Entradas etiquetadas como ‘piropos’

Una joven mata a dos hombres por unos piropos ‘envenenados’

tambor_revolver

Hay palabras que no deben pronunciarse porque pueden acarrear consecuencias fatales. Esta reflexión no se les pasó por la cabeza a dos jóvenes venezolanos de 20 años que no pudieron resistirse a los encantos de una mujer. Hasta aquí, la historia podría ser el principio de una telenovela.

Todo comenzó cuando la chica, apodada ‘La Marbelis’, pasó caminando frente a un grupo de individuos que empezaron a decirle piropos demasiados subidos de tono, incluso insolentes, según indicó el atestado policial. La muchacha no respondió a los insultos e improperios en un primer momento, guardó su venganza para más tarde.

Minutos después, regresó armada con un revólver, y sin mediar palabra, vació el tambor del arma contra el grupo de hombres. Vamos, ni la ‘Mamba Negra’ de Kill Bill reaccionaría tan fríamente.

El resultado de su ‘gatillo fