Entradas etiquetadas como ‘selena gomez’

Venden un muñeco hinchable para gays con la imagen de Justin Bieber

El fenómeno Bieber no conoce límites. Hace poco tuvimos noticias de que muchos de sus fans, los llamados Beliebers, se afeitaron la cabeza para solidarizarse con su ídolo, haciendo caso a la falsa noticia de que estaba enfermo de cáncer. El joven Justin es un producto de mercadotecnia inagotable y ahora es noticia porque una empresa de juguetes eróticos ha vuelto a recurrir a él.

La compañía Things 4 Fun, que hace no mucho puso a la venta y tuvo que retirar un muñeco hinchable llamado ‘Justin Bieber’ tras ser demandada por el artista, acaba de lanzar otro muñeco, orientado para el público gay. Lo ha bautizado como ‘Just-in Beaver’ (fonéticamente suena exactamente igual que el nombre del artista) y es casi un calco del cantante canadiense: luce gorra de medio lado, enormes y coloridos auriculares, ‘sonrisa profidén’…

Además, la caja en la que el juguete erótico viene embalado está llena de guiños al novio de Selena Gomez (¡ay, omá!). Frases como “Finally 18”, en referencia a su recién estrenada mayoría de edad; la más explosiva “Selena can suck the gold of my Grammy” (Selena puede chupar el oro de mi Grammy) o “I’m not gay, OK maybe a lil” (No soy gay, bueno, quizás un poco), me hacen pensar que Things 4 Fun busca de nuevo un escándalo del que arañar minutos de publicidad gratuita (conmigo lo han conseguido, ¡qué cucos!).

Al tanto ya de la noticia, Justin Bieber, del que se lleva cuestionando su orientación sexual desde el mismo día que dio el salto a la fama, ya ha puesto a trabajar a sus abogados para que retiren el muñeco del mercado, que bastante tiene él con ser icono adolescente como para serlo también de los momentos íntimos del colectivo gay.

Sobre el divertido vídeo de las candidatas a Miss EE UU y el dichoso ‘Call me maybe’

No sabemos muy bien cómo, pero la canción Call me maybe de Carly Rae Jepsen, se ha extendido como un brote zombi y forma ya parte de nuestras vidas sin que sepamos muy bien cómo. Hace 13 días, mi compañera (y gurú) Miren, propietaria de 140 y más me pasó la web CarlyCallMe. Entre una maraña de vídeos con lipdubs de la canción estaba el de Justin Bieber, Selena Gomez, Ashley Tisdale y compañía… parecía que era el momento de retomar nuestro lipdub, aquello que propusimos hace dos años y que jamás llegó a fraguar.

Sin embargo, la cosa ha vuelto a salirse de madre. Como sabréis, a Justin, Selena y compañía les salió competencia nacional (con varios actores como Angy Fernández y David Castillo) y todos ellos se sumaban a una larga lista en la que también están Katy Perry, James Franco, el equipo de béisbol de la universidad de Harvard y un montón de gente anónima.

Y ahora, como eran pocos… llegaron las misses. Sí señores, las candidatas a Miss Estados Unidos han hecho su propia versión que, si bien no es la mejor de todas, terminará siendo una de las más virales porque:

1. Está preparado por la organización y les viene de perlas para publicitar el concurso.

2. Son un montón de chicas oficialmente guapas, la mayor parte del rato en biquini, haciendo el ganso.

3. Sale el multimillonario Donald Trump

Lo tercero es cierto, pero no creo que influya en el resultado. Juzgad vosotros mismos:

Vaya por delante que la cosa no viene de ahora, que en el blog que me pasó Miren hay locuras de éstas desde febrero, pero ha sido cogerle el gustillo al asunto los famosos y dispararse la fama de la canción, de las versiones y de los advenedizos que pretenden sacar algún rédito aprovechándose de este fenómeno (sí, yo estoy entre ellos). Además, aprovecho ya que pongo el vídeo de las misses para contaros algún dato más del asunto.

Entre los equipos universitarios de Estados Unidos se ha vuelto un clásico. Amenizan los eternos viajes de autobús con coreografías que para sí las quisieran muchos de Fama. Como os digo, hay decenas de versiones, pero yo me voy a quedar con dos, porque si no se eterniza el post:

Para que os hagáis una idea del éxito que tiene esto, el segundo vídeo acumula más de 11 millones de visitas en un mes.

En cualquier caso, como os digo son los famosos quienes han revolucionado el asunto. A continuación os dejo dos, el de Katy Perry y el de Justin Bieber, Selena Gomez y familia. Evidentemente no tenéis que verlos si no queréis. Es más, no tenéis ni que seguir leyendo. A estas alturas del post ya habréis saciado vuestras ansias de conocimiento perecedero y prescindible por hoy.

Lo que os decía al principio. En algún momento de este año la canción ha entrado a formar parte de nuestras vidas sin que nos demos cuenta.

PD: La canción es pegadiza, pero cuando la escuchas 120 veces como he hecho yo para hacer este post al final le terminas cogiendo un poco de manía.

Disney quiere crear otra Miley Cyrus

El otro día leí de refilón en Time que Disney está intentando crear una nueva Miley Cyrus. Nos guste o no, lo cierto es que la morena de día rubia de noche Hannah Montana es todo un éxito: serie, disco, película, videojuegos… después de unos años de juguetes rotos, parece que la factoría ha vuelto a dar en la tecla.

Por eso ahora están intentando moldear otra estrella de este estilo. Time señala como “la elegida” a Bridgit Mendler, una adolescente de 16 años que protagonizará su propia serie (Good Luck Charlie), en 2010.

Antes de Bridgit, Disney ha intentado lanzar asteroides año tras año desde el despegue de Miley Cyrus en 2006. En 2007 fue Selena Gomez, en 2008 los Jonas Brothers y en 2009 ha sido el turno de Demi Lovato. Todos ellos han tenido su propia serie al mismo tiempo que firmaban un contrato con la compañía para grabar discos, dar conciertos y hacer clin clin caja.

No creáis que es casualidad, ni mucho menos. Según la prestigiosa revista, los ingresos de los parques temáticos y tiendas Disney están cayendo (¿culpa de la crisis o es que ya está todo muy visto?) por lo que la factoría apuesta ahora por un modelo que tradicionalmente funcionó bien: adolescentes bien parecidos que sirvan de ejemplo a millones de niños en todo el mundo.

Un ejemplo: el fenómeno High School Musical. La primera película costó unos cinco millones de dólares (algo más de 3.300.000 euros). Se hicieron dos secuelas, se vendió la banda sonora, videojuegos, libros… en total, los ingresos oscilan entre los 150 y 200 millones de dólares (más de 100.000.000 euros). Como imaginaréis, Disney quiere bastante a Zack Efron y a Vanessa Hudgens y es lógico que monte en cólera si protagonizan un escándalo.

Después de años de fracasos, el gigante ha conseguido atar a todos sus productos estrella, que no se cansan de la compañía (esto de la compañía suena más a la serie Héroes) como ocurría con sus antecesores (como por ejemplo Shia LaBeouf).

Así que estamos en plena búsqueda del diamante, por lo que ya os podéis ajustar los machos. Si tenéis hijos, el marketing viral que os espera va a ser brutal. Llegará la serie, la película, el disco, los juguetes…

Luego vendrán los escándalos, la chulería, la sosería y la ignorancia, no necesariamente en ese orden.

PD: Para entonces será demasiado tarde… y darán ganas de gritar el “Ya están aquí…” de la niña de Poltergeist.

Bookmark and Share