Entradas etiquetadas como ‘slqh’

Los diez secretos de ‘Sé lo que hicisteis’

BecConsejo: “Si tienes ante ti un texto muy largo que no te apetece leer, echa un vistazo a las fotos e imagina lo que pone”

La semana pasada Sé lo que hicisteis cumplía 800 programa y lo celebraba con el fichaje de Ricardo Castella. Desde que empezó han cambiado muchísimas cosas: las reporteras, las secciones, el vestuario de Patricia Conde… ¡hasta el nombre! Sí, sí, igual no os acordáis, pero todo esto empezó llamándose Sé lo que hicisteis la última semana (cuando era semanal, claro).

Arrancó como un programa semanal, en una cadena nueva donde hemos comprobado que los proyectos no duran mucho (porque, generalmente, fracasan). Sin embargo, algo hizo que SLQH diera en la tecla y haya evolucionado desde aquel 29 de marzo de 2006 hasta ahora, manteniéndose fresco y sobreviviendo a los vaivenes de los juzgados.

El porqué de su éxito está repartido en muchos factores, que van desde el acierto en los presentadores (Ángel y Patricia) hasta en cambiar aquello que no encajaba en el programa… para después reírse de sus propios fallos. Aquí van…

Los 10 secretos del éxito de ‘SLQH’

1. La humildad

Comenzaron siendo un programa semanal, sin demasiadas pretensiones, y han terminado siendo una referencia en la sobremesa, que su cadena alarga cada vez que le falla un proyecto. Fue concebido como un programa humilde y es el éxito quien ha obligado a que amplíe su presencia en pantalla.

2. Corrigen errores

No se obcecan. Si algo no funciona, no funciona, y punto. Se cambia y se hacen chistes sobre el fracaso del proyecto, ya sea dentro del programa o de la cadena. Al principio tenían una consulta con una abogada y hacían una especie de gags con dobles de famosos que, por lo que sea, no terminaron de cuajar. No hubo reparos en retirarlos y admitir que no había sido un acierto.

3. Cambios que no se notan

Pilar Rubio revolucionó la televisión a su llegada. La tele estaba harta de ver a los mismos de siempre y sus ojos encandilaron a la audiencia. Luego llegaron Cristina Urgel y Berta Collado, pero cuando quisieron darse cuenta, Pilar y Cristina emigraron. Llegaron Paula Prendes y Cristina Pedroche que no son lo mismo (fundamentalmente el cambio Cristina-Pilar), evidentemente, pero no desentonan en absoluto. Berta es un encanto.

4. Estilismo de Patricia

Puede parecer una chorrada, pero os aseguro que no lo es. La Sexta ha sabido sacarle partido a la belleza de Patricia Conde, que en los primeros programas pasaba casi desapercibida. Ni la ropa ni el peinado hacían que la presentadora destacase, algo que ha cambiado (pero vamos, de forma radical diría yo) en los últimos tiempos. Os gustará más o menos, pero no cabe duda de que en términos de audiencia no ha perjudicado.

5. Rodearse de humoristas consagrados

No hay programa de humor sin humoristas (aunque algunos lo intentan, no creáis), y SLQH supo pescar bien. Bueno, ha sido un proceso paulatino en el que Ricardo Castella pone el punto y seguido a las incorporaciones de Miki Nadal, Dani Mateo y Ángel Martín. Este último fue la punta de lanza del programa durante mucho tiempo. Especialmente acertado fue lo de Ángel y Dani, ya que ambos eran menos conocidos que Miki (famoso ya por El Informal, como Patricia).

6. Reponerse a los vídeos

No poder poner vídeos de Telemadrid, ni de Cuatro, ni de Telecinco, ni de Antena 3 ha sido un duro revés para el programa. No en vano, hubo un momento en que prácticamente todo se hacía con imágenes de otras cadenas. Para suplirlo han tenido que tirar de cadenas locales, de la TDT, a veces incluso de cadenas internacionales, y han alargado los gags. De momento, la cosa les funciona.

