Entradas etiquetadas como ‘piso’

Los peores compañeros de piso que existen (I)

BecConsejo: “Antes de mudarte, piensa con quién lo haces”

Lo veis y lo iréis viendo: el 8 de octubre es el día de la convivencia en los blogs, una iniciativa a la que nos hemos sumado en 20minutos.es, cada uno a su manera.

La mía, que como casi siempre es la peor, es la de recoger anécdotas para olvidar de compañeros de piso (amigos, familia, perros, todo a la vez…). Me habéis mandado muchísimas, en los comentarios, a través de Twitter y por Facebook. Aquí están casi todas:

Algunas son clásicas… llegar media hora más tarde de la estipulada y despertar a todos (Patricia), luces que nadie ha encendido, el “fulanitoooo, ¡¡¡PAPEL!!!” (@moniqina), el cartón de leche vacío en el frigorífico (@BertuZK), discutir por quién se levanta a abrir la puerta (Patricia), que no laven los vasos ni sin querer (Gemmi), que por envidia te hagan la vida imposible con los estudios (Carmen) o la creencia de que la nevera se llena automáticamente y el baño se limpia solo (@carmncitta).

Los hay más extraños, como un compañero que iba al baño a evacuar desnudo y con la puerta abierta (@Zeta81), que tu padre toque la bandurria a las ocho de la mañana (Asun), que tu compañera espere SIEMPRE en la puerta del baño a que salgas para limpiarlo (Pedro) o que te encuentres con papá en el pasillo una noche a oscuras, os asustéis y despertéis a mamá (Ana). Incluso, que tu compañera diga que inspiró “la madre de José” de El Canto del Loco (@GlamourousRed), que limpien con una escobilla la taza del váter (Patricia) o que tu casero te riña por levantarte tarde (Jesús).

Otros son de nota, como que pongan te cadenas en el armario para que “no robes” (Mari Carmen), que hagan marcas en el papel higiénico para ver si lo usas (Carmen), que casi incendien la cocina y luego la limpien sólo hasta la altura de su brazo (@AlejaCalderon), que laven las verduras con lavavajillas líquido y te ofrezcan ensalada, que desenrosquen las bombillas del baño porque les molesta la luz de noche, que te prohíban tirar de la cadena porque se despiertan, que guarden el marisco de Navidad hasta Semana Santa (@cvelascoparra), que por no lavar las ollas y los platos los metan en su habitación (Jess), que te pillen en plena faena (noctambulokko)… por pasar, puede pasar que tu padre esté más gordo que tú y no pare de darte la brasa con que adelgaces (Christian) o que vivas con una mujer-cactus (@elgauchocanario).

Y por penúltimo (lo último vendrá esta tarde, que son historias más largas que como las meta en este post puede costarme la vida), está el caso de MC:

“Estoy casada y llevo 6 meses viviendo con mis padres por una lesión que me hace ser dependiente ahora mismo. El tema es que veo a mi marido como si fuéramos novios de hace 30 años, no tenemos intimidad, si salgo con él, a las doce en casa porque mi madre no se acuesta hasta que yo no llegue y me da cosa, y bueno, ya empiezo a no llevarlo bien…”.

PD: Luego seguimos…

PD2: El nombre entre paréntesis es el de quién me proporcionó la historia, obviamente.

Un piso de estudiantes que da asco

BecConsejo: “Cuando no te guste un libro, ciérralo, cuando no te guste una web, no vuelvas”

En mis años de estudiante he conocido a compañeros que vivían en pisos compartidos de lo más variopinto: personas con la casa ordenadita (los menos, para qué engañarnos), seres humanos que convivían con cierto orden y una relativa suciedad (la mayoría de casos) y animales en cochiqueras que ellos se empeñaban en llamar “casa”.

Sin embargo, pese a que he visto pisos sucios y desordenados (con platos por fregar desde hace más de una semana y suelos en los que te quedas pegado), no había visto ninguno como el de estos muchachos neozelandeses, que tienen el dudoso honor de tener la casa más sucia de Nueva Zelanda.

Si en el país oceánico existiesen programas como Gente o Callejeros, es posible que encontraran casas aún más sucias, pero de momento lo único que tenemos es esto, el piso donde viven seis estudiantes (Jarred Turnbull, Tahi Poasa, Hamish Catherwood, James Lentjes, Geert Lepoutre and Adam Lill) desde hace ocho meses.

Los muchachos participaron en un concurso de la radio donde buscaban el piso más cochambroso del país… ¡y se llevaron el 52% de los votos! No es para menos… tienen papelera por tenerla, porque el suelo es un gran cubo de basura, y lo peor de todo es que están orgullosos de ello.

Tanto es así que dicen que no lo ven mal, que lavan los platos pero que lo otro (la higiene, vamos)… como que no les va. Además, tienen el cuajo de decir que si pudiesen encontrar “algunas chicas para que lo limpien sería ideal”.

En la casa hay un séptimo habitante (una rata), un agujero en el techo y usan el horno como calefacción. Por cierto, por si pensáis que todo esto es sólo una foto que enviaron al concurso y que luego la cosa no es para tanto, creo que debéis saber que los del programa de radio montaron una barbacoa en casa para cerciorarse de que aquello era así, y la visita acabó con la Policía dispersando a 30 personas que estaban en el domicilio (vamos, que si es un papel, se lo han currado de lo lindo).

Minucias, si tenemos en cuenta que los bomberos estuvieron posteriormente en la casa porque a los muchachos, que son todo corazón, les dio por quemar muebles… (vamos, los huéspedes perfectos, el casero seguro que está encantado con ellos).

PD: Esta gente luego no se echa novia en la vida y van de víctimas. ¿Qué esperan, casarse con la rata?

PD2: Sabéis que la fama a veces acarrea problemas… ahora les amenazan con el desahucio si no limpian la casa (zas).

Hoy hace un año…

El incendio que nadie recuerda

Los nuevos perros más feos del mundo

– Envía el post:

Bookmark                            and Share