Entradas etiquetadas como ‘television’

¿Dónde vas con la sartén?

Es lo que tiene la televisión, que a veces, en el programa más inesperado, ocurre algo que te alegra el día. Así, sin más.

Eso es lo que pasó mientras esta presentadora se esforzaba en conducir rigurosamente su programa. Ella, seria y muy concentrada, no sabía lo que se estaba cocinando (nunca mejor dicho) detrás de su cabeza.

Sencillamente fantástico. La becaria entra con una sartén en la mano y pone cara de póker cuando se da cuenta de la situación. Y yo creyendo que este tipo de situaciones sólo podían ocurrirme a mí.

PD: No sé si será compañerismo, proximidad laboral o que me ha conquistado su inocencia, pero… creo que me he vuelto a enamorar.

Envía el post:

http://www.wikio.es

Le pusieron la cabeza como un bombo y acabó desmayándose en directo

Menudo susto me llevé al ver el otro día a David Buckner, un invitado frecuente del espacio económico de la FOX que conduce Glenn Beck (que no BEC; si no lo digo reviento), desmayarse en directo. Se balancea, luego se le cierran los ojillos y, cuando parece que se recupera, zas, al suelo. ¡Y Glenn se hace el sorprendido!

No me digáis que Glenn no veía venir el asunto. El pobre David descompuesto y él hablando de bonos, inversiones y ese tipo de cosas que sólo las mentes privilegiadas entienden. “Are you ok?”, le pregunta. Pues claro que no, hombre.

Está ahí todo excitado con los dólares y no atiende a razones. ¡Pero si cuando le va a dar la mano ya le ha dejado K.O.! Menos mal que todo quedó en un desvanecimiento ocasionado por un proceso febril.

PD: Al ver estas imágenes no puedo evitar acordarme de otros desmayos que se convirtieron en clásico de la Red. Mi favorito siempre fue el de Lopetegui .

Es imposible ser más torpe

Supongo que cuando uno va a participar a un concurso de preguntas y respuestas lo hace con cierta esperanza de superar las primeras rondas, creyendo que lo puede hacer bien.

Vamos, me sorprendería que alguien me dijera que va a la tele a participar en un concurso porque no tiene otra cosa que hacer y le da igual que se rían de su participación.

Sin embargo, hay cuatro míticos concursantes que copan los vídeos más vistos de YouTube y que parecen responder a este último patrón.

1) FALLAR LA SEGUNDA PREGUNTA

2) AGOTA LOS COMODINES Y FALLA LA PRIMERA

3) CUANDO EL PÚBLICO SE RÍE DE TI

4) MI FAVORITO: TIENE QUE HACERLO A PROPÓSITO

PD: Sé que los vídeos son antiguos, pero seguro que alguno de vosotros aún no los había visto. Merecen la pena, mucho. Especialmente el último.

PD2: (Actualización 17.41 h.) El hecho de que el tercero sea una broma, como muchos bien apuntáis, no es óbice para echarse unas risas.

Envía el post:

‘Topanga’ engordó muchísimo… pero le supo sacar partido

No sé si alguno de vosotros recuerda a Danielle Fishel (Topanga en la serie Yo y el mundo que emitía TVE -ahora Disney Channel).

Yo, cuando era pequeño, estaba completamente colado por ella (por ella y por Cindy Crawford, pero más por ésta, que la veía accesible porque era de mi edad… más o menos).

Hacía, en el comienzo de la serie, de chica esotérica. Hablaba del karma antes de que Earl naciera y era más inteligente que Martin el de Los Simpsons.

Para colmo, luego creció y se hizo toda una mujer. Un bellezón que terminó por enamorar a Cory Matthews, el protagonista de la serie en cuestión.

Pero…. porque en todas estas historias siempre hay un pero, la fama se apagó. Cuando la serie terminó, se dio cuenta de que había estado demasiados años haciendo el mismo papel, que estaba encasilladísima.

Topanga engordó. Mucho. Hasta ella misma se dio cuenta de que se había pasado, porque no podía ser sano que una persona tradicionalmente delgada padeciera el sobrepeso que ella estaba sufriendo.

Entonces puso remedio y supo sacar provecho de ello: empezó a perder peso y se hizo imagen de la marca NutriSystem (al estilo de lo que pasó en España con Rosa). Entonces, se dedicó a pasear palmito por los programas de la tele vendiendo su “antes” y “después”.

Quizás os parezca una tontería, pero lo cierto es que con esto recuperó un sitio que había perdido dentro de la televisión.

Ahora, con menos kilos y con la fama restablecida, se encarga de presentar el programa satírico The Dish. Para que luego digan que no se le pueden sacar partido a esos kilitos de más.

Envía el post:

Entró con la motó en el plató, perdió el control y casi atropella al público

Umberto Eco

“Hoy no salir en televisión es un signo de elegancia”.

