Entradas etiquetadas como ‘sorpresa’

El perro arruinó la sorpresa en el último momento

Como algunos creéis que este blog es una sucesión de noticias estúpidas y sin sentido, hoy vengo a demostraros que no. Este blog es una sucesión de estupideces sin sentido, pero no necesariamente noticias. Por eso me veo obligado a reflexionar con vosotros sobre las peticiones de mano y las sorpresas que se van al traste.

¿Imagináis que al chico que le pidió matrimonio a su novia con un tráiler de cine se le hubiera quemado la película? ¿Qué haríais si un avión escribe el nombre equivocado en el aire? ¿Dónde te meterías si delante de toda una cancha de baloncesto tu novia te dice que no se va a casar contigo? ¿A quién recurres si se te cae el anillo de pedida desde lo alto de la Torre Eiffel?

Bueno, pues será que soy un paranoico o que tengo mucho mundo (no os engaño porque hay confianza: soy un paranoico), pero estas cosas pasan. El último caso que he visto, más gracioso que dramático, me lo envió Roberto a través de la comunidad becaria en Facebook. Espero que no lo hayáis visto, si es así, me disculpo.

Tenemos a un muchacho, Chris Nicholson, que va a pedir la mano de su amada, Amanda, (digo yo que será amada, si no es estúpido que se haya casado con ella) en pleno bosque, después de colocar una camarita para grabar el momento irrepetible. El problema es que había pensado en todo salvo en su perro, un animal curiosete que intentó meter el hocico hasta donde le dejaron. Y claro, como no le dejaban, el muchacho se las ingenió para… bueno, no lo cuento, os lo enseño:

Habréis visto que el vídeo dura poco más de veinte segundos, pero tiene su gracia, ¿no? El perro se acerca a la cámara y la tumba, estropeando el idílico momento que con tanto trabajo había creado el joven enamorado. No sé qué os parece, pero ya lleva más de 70.000 visitas en YouTube (sin contar con el vídeo original, que fue suprimido) y es todo un éxito en la prensa de medio mundo.

Ahora bien, sé lo que estáis pensando: “Lleva cinco párrafos hablando de un vídeo que dura veinte segundos en el que vemos un perro dándole con el hocico a una cámara. No puede ser verdad. He desperdiciado los últimos cinco minutos de mi vida” (por favor, decidme que no lleváis más de cinco minutos leyendo esto), pero tengo un consuelo para vosotros… yo he tenido que buscarlo, pensar los cinco párrafos y escribirlos… ¡¡mi caso es mucho más triste!! Además, al contrario de lo que cree Fry, de Futurama, algo que se lee en cinco minutos no se escribe cinco minutos.

PD: Y así cada día, chicos. Lo mío no tiene arreglo.

El regalo que esta niña no esperaba

A todos, cuando somos pequeños, hay algo que nos hace especial ilusión. Algunos querrán conocer a su cantante favorito, los hay que disfrutarían dentro de una casa de muñecas de 15.000 euros, incluso puede que exista alguien que sueñe con tener La herencia de Tía Ágata. En mi caso era conocer a la plantilla del Real Madrid de entonces, Míchel a la cabeza.

En fin, a lo que iba es que todos queríamos (queremos) algo que sabemos que no vamos a tener… ¿o sí? El vídeo de hoy os hará olvidar todas las penurias que hemos pasado últimamente: ni conductores ebrios, ni millones tirados al váter, ni operaciones raras. Solo una niña feliz.

Poneos en situación: Lily, protagonista del post, es una niña a punto de cumplir seis años. Mamá coge la cámara y le dice que si quiere abrir un regalo anticipado por su cumpleaños a lo que ella, obviamente, responde que sí. Acto seguido la vemos en el sofá abriendo una mochila rosa en cuyo interior se encuentran películas, camisetas, comida… muchas cosas, en su mayoría de la marca Disney, al igual que la propia mochila de princesas.

Aprovechando que Lily está exultante, mamá le pregunta si hay algún lugar al que ella querría ir con todos esos productos, si existe un sitio en el que debería llevarlos puestos y la pequeña, sonriendo, dice nuevamente que sí: Disneyland.

Como suponéis quienes habéis llegado a esta línea, la madre le dice que está de enhorabuena, porque se van a Disneyland ese mismo día. Ella no se lo puede creer y… bueno, mejor que lo veáis vosotros. Como ya sabéis el contexto, podéis ir directamente al lío a partir del 1:50.

La pobre llega a dudar de su cumpleaños y le ha pregunta a su madre “¿es hoy?” porque no entendía que un regalo tan grande pudiera llegar una semana antes.

No sé si alguna vez habéis llorado de felicidad. Si no lo habéis hecho y pensáis que es imposible, tenéis que volver a ver a esa niña bailando y llorando justo antes de decirle a su madre “Te quiero”.

PD: Luego nos hacemos mayores y la gente se graba en vídeo para dar malas noticias… pero eso ya es otra historia.