7. Caen bien

A los famosos, por lo que sea, les caen bien, y eso se nota. Poco a poco se van haciendo conocidos entre todos y pueden presumir de que Alejandro Sanz les ha gastado una broma, de que Amaia Salamanca ha participado en el programa e incluso ha hecho de pareja de Ángel Martín (coincidirás conmigo, Ángel, de que está por encima de nuestras expectativas, hoy por hoy). Gustan a la audiencia y a los famosos. Y todo eso cuenta.

8. Aprovechan la audiencia de otras cadenas

Belén Esteban es un filón, nos guste o no nos guste. Puedes decir lo que quieras de ella, bueno, malo o regular, que siempre encontrarás oídos dispuestos a escucharte, rebatirte, o apoyarte. Eso también lo ha sabido aprovechar SLQH, porque al margen del humor, lo suyo también es hacer audiencia. Cogían (y cogen) lo mejor y lo peor del resto de programas para analizarlo (bueno, a veces analizarlo, otras veces rajar… según el día, jeje). Si a los demás les funciona, ¿por qué no les iba a funcionar a ellos?

9. Transmiten buen rollo

Esta gente se lo pasa bien haciendo el programa y eso se nota. Parece que la relación entre todos ellos es bastante buena (de hecho, algunos de ellos ya eran amigos antes de coincidir en el programa y eso se nota), algo que al final siempre se traslada al otro lado de la pantalla. Esos ataques de risa espontáneos son siempre una fórmula del éxito garantizada. Que se lo digan a Wyoming o a Buenafuente, que llevan ya un par de años viviendo de ello (gracias a Dios).

10. Una oferta distinta

Hasta que llegó Tonterías las justas, la única posibilidad de ver la tele por la tarde sin pagar canales por cable ni sucumbir a la vida de fulanito y menganito, era Sé lo que hicisteis. Encontraron a un público desencantado con la programación vespertina y consiguieron absorberlo criticando aquello que lo había desencantado. Una vez fidelizado, los cambios fueron tomados con más o menos normalidad, de modo que SLQH, sin tener unas cifras de escándalo para lo que es la tele de hoy en día, sí ha conseguido por mérito propio hacerse un hueco en la sobremesa… y se agradece.

PD: No sé vosotros, pero yo no me he quedado con ganas de escribir nada más.

Por una reconciliación inmediata entre ‘Sé Lo Que Hicisteis’ y Telecinco

Pablo (lector)

Hola Bec, como he visto lo que has hecho con La chica de ayer, he pensado que también podrías escribir algo sobre la guerra abierta entre Telecinco y La Sexta, y más concretamente con Sé Lo Que Hicisteis, que es un programa fantástico, pero que sin los vídeos de Telecinco ya no tiene tanta gracia.

Señores de Telecinco, señores de La Sexta, ¿a ustedes les parece bonito que, con los tiempos que corren, haya gente sufriendo en su casa por unos malditos vídeos? Venga hombre, por favor, un poquito de humanidad, que todos tenemos derecho a reírnos. Pero si los de SLQH lo hacen de buena fe…

Además, señor Vasile, entre usted y yo, pierde más Telecinco que La Sexta. Difiero con este lector en que SLQH haya perdido gracia, y menos tras el fichaje de Paquirrín, pero sí creo que estaría mejor si pudiesen hacer su trabajo como al principio, es decir, sin su veto. Es más, creo que Telecinco es quien lo está sufriendo realmente: sus datos de audiencia están malamente y sus programas cada vez se conocen menos. ¿Por qué? Pues ahí está la respuesta. ¿O acaso creía que los buenos datos de antaño eran por la calidad de sus programas? Hay un refrán muy viejo que dice que lo importante es que hablen de ti, aunque sea mal, y esa publicidad gratis le venía muy bien a su cadena. A buen entendedor, pocas palabras bastan (por seguir con los refranes; ya sabe, niño refranero, niño puñetero).

PD: Señor Vasile, no le cuesta nada. Venga, pelillos a la mar y cada uno a la suyo. Espero que este post le haga reflexionar y decida hacer feliz a un lector. Usted ceda un poco, que ya verá cómo ellos, sin decirles nada, se comprometen a dar menos cera al ‘tirantes’ (con cariño) en su vuelta a los platós de Fuencarral. Además, que los chiquillos ya le pidieron perdón a las puertas de ‘su casa’.

Envía el post:

http://www.wikio.es