Sucedió en Polonia y es, sin duda, una de las peores cosas que te pueden pasar en la vida. Participar en un show televisivo en el que se supone que tienes que lucirte y acabar metiendo la pata hasta el fondo.

El chico debía entrar en el plató tranquilamente con su moto, pero algo raro pasó. La ‘scooter’ parecía como poseída por el mismísimo diablo, tanto que la cosa acabó en accidente y, por qué no decirlo, en milagro.

Ya lo habéis visto, por centímetros no se llevó por delante a la primera fila del público asistente. Menos mal que todo quedó en un susto.

PD: Y digo yo, ¿a quién se le ocurre entrar con una moto al plató? Como diría un actor estadounidense llamado Jack Gould, “hay algo absolutamente tranquilizador sobre la televisión: lo peor está siempre por venir”.

Le tocó una teta en directo

Hans Blomberg

“Pero los dos puntos más bellos permanecen conmigo”

“Qué mejor en medio del prime time que tocarle una teta a mi compañera”, debió pensar el presentador Hans Blomberg cuando palpó soezmente el pecho de la guapa Susanka Bersin. A él debió resultarle gracioso; a ella, no tanto.

El galletón era obligado. Hans tenía que anunciar los resultados de una votación de la ‘Bundesvision Song Contest’ (una alternativa a Eurovisión de la cadena privada alemana ‘Pro Sieben’) cuando, de repente, espetó que los votos más bonitos eran los pechos de Susanka. Y como si nada, echó mano al ‘pastel’.


Claro, Susanka, que es guapa pero no tonta, le abofeteó al instante, algo que a Hans no le hizo gracia: “El verdadero escándalo es que ella me abofetease, no lo que yo hice”. Toma ya. No entiende el enfado de Susanka y encima se ofende.

PD: Leo en el ‘Daily Mail’ que su jefe le dijo que había ido “demasiado lejos”, pero que no le va a despedir. Será que el chico, a fuerza de bravuconadas, da audiencia.

PD2: ¿Será todo un montaje de esos a los que ya estamos acostumbrados?

Obama y Michelle hacen magia juntos

Qué pareja tan entrañable. Son el matrimonio de moda y en Japón, que son unos linces para estas cosas, ya le están sacando provecho.

¿Cómo? Muy sencillo. El proceso, por si os atrevéis, se resume en seis pasos:

1- Comprar el Magia Borrás.

2- Buscar un par de trucos de Juan Tamariz en YouTube.

3- Repasar los capítulos que tengáis grabados de ‘chan-ta-ta-chan’.

4- Ensayar tres cuartos de hora.

5- Pintarse la cara de negro.

6- Repetir sin parar ‘yes we can’.

Una vez cumplimentados todos esos pasos, el resultado es el siguiente:


PD: Me encantaría saber japonés para poder entender sus chistes, ya que el público se mea de risa. ¡Maldita sea mi ignorancia!

PD2: ¿Por qué todos los imitadores se me dan un aire a Carlos Latre?

–> FOTO: Reuters

La supuesta borracha de la Sexta tuvo la culpa de mi adicción

Hace más de dos años, en mi periódico entrevistaron a Diana Alonso, una presentadora de un ‘teleconcurso’ que emitía La Sexta a la que acusaban de haber empinado el codo más de la cuenta antes del programa. Ella lo negaba todo y echaba la culpa al jet-lag, pero para mí era demasiado tarde. Estaba consternado, como un niño cuando pilla a sus padres en plena faena el primer viernes que regresa pronto a casa.

Yo necesitaba conocer a Diana, pero era complicado. Los medios de comunicación informaban de un despido fulminante tras ver los vídeos colgados en YouTube y, fuese así o no, lo cierto es nunca más la volví a ver.

Desde ese día, sin saber por qué, empecé a aficionarme a los ‘teleconcursos’. Cuando me situaba delante de la pantalla me sentía más cerca de ella, era mi forma de tenerla presente. Pero del enamoramiento ingenuo pasé al vicio.

Los ‘teleconcursos’ me producían una descarga de adrenalina incomparable, hasta el punto de convertirse en uno de los ejes básicos de mi vida. Cuando quise darme cuenta de mi adicción era demasiado tarde, así que aprendí a aceptarme tal y como soy.

Reconozco que echo de menos esos concursos en los que se preguntaba de qué color es el caballo blanco de Santiago, para mi gusto, un ‘tonguete’ mucho mayor, pero es que la gente se ha vuelto muy lista, así que acepto con deportividad que suban el nivel, aunque ello me impida participar.

-> Es tu turno: Mándame tus fotomontajes, tus vídeos raros (propios o de YouTube), tus parecidos razonables… cualquier cosa que te haga gracia y quieras que publique, a elblogdelbecario@gmail.com o en la sección “contacto”