Entradas etiquetadas como ‘salto base’

Se van sin pagar de un restaurante saltando desde una altura de 55 pisos

Cuatro amigos van a un bar (no, no es el comienzo de ningún chiste) y se toman unas bebidas. Todo va bien hasta que, llegado el momento de pagar, empiezan a surgir los problemas. El rácano dice que la última vez invitó él, el olvidadizo que se ha dejado la cartera, el parado dice que no tiene un duro y el que queda alega que lleva para pagar lo suyo, pero no le alcanza a lo de todos. ¿Qué pueden hacer?

No os compliquéis la vida buscando una solución, cuatro tipos australianos han dado con ella. Ante una situación así basta con… ¡¡saltar en paracaídas!! Sí, amigos, cuatro hombres subieron la semana pasada a las Torres Rialto de Melbourne (Australia) a tomar unos refrigerios en Vue de Monde, un restaurante situado en la planta 55 de una de ellas y antes de pagar saltaron desde ahí arriba. Pasó hace unos días, pero yo me he enterado ahora (ya sabéis, las comunicaciones con Australia, que tardan más porque está muy lejos).

Los cuatro vestían traje y aparentaban ser ejecutivos, de ahí que sorprendieran a propios y a extraños (una expresión que muchos dicen pero casi nadie escribe) dando un señor brinco desde el piso 55. Según contaba el dueño del bar a la prensa australiana, bajo las chaquetas llevaban paracaídas y cámaras, de modo que uno a uno fueron al baño, se cambiaron, y se reunieron nuevamente en la terraza para saltar y marcharse sin pagar. En la calle les esperaba un quinto hombre que les recogió en un vehículo y se los llevó a toda prisa.

Evidentemente, como suponéis, esto no era para tomarse unas bebidas por la gorra, sino toda una reivindicación. Parece que los aficionados al salto BASE lo tienen difícil en Melbourne para encontrar sitios desde los que brincar y decidieron hacer este salto protesta desde un lugar emblemático en el que todo el mundo pudiese verlos.

Si buscaban notoriedad: objetivo cumplido. Decenas de personas lo vieron, muchos aprovecharon para fotografiarlo (es lo que tiene una caída en paracaídas, que te da tiempo a sacar el móvil) y en Twitter la noticia corrió como Usain Bolt (por si no sabéis quién es, es un tipo que corre muy rápido).

Podría llenaros el último párrafo (sabéis que por costumbre suelo escribir seis, con un paréntesis más o menos en cada uno de ellos en el que os aclaro algún aspecto) con una retahíla de consejos como “guarda un par de euros en la cartera, por lo que pueda pasar”, o “lleva siempre en la mano el móvil por si pasa algo digno de ser fotografiado”. No obstante, creo que hoy lo más sensato es recomendaros que llevéis siempre vuestro paracaídas cuando salgáis de casa. Por si las moscas.

PD: Hablando de amigos tacaños… seguro que tenéis alguno. El de mi padre se llama Manolo, el mío, Fernando. ¿Y el vuestro?

Lo más raro que ha pasado esta semana (13-19 diciembre)

BecConsejo: “Revisa las compañías”

Hablaba con mis padres y me decían… “el sábado no publicaste, ¿verdad?”. No, no publiqué, y mis padres, que ya son unos genios de Internet (y como buenos progenitores, mis mejores fans), se dieron cuenta. No en vano, me siguen la pista en el blog, en Facebook y en Twitter (aunque menos)…

En fin, a lo que nos ocupa, que no me quiero liar. Sabéis cómo funciona esto: una recopilación de lo más curioso que ha pasado durante la semana y que no he tenido ocasión de contaros porque ha sido una semana muy televisiva en la bitácora.

1. Saltar para huir

¿Cómo evitar que te arresten cuando un policía viene hacia ti? Saltando. Es la explicación corta a lo que hizo Steve Jester, de 46 años, que llevó a cabo un salto base (saltó en paracaídas desde un puente, vamos) cuando un policía le iba a detener.

Jester grabó en vídeo la hazaña (bueno, él no, forzosamente tuvo que ser un amigo) y la subió a YouTube. Le dijo al policía “tengo que hacerlo” y saltó.

Llego sano y salvo a la parte de abajo, por si os interesa. Todo un angelito con allanamiento de morada, conducción bajo los efectos de las drogas y el alcohol, posesión de drogas y resistencia a la autoridad en sus espaldas.

2. La fiesta perdió chispa

Presentación del nuevo disco del rapero Diddy. Last train to Paris, se llama. El hombre habla directamente a la cámara mientras varias chicas en biquini toman copas junto a él.

Todo a media luz, que diría el tango, con una de ellas tomando un baño espumoso. Vamos, lo típico para celebrar el lanzamiento de un disco.

Pues bien, sólo puedo decir que espero que el éxito de la fiesta sea el preámbulo del que tenga el disco. Resulta que la pobre modelo que se bañaba (inocente en todo este tema) tuvo un percance con las velas que alumbraban la estancia. O lo que es lo mismo, que el pelo le salió ardiendo… un señor susto.

3. El cartero desnudo

¿Te animaría ver cómo un hombre de 52 años entrega el correo completamente desnudo? ¿Sí? ¿No? A ver, levantad las manos, que voy contando… vaya, vaya, gana el “no”. En fin, era sólo por curiosidad, porque hay un cartero de Milwaukee (Estados Unidos) que el otro día decidió repartir la correspondencia desnudo para animar a una mujer que parecía estresada.

El hombre, de 52 años, dijo que era consciente de que aquello no era una buena idea, pero que sólo quería hacer reír a esa mujer, según publica la prensa internacional. El informe del día 4 de diciembre, un día antes de que fuera detenido nuestro cartero desnudo, decía que el trabajador iba vestido sólo con una sonrisa.

Ahora, el protagonista de los hechos ha admitido que todo fue una estupidez, que no tiene sentido entregar el correo en porreta. Sin embargo, no puedo evitar tener una duda… ¿no estaría ejecutando la táctica de el hombre desnudo con esa mujer?

[Explicación, para los profanos]

PD: Ya os dije en Twitter que estaba siendo una semana dura para el mundo de las noticias frikis. Será el frío…