BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona y Arquitectura sin Fronteras.

“Hace falta agua para vivir como personas”

Por Roxana Pintado, Ayuda en Acción Bolivia

El viernes conocí a Marcela Hualpara. Vive en Viliroco,  a 35 minutos de la ciudad de La Paz, en pleno altiplano, donde sólo crecen algunos cultivos con mucho esfuerzo.  Marcela y su familia cosechan patatas y quinua, el cereal más nutritivo que dan estas tierras.

Viliroco está al borde de la carretera que va desde la sede de gobierno  -La Paz- hasta Viacha, la cabecera del municipio, pero a pesar de estar tan cerca de la ciudad y tener tan buena conexión caminera, hay muchos servicios a los que sus habitantes no tienen acceso; hasta hace muy poco, por ejemplo, no tenían agua potable.

 Marcela cocinando

La casa de Marcela está a escasos 400 mts de la carretera; allí vive  con su esposo, sus tres hijos y dos sobrinas. La más pequeña de sus hijas tiene seis años y va al preescolar en la escuela cercana, donde estudian otros 1200 alumnos hasta concluir el bachillerato. En toda la comunidad no hay más de 80 viviendas y la más alejada dista 8 km. de la escuela  y del sitio donde ya se alza, para alegría de todos, el tanque que abastece  a todas con agua potable.

Cuando llego a su casa, la sobrina mayor de Marcela está cocinando la comida. Utiliza bosta de vaca como combustible porque el gas licuado lo guardan para cocinar en la noche, cuando no se puede estar afuera. No se puede usar leña para cocinar porque en el altiplano no crecen árboles y la leña es muy cara.

 Marcela y sus vecinos ya tienen agua potable

“Hemos vivido como en el tiempo de los patronos, tomando el agua que sacábamos del pozo en la tierra. A los niños les daba “gusanera” y tenían que faltar a la escuela; gastábamos mucho en medicinas. Ni hablar del trabajo que pasaba para lavar la ropa y no podía ni bañarme”, nos contaba Marcela.

Hace apenas un año que Ayuda en Acción, con el apoyo de la Junta de Castilla La Mancha, les dio el apoyo financiero para que la comunidad construyera su sistema de agua potable. Nadie les construyó el sistema; fue la propia comunidad la que se organizó para abrir las zanjas necesarias y bajo la supervisión de un maestro constructor puso la mano de obra y los materiales locales. Así se fue elevando el tanque con capacidad de 20 mil litros y la red de conexión domiciliaria hasta cada una de las casas, (12.9 kms de tendido).

Cada familia puso 30 jornales de trabajo en los que hombres y mujeres se turnaban para las diferentes tareas. La  Alcaldía puso el proyecto listo para la ejecución, con sus planos y los cálculos , y la cooperación se encargó de cubrir el costo de los materiales que no se pueden conseguir allí, como el cemento, las tuberías, los grifos, etc.

Así, con el trabajo de todos, fue posible que además de todas las casas, también la escuela, la sede comunitaria y la posta de salud tengan el servicio.

Pero la comunidad también se ha organizado para la gestión del sistema, así no hay interrupciones del servicio. Además de poner por escrito sus estatutos, eligieron al Comité de Agua -integrado hoy por 5 mujeres y un hombre- que se encarga de la administración; contrataron un operador que además de echar andar y detener el suministro de acuerdo a los horarios establecidos, garantiza que la mínima falla  se arregle enseguida.

“Dos veces se quemó el fusible y una vez se arruinó el térmico, pero el operador enseguida fue a comprar los repuestos y el agua volvió ese mismo día a nuestras casas”, nos contaba Verónica, otra usuaria de Viliroco.

Y es que el mantenimiento del sistema se cubre con el excedente de la cuota fija mensual de 10 bolivianos (aproximadamente 0,90 céntimos de euro) que paga cada familia,  que alcanza para pagar el salario del operador, comprar los insumos para el hipoclorador y cubrir el costo de la energía eléctrica. Y que haya agua cada día no es ya una preocupación de los vecinos. 

Ahora las preocupaciones son otras: ¿cómo construir un depósito para guardar las herramientas que se compraron con el proyecto y que quedan como patrimonio de la comunidad?; ¿cómo hacer que todas las familias entiendan que el agua es sólo para consumo humano, para  beber, cocinar, lavar la ropa y bañarse?; ¿cómo castigar a los que malgastan y la usan para riego?; ¿cómo instalar una ducha en sus casas, donde el agua salga caliente?;  ¿cuánto costará poner un medidor para que el que gasta más pague más?

“Hay que pagar mensual y puntual, para que no se corte el agua, pero la gente lo hace bien. Algunos están usando para regar  y no tiene que ser así; a ese tenemos que ver cómo lo multamos”, nos comentaba preocupado Don Roberto, el presidente del Comité de Agua.

Marcela recoge agua del grifo en un balde y se la alcanza a su  sobrina, agachada al lado del fogón en el patio. Marcela sonríe mientras su otra sobrina arrea una vaca para llevarla a pastar. Hoy  la alegría de la gente de Viliroco se nota en su día a día.

“Ha sido un cambio radical. Con la pileta a domicilio vivimos como personas “, decía Don Hilarión Alanoca en la reunión comunitaria que tuvimos con ellos.

Cuando me despedía de Marcela me dijo: “Ahora, los niños se lavan la carita con gusto porque el agua corre y ya no faltan al colegio porque no les duele la barriga. Todo el mundo está contento  desde que el agua llega a su casa. Dígale eso a la gente que nos ayudó”. Y yo estoy cumpliendo esa tarea.

8 comentarios

  1. Dice ser Horoscopo Gratis

    Exactamente, concuerdo en todo lo expuesto en la nota, creo que si no cuidamos el agua como debemos nos pasará cosas realmente horribles tanto a nosotros como a los animales :s

    15 noviembre 2010 | 13:00

  2. Dice ser SERA LA UNICA QUE SE HA QUEDADO EN BOLIVIA

    ¡QUE RARO! SERA LA UNICA QUE SE HA QUEDADO, PORQUE LOS DEMAS LOS TENEMOS AQUI EN ESPAÑA MANTENIENDOLES A BASE DE CHUPAR AYUDAS SOCIALES, TOTAL QUE SE VENGA, SI UNA MAS DESPUES DE 6 MILLONES DE INVASORES DA LO MISMO

    ZPARO SUBE UN POCO MAS LOS IMPUESTOS Y YA ESTA QUE SE VENGA Y ES LA SEIS MILLONES UNO DE MANTENIDOS

    15 noviembre 2010 | 13:23

  3. blog-solidario-cooperantes

    Muchísima gente en Bolivia y en otros países de América Latina se queda trabajando por salir adelante allí y éste es un claro ejemplo. Es gente que está comprometida con su país y que quiere que su familia y su comunidad tenga un futuro con las necesidades básicas cubiertas.
    Es muy fácil generalizar y decir que todos vienen y que chupan ayudas, algo que no es cierto.
    Te invitamos a que viajes a alguno de estos países y veas los proyectos en los que trabajamos, seguro que cambias de opinión.

    15 noviembre 2010 | 13:53

  4. Dice ser Mytnick

    Nosotros tenemos agua y no vivimos como personas,sino como esclavos

    15 noviembre 2010 | 14:30

  5. Dice ser antonio larrosa

    El agua es la más sana de las bebidas, y sin embargo pocos podemos disfrutar de un agua verdaderamente potable.

    Clica sobre mi nombre

    15 noviembre 2010 | 16:06

  6. Dice ser manu

    La abundancia de agua no es sinónimo de vivir
    “como personas”. En mi pueblo, las truchas están rodeadas de agua por todas partes y (aunque creo en la evolución) pienso que nunca alcanzarán el status de persona. El agua es necesaria para vivir, y basta

    15 noviembre 2010 | 16:20

  7. blog-solidario-cooperantes

    Tienes razón Manu, pero lo que queremos señalar con este artículo es que el acceso al agua es un derecho que tenemos las personas.

    15 noviembre 2010 | 16:45

  8. Dice ser una que piensa.

    A los pueblos del mundo pobre, les hace falta algo de lo que sobra al primero.Solo algo del sobrante.
    Si eso se umpliera, se acababan sus problemas.
    Si nos dieramos cuenta un momento de lo poquito que necesitan e hicieramos una reflxion sensata cada uno como individuo de lo sencillo que es, otro mundo seria posible.
    UN POCO DE LO QUE NOS SOBRA, SEÑORES, SOLO ESO, UN POCO DEL SOBRANTE LES BASTARIA A ELLOS.
    Que fuerte es no? si, asi de simple, un poco de lo que nos sobra les seria suficiente a ellos. Pero no estamos dispuestos a compartir, esa es la cuestion… Meditemos sobre esto.

    18 noviembre 2010 | 13:26

Los comentarios están cerrados.