Entradas etiquetadas como ‘will smith’

La genialidad de Will Smith nos vuelve a sorprender en ‘El Hormiguero’

Tenía muchas ganas de ver la nueva visita de Will Smith a El Hormiguero para presentar Men In Black 3. Primero porque empieza a ser un clásico: cada vez que viene a presentar algo a España se deja caer por el programa de Pablo Motos. Segundo porque es imposible no partirse de risa con este actor. Y tercero porque estaba convencido de que iba a demostrar que si le tratas bien, obtienes réditos… algo que deberían enseñarle al ¿periodista? maleducado que intentó besarle en la boca el otro día.

Evidentemente, la visita no fue tan genial como la primera vez, eso es imposible. Aquella vez nos sorprendió a todos cantando Torito Bravo. Tampoco fue tan espectacular como su segunda aparición, cuando nos hizo llorar de risa y levantó la entrevista a su hijo y a Jackie Chan. Aún así fue divertido, porque con este hombre parece imposible imaginar un escenario aburrido.

“Necesito practicar más, pero quiero hablar solo en español“, decía al principio del programa. Lógicamente no lo consiguió, pero el simple hecho de esforzarse para que le entiendan sin necesidad de traductor ya tiene mérito. Aunque claro, a mí me tiene ganado desde hace años y no soy el tipo más objetivo para juzgarlo.

Es un tipo especial, Will Smith. Cuanto más lo ves, más te das cuenta. Le preguntan que qué hizo los últimos cuatro años, en los que no rodó nada, y responde “estuve siendo padre y marido”. Le preguntan que qué cambiaría de su pasado y dice que estar ahí sentado, en ese momento, es el mejor momento de su vida. Le piden que se pelee con una pelota de goma y lo hace, poniendo (además) caras divertidas. Parece un tipo muy honesto y tiene un sentido del espectáculo envidiable.

Por eso, porque es consciente de que vive de su imagen, no pierde la sonrisa en un solo momento. Sugiere que Pablo Motos sea un alien en Men In Black 4, se enfrenta al presentador en un rap en directo (pídele a Shakira que te cante algo sin que lo haya preparado, verás qué sorpresa te llevas) y si tiene que levitar con El hombre de negro, levita, siempre y cuando Pablo Motos lo haya hecho antes, claro. “El que inventa experimenta”, que dirían en el cole.

El Hormiguero al que acude Will Smith suele ser divertido porque el programa lo es de por sí, pero además lo montan todo a lo grande. Son conscientes de que es el día estrella y cuanto más espectacular sea, mejor. Así se entiende que “Will Smith” y “Pablo Motos” llegaran a ser Trending Topic en Twitter, teniendo enganchados a un montón de fieles, entre los que hay también muchas caras conocidas.

Ah, por cierto… si pensáis que Will Smith no es así de genial en todas las entrevistas es porque no habéis visto su intervención en la BBC, donde rapea la canción de El príncipe de Bel-Air y cuenta cómo la elección del nombre para su personaje en la serie (Will Smith), fue acertada porque todo el mundo le terminó llamando así (y a Alfonso Ribeiro le llaman Carlton, claro).

PD: No solo me cae bien Will Smith, sino que además le tengo un gran cariño a todo el equipo que hace El Hormiguero. Sí, sé que se nota… ¿pero para qué me voy a esconder?

Will Smith nos hace llorar de risa en su visita a ‘El Hormiguero’

BecConsejo: “Ríe todo lo que puedas”

Desde que vi el anuncio de que volvía El Hormiguero y que lo hacía con Will Smith, no paraba de preguntarme si el programa estaría a la altura de la primera (y mítica) visita del actor. No es que dudara de Will, ni mucho menos, sino que había que tener en cuenta que (en principio) los protagonistas eran Jackie Chan y Jaden Smith (el hijo de Will), por lo que no era descabellado pensar que nuestro rapero chupara menos cámara que la primera vez.

Afortunadamente, no fue así. La entrevista a Jackie y Jaden duró pocos minutos, lo justo como para comprobar que el chaval está aún un poco verde (sólo faltaría, el pobre tiene nada más que 12 años), aunque ya cuenta con la misma chulería de su padre al que, por cierto, se parece físicamente.

En ésas apareció Will, junto a su esposa (Jada Pinkett Smith, de Matrix, ¿os acordáis?) y demostró desde el principio que el programa no iba a tener nada que envidiar al primero. Fue una carcajada constante, desde el principio. ¿La clave? Que Will transmite buen rollo, es inevitable. Desde que entra y le da un beso en los morros a su hijo, para hacerle pasar vergüenza (como todo buen padre), hasta el final con ese “Pablo, recuerdo que te quiero”.

Entre tanto pasaron muchas cosas, como que intentó hablar en español durante todo el programa, algo encomiable, o sus caras haciendo que lloraba “como un hombre”. Hay algo que pensé mientras veía el programa: ¿es posible que este hombre le caiga mal a alguien? Lo dudo.

El programa habría sido algo soso con Jaden y Jackie, a los que vimos especialmente cómodos en dos momentos: cuando el pequeño de los Smith se puso a rapear y cuando el rey de China habló en español (“Por favor, silencio”). Sin embargo, la aparición del matrimonio y el ingenio de Pablo Motos a quien, particularmente, vi más inspirado que de costumbre, convirtieron un programa con dudas en una obra maestra.

Realmente, Jada no participó de forma especialmente activa (se nota que Will está más curtido en estas lides). No obstante, fue protagonista cuando recibió los piropos de Pablo y el rapero se enfadó.

Además, como no podía ser de otra manera, dedicaron una canción tradicional a la audiencia. Aunque Jackie intentó sabotearla, no pudo evitar que finalmente sonara en el plató el “Hola don Pepito, hola don José”.

PD: No sabemos cómo será Will Smith en la vida real, pero no parece mal compañero para irse de cañas.

PD2: Os preguntaría si os gustó… pero doy por hecho que sí 🙂

Los famosos son majos… ¿cuando salen al extranjero?

Lo estaba pensando ayer después de ver a Hugh Jackman en El Hormiguero. La verdad es que estuvo exquisito. Siguió el rollo amablemente a Pablo Motos y a Flipy, bailó, hizo experimentos… un crack, vamos.

Imposible no acordarse de la famosa intervención de Will Smith y su torito guapo.

También me reí un montón entonces, pero me dio por pensar… ¿son así de majetes siempre o es sólo porque están en el extranjero?

Que conste que yo defiendo que los actores extranjeros son más cercanos que los españoles, pero claro, recientemente volví a ver la intervención estelar, hace unos años, de Morientes y Raúl en la televisión japonesa

El ejemplo va más por Raúl que por Morientes (y lo dice un raulista). Rulo, como le llama Guti, tiene fama de borde, de serio, de rancio. En cambio, cuando estuvo en la televisión japonesa parecía de lo más dicharachero. No se le recordaba tan alegre desde que Marca lo subió a un elefante, al principio de su carrera.

Por eso me pregunto… ¿será Will Smith un borde cuando esté en la tele estadounidense? Yo, sinceramente, creo que no *(ACTUALIZACIÓN: ¡Había puesto que sí! :S). Aunque es inevitable que la duda esté ahí…

Envía el post:

http://www.wikio.es

El mejor programa de la televisión

Como soy un gañán siempre pongo (y no con ‘COCO’ precisamente) cosas para reírme de ‘fatalidades’ que ocurren en algunos programas de la televisón. Pero esta vez es diferente. La noche del lunes disfruté como hacía tiempo que no lo hacía delante de la pequeña pantalla gracias a ‘El Hormiguero’, para mi gusto el mejor programa de la televisión.

Y es que ver a Will Smih cantando el ‘Torito Bravo’ del Fary fue la gota que colmó el vaso, el climax total:

¿Por qué ‘El Hormiguero’? La respuesta es tan sencilla que hasta yo, el becario más cutre de la historia del periodismo, puedo explicarla:

Consiguen hacer reír con un humor limpio y para todos los públicos.

Tienen al humorista con mejor gusto de este país, Pablo Motos, que además de parecer buena gente se ha sabido rodear de un equipo alucinante (muchos de ellos, como Juan y Damián -a los que tuve la oportunidad de seguir en directo cuando hacían ‘Ajenjo y Cigarro’ en la radio de la Facultad de Ciencias de la Información- ya llevan mucho tiempo con él).

Por estos simples motivos creo que hay que felicitarles y desearles una larga, muy larga, vida televisiva (y radiofónica).

PD: Will, para mí siempre serás ‘el Príncipe’. Grandioso.