 febrero 2012 | 13:56

  2. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Es horrible , parece cosa de peliculas de terror lo que usted explica , la vida de las personas cada dia vale menos , no se a donde vamos a llegar. Y los que pueden no hacen nada no piensan que dios los esta mirando y que no van a duirar siempre y tendrán su castigo. De eso no me cabe duda

    03 febrero 2012 | 13:57

  3. Dice ser beatrizlucia

    tremendo el testimonio de esta medica , los medicos sin fronteras ponen en peligro constante sus vidas, conoci a varios un dia en barcelona en una reunion de una medica Amparo ella es de un lugar hermoso Terrazas y en la actualidad ayuda en el desierto del sahara al pueblo saharawi, ojala la gente los ayudaran

    03 febrero 2012 | 17:35

  4. Dice ser EINSTEIN

    No leo la palabra Islam ni la palabra musulmanes por ningun lado,la verdad para hacer esto mejor os estais callados por que no habeis DICHO NADA

    03 febrero 2012 | 17:35

  5. Dice ser beatrizlucia

    se que aca en montevideo hay gente que si los ayuda , son extraordinarios y tienen mucho coraje , pues luchan contra la ignorancia de muchas culturas , religiones tabues que dejan morir a sus mujeres en los partos , tremendo y asi ponen sus vidas en peligro , valla un abrazo desde mi uruguay ,beatriz lucia vilar

    03 febrero 2012 | 17:40

  6. Dice ser Papa Noel

    EINSTEIN, quieren hacernos creer que la violencia es algo que pulula en el aire y que no hay unos culpables concretos. Los que denuncian la violencia sin decir quienes son los violentos, están apoyando a los violentos.

    Los violentos asesinos son los ISLAMISTAS. Si, los seguidores del islám, son los que están asesinando a los cristianos y a otros musulmanes que no están de acuerdo con estas salvajadas. Pero los colaboricionistas nunca dirán quienes son los asesinos.

    03 febrero 2012 | 17:49

  7. Dice ser krisum

    Yo también me sumo a la “extrañeza” porque no se nombre al Islam en todo el artículo.

    La religión de la paz… y los progres por lo que se ve.

    03 febrero 2012 | 18:25

  8. Dice ser Susana

    Einstein and company, una cosa es lo que vosotros queráis leer y otra lo que es la realidad. Informaros un poco del contexto del que habla, que, por lo que destila de vuestros comentarios, sabéis más bien poco. Si hubiérais leido algo la prensa en los últimos días, sabríais que este concretamente no es un enfrentamiento religioso. Qué lástima que interpretéis todo según vuestras propias obsesiones. Eso limita mucho la capacidad de aprender cosas nuevas, lo siento por vosotros.

    06 febrero 2012 | 11:08

Los comentarios están cerrados.