Entradas etiquetadas como ‘stanley thomas’

Lo más raro que ha pasado durante la semana (9-15 enero)

Bueno, se nos ha ido una semana más, arranca otra… ley de vida, muchachos. Sin embargo, no vamos a dejar pasar la ocasión de recopilar esas frikadas que hemos pasado por alto en el blog porque ha sido una semana de muchas noticias raras, ya sabéis. Bueno, repetimos la fórmula de la semana pasada: una chorrada noticia, un párrafo.

1. La mujer con dos vaginas

Melisa (y luego David) me habló de esta mujer hace unos días, pero tuve que priorizar y el vagabundo de la voz de oro fue más fuerte. La protagonista de la historia se llama Hazel Jones, tiene 27 años, y fue a la tele a contar que ella tiene dos vaginas, algo que solo ocurre a una de cada millón de mujeres. La mujer, que contaba su caso en el programa This Morning, sufría con cada menstruación desde los 14 años, pero no fue hasta los 18 cuando fue al médico, después de que su novio le dijera que tenía algo “diferente”.

2. ¿Quién dijo que leer era aburrido?

Con tiempo, dinero y un máster en El efecto mariposa de El Hormiguero, podéis experimentar una nueva forma de desayunar mientras leéis 20 minutos. Adiós a ese avance de páginas mecánico, adiós a que todos los días sean iguales: abrid vuestras mentes y dejad paso a lo que yo he decidido llamar: el pasapáginas del espeluznao

3. Una gran ciudad… hecha de grapas

Si un día descubrís que tenéis 40 horas libres y no sabéis en qué emplearlas, tal vez este vídeo que me hizo llegar Arancha os sirva de inspiración. El artista Peter Root creó en ese tiempo la ciudad del futuro… a base de grapas. Sí, muchachos, todo un Nueva York (o Benidorm, vamos, un sitio de edificios altos) construido en grapas. Merece la pena verlo por el resultado y por el gasto… ¡¿cuánto dinero se habrá dejado el pobre en grapas?!

4. Superhéroes en horas bajas

De esta crisis no se libra nadie, ni siquiera los superhéroes. Quizás por eso vimos al increíble Hulk, muy desmejorado eso sí, atracando un banco en Hamburg, Estados Unidos. Las cosas como son, puestos a robar, mejor eso que una media, porque yo eso de las medias en los ladrones nunca lo entendí: vale que te permite ver sin que te identifiquen, pero… son incómodas, antiestéticas y ridículas (puestas en la cara, se entiende).

5. Un ejemplo a seguir

Cada vez que se te ocurra decir eso de: “Debería ir al gimnasio, pero me da pereza”, piensa en el galés Stanley Thomas, que a sus 94 años sigue dedicándole casi una hora diaria a hacer ejercicio. Es evidente que no te asegura vivir más pero, las cosas como son, aumenta las probabilidades.


PD: Aprovecho para recomendaros una web que recopila los enlaces que usamos a diario y que muchas veces no nos apetece buscar. Se llama enlacesmil.