BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona y Arquitectura sin Fronteras.

¿Volver a empezar? (en Mogadiscio)

Por Alfonso Verdú, Médicos Sin Fronteras (Somalia)*

Para mucha población somalí obligada a huir en busca de ayuda, sí. Para muchos actores humanitarios que intentan ahora entrar en el país, también. Para unas pocas organizaciones, como Médicos sin Fronteras, que llevan años en Somalia, no tanto. La llamada internacional de ayuda para la crisis del Cuerno de África estaba y sigue estando muy alto en la agenda pública: medios de comunicación, agencias de Naciones Unidas, ONGs, gobiernos, hasta el propio Vaticano.

La ecuación que se nos presenta para despejar es relativamente sencilla: no ha llovido, la sequía ha acabado con el ganado y los cultivos, la población se ha quedado sin comida y sin medios de subsistencia, se genera hambruna. Eso es lo descriptivo. ¿Qué toca hacer ahora?: dar cientos de millones de dólares, comprar comida, dar comida. Ecuación despejada.

Antes de terminar mi última misión en Mogadiscio en diciembre del año 2007, MSF logró abrir un hospital de 70 camas. Este hospital tenía un programa nutricional pediátrico, para niños menores de 5 años. A las dos semanas de la apertura, estaba totalmente lleno. Respondíamos a brotes de cólera, atendíamos las complicaciones obstétricas, continuábamos con la cirugía de guerra… representaba lo que Somalia ha sido, era en ese momento y es ahora para MSF: una de las mayores y más prolongadas crisis humanitarias del mundo consecuencia de un interminable conflicto armado interno.

Sí, ahora tenemos una nueva ventana de oportunidad: podemos restablecer al personal internacional en Mogadiscio de forma permanente. Evaluar esta posibilidad era una de las razones de mi desplazamiento a Mogadiscio estos días pero, después de estar aquí una semana, lo que he visto es que esta sigue siendo la Somalia cuyas complicaciones no sólo obedecen a una sequía extrema, sino también a la violencia, al desplazamiento, al fracaso de las políticas internacionales de cooperación al desarrollo, a la ausencia de actores humanitarios sobre el terreno y a un gobierno basado en Kenia que no es funcional. Esto es, a factores estrictamente humanos.

Sobre el terreno, hemos visto un enorme aumento en nuestros programas nutricionales, llegando a tratar a siete veces más niños desnutridos que en el mismo periodo del año pasado. La desnutrición severa aguda está por encima de los umbrales de emergencia. Hay muchos desplazados internos dispersos por Mogadiscio, difíciles de mapear y acceder. Hay que prepararse para los casi inevitables brotes de cólera. Hay que vacunar contra el sarampión. Todo eso lo tenemos ya en marcha.

Pero precisamente esto no pasa sólo por pedir millones de dólares. Esto pasa por hacer la ayuda efectiva (que llegue rápidamente), imparcial (que llegue a quienes más lo necesitan), neutral (que no se penalice a la población sólo por vivir en áreas controladas por actores que no nos gustan o con quienes no sabemos tratar) e independiente (que no sea manipulada o controlada por otros que no seamos nosotros).

Hacer eso no es tan sencillo. El modelo de ayuda internacional que se nos vende (movilizar fondos, comprar comida, darla) no funciona en un entorno como el Somalí. Mogadiscio no tiene nada que ver con una región que se encuentra a 20 kilómetros de aquí (Jowhar). Ni siquiera un barrio de la capital tiene nada que ver con otro situado a 10 minutos en coche.

La situación de los somalíes en los mega-campos de refugiados de Dadaab (Kenya) tiene también poco que ver con las regiones más desfavorecidas de ese mismo país. Como poco tiene que ver la situación (y cómo implementar programas humanitarios) en los campos de Dolo (Etiopía) con la que vemos en otras regiones de ese país, en muchas de las cuales la población no muestra signos severos de desnutrición, por ejemplo.

Por tanto, aglutinar todas estas micro-realidades en un eslógan que combine “Cuerno de Africa”, “sequía” y “hambruna” es cuanto menos simplista y, hasta el momento, poco útil para la población somalí.

Todo apunta a que estamos ante una crisis gravísima, pero una crisis compleja a la que no se puede responder con soluciones simplistas. Estar en Mogadiscio con el personal de MSF que ha mantenido los programas activos permite cuanto menos tener una buena idea de la realidad.

¿Volver? No para nosotros, hemos estado aquí durante 20 años seguidos. Otra vez hambruna… ¿Volver a empezar? No para nosotros, la crisis de la población somalí ha sido una constante desde hace mucho tiempo, sobre todo dentro de Somalia, pero también con los refugiados en Etiopía, Kenia, Yibuti, Uganda o Yemen.

La gran prioridad ahora, dentro de tanto ruido, sigue siendo la misma: que la población somalí acceda a una ayuda de emergencia médico-humanitaria de calidad mientras las soluciones políticas siguen en estado crítico.

*Alfonso Verdú es responsable de Operaciones de MSF para Somalia, Kenia y Etiopía.

_____

Fotos: Equipos de MSF atienden a los desplazados somalíes en el distrito de Wadaag, al sur de Mogadiscio (13 de agosto de 2011). © Feisal Omar.

6 comentarios

  1. Dice ser Asuntos internos

    “una de las mayores y más prolongadas crisis humanitarias del mundo consecuencia de un interminable conflicto armado interno.”

    Si los somalies tienen un conflicto armado interno es culpa de los somalíes y de nadie más. Ya basta de querer chantajearnos a los tontos blancos con la pena. No voy a dar ni un céntimo para Somalia Y PUNTO.

    24 agosto 2011 | 20:00

  2. Dice ser lorens

    Es muy triste que los niños tengan que pagar las concecuencias de tantos años de corrupcion y violencia muy bueno por todas estas ong que llevan ayuda a los que lo necesitan pero hay algo super importante que es la educacion y prevencion.

    25 agosto 2011 | 01:23

  3. Dice ser una que lo intenta.

    Luego queremos que las ONG puedan hacer mucho con lo poquito con que contribuimos y tantos desastres como ocurren casi a diario?
    No dan abasto, son muchas las tragedias a las que tienen que hacer frente.
    Seamos mas solidarios y sera posible atender a mucho mas.
    Solo con un poquito de cada uno de nuestros bolsillos, el mundo seria mas llevadero.
    Muy poco de cada uno de nosotros, seria todo mas facil.

    25 agosto 2011 | 10:51

  4. Dice ser Pablo Mármol

    ¿Por qué nadie critica los beneficios de la primera empresa del mundo (“vende” mucho utilizando su logotipo de la cruz, y a personajes como cierto encubridor de pederastas) y siempre se pide que donemos los pobres (empobrecidos por esta empresa y otras de parecida calaña)?, ¿a qué dedican sus inmensos beneficios (que siempre son la plusvalías usurpadas del trabajo de los pobres) todas estas empresas?, ¿a empobrecer aún más a países como Somalia para que se mantenga el estatus actual de muy ricos frente a muy pobres?, y encima da la p. casualidad de que el Cuerno de África es el “Gibraltar” de esa zona, y a muchos de estos golfos les conviene mantener la situación en tanto no se aclare quién se hace dueño del Estrecho. Viene a cuento citar aquella vieja frase de “unos nos ayudan, y otros nos U.S.A.N”:

    27 agosto 2011 | 20:48

  5. Dice ser Una

    Ahora estoy de acuerdo, si el resultado de regalar es que les gusta comer gratis y siguen pidiendo, debereis enfocarlo a buscar otra forma de vida, erradicar la violencia desde el sistema educativo, cosa improbable debido a que ya se niegan a adaptarse o a recibir educación, muchos prefieren andar tropecientos km. para recibir todo gratis y abandonar si conviene a sus hijos pequeñísimos.

    Veamos, organizar un sistema educativo que sólo gustará si lo efectúan ellos con un sueldo pagado por las ONG, claro. Pedirles que se dediquen a erradicar la violencia fallará, porque muchos de ellos se dedican a esto. Puf, desde luego es un problema.

    ¿Darles medios para que creen empresas o bien promuevan la economía? Pasa que el mundo occidental ya se ha hartado de regalarles el dinero y los medios.

    Veamos, construir ciudades es un trabajo, mientras otros cultivan, otros crían animales y otros preparan la comida para que sea comestible, a mí me parece imposible, los que estais en Somalia lo vereis más claro, quizás me equivoco.

    No tienen el sentimiento de asentarse en un terreno y construir y quedarse, crear familia, crear trabajo. Es que muchos de ellos se niegan a todo, especialmente a solucionar sus problemas con su propio esfuerzo

    ¿Y si los dejamos que evolucionen solos? No creais que es tan malo, es aceptar que la evolución sigue su curso y nosotros los humanos no la vamos a cambiar, la mejoraremos pero de cambiarla nada.

    No podemos cambiar su evolución, despertar, son ellos los que prefieren seguir el camino del todo gratis. Ellos mismos deberán darse cuenta de que se han acabado los regalos de los países occidentales y que deberán buscarse la comida, la casa y el trabajo: Es así.

    Batalla perdida, pero aprenderán a buscarse la vida sólo con su esfuerzo, si pueden.

    Hace tiempo que dejé de creer que pueden hacerlo, en el futuro lo sabré y si me he equivocado con ellos pediré disculpas, pero ahora no los veo capaces, en serio.

    27 agosto 2011 | 21:51

  6. Dice ser Susana

    Una,
    “No tienen el sentimiento de asentarse en un terreno y construir y quedarse, crear familia, crear trabajo” ja ja ja ja ja ja jaa… es que se leen unas cosas… claro, es que son como animales, hay que ver, que no se quedan en su país en guerra para hacer familia. ¡Cómo no se les habrá ocurrido! ¡Llámales y se lo cuentas! Tú que eres mucho más lista lo habrías hecho seguro. En la Somalia destruida por 20 años de violencia y sequías, tú tendrías piscina. Como eres tan lista y ellos son tan tontos, tus hijos no se morirían de hambre, habrías hecho llover por arte de magia y te sobraría tiempo para hacer calceta…
    ¡Pero qué sistema educativo!? que Somalia no existe como Estado, que llevan veinte años en guerra!!
    Y andar 300 kilómetros para comer gratis es una cosa muy divertida, yo lo estoy deseando. Mira, hoy en vez de ir al super de mi barrio, me voy a poner a andar, sin nada y con mi hijo a cuestas, hasta que llegue a Francia a ver si me cae algo.
    De verdad, ¿te crees lo que dices o lo haces por provocar?

    29 agosto 2011 | 13:17

Los comentarios están cerrados.