Entradas etiquetadas como ‘testiculos’

¿Sabes cuántas veces pueden tocarte los testículos en un minuto?

Ni una, ni tres, ni cinco. Un hombre puede conseguir que le toquen sus partes hasta nueve veces en un solo minuto. No es un toque suave, todo hay que decirlo, pero el dato está ahí (podéis contarlo vosotros mismos en el vídeo). Sé que es raro y que, sobre todo a vosotros, os puede pillar en frío, pero si me he dejado los sesos en esta investigación es para dar a conocer cuáles son los límites de la masculinidad.

Comprendo que estamos ante la técnica más letal, la que nunca falla en autodefensa, pero entre el gesto impasible del profesor y que el vídeo comienza con el alumno/a (no distingo bien) cazando moscas, me ha entrado la risa floja.

PD: Lo que no me queda claro es si el “flas flas” ese que suena como cuando deshinchas la colchoneta de la playa es un efecto especial del vídeo (en plan cachete de Bud Spencer) o es el sonido de la fuerza que se proyecta con la respiración.

PD2: Un saludo para todos los amantes del kimono, entre ellos mi amigo Jesús, del periódico. Perdonadme por este chascarrillo sin maldad. ¡Un abrazo!

Envía el post:

http://www.wikio.es

¿Existe un dolor mayor?

Leonardo Da Vinci

“Donde hay mucho sentimiento, hay mucho dolor”.

Probablemente muchos ya hayáis visto este vídeo, pero a los que aún no lo hayáis hecho, os aviso: la primera vez impresiona. Es más, lo que mola es que de primeras os váis a asustar y no sabréis lo que ha pasado. Hagamos la prueba:

¿Impactante, no? Me duele tanto al verlo que no voy a entrar en si el chico es más o menos tonto (que un poco sí es). Y que dé gracias que su arma sólo disparaba pintura, que si no… adiós testículos.

PD: Tengo amigos que han jugado a esto del ‘Paintball’ y dicen que incluso con el traje especial duele o pica bastante, así que a pelo os podéis hacer una idea. Yo, como soy un cagón, paso. Y ahora, más.

PD2: Cuando era pequeño e iba de excursión con el colegio (casi siempre a una granja), en el autobús se cantaba mucho una canción que decía que “el dolor de los dolores, el dolor más inhumano, es pillarse los cojones con la tapa de un piano”. Pues bien, tras ver el vídeo creo que este hit de los Fray Escoba debería ser actualizado. En mi infancia aún no existían estos juegos.

Envía el post:

http://www.wikio.es

¿Cuánto habrías pagado por dar una patada en los testículos?

Me envió el enlace ‘Frank del casar’ y, entre una cosa y otra, se me pasó publicarlo en su día. Era una puja en ebay con el siguiente asunto: “Patada en los testículos”. De antemano os digo, que hubo un ganador.

La oferta, venía así anunciada: “¿Una mala racha? ¿La ira y desesperación se han apoderado de ti? Desahógate conmigo. Te propongo dar rienda suelta a toda esa acumulación de tensión. Pégame una buena patada en los testículos y libera toda tu ansiedad la vida se volverá de color de rosa a partir de ese momento”.

El asunto, como os digo, creo recordar que acabó bien (o mal, según como se mire) y la puja, que empezaba en 500 euros, obtuvo un ganador.

Al fin y al cabo, era tentadora:

– El receptor se comprometía a caracterizarse de quien quisiera el ganador (los gastos corrían por la cuenta del que ganara, claro)

– Se podía dar la patada con toda la fuerza que se quisiera (en seco y sin carrerilla)

– No llevaría protección (sólo un calzoncillo) aunque el ganador tenía que descalzarse

– Quien ganase quedaba exento de los posibles gastos hospitalarios

– El encuentro sería en Valencia un fin de semana (se desplazaba si le pagaban el traslado)

– Y, con algo de sorna, decía que se comprometía a retorcerse de dolor una vez recibida la patada (“aseguro gran realismo”)

¿Cuánto habrías pagado tú? Yo no lo tengo claro, pero creo que no me habría gastado ni la mitad de lo que pedían (ojo, que no digo que el asunto no lo mereciera).

Ahora, desde que vi el anuncio, no hago más que acordarme del pobre Hans Topo y su “balonazo en sus partes”.

Envía el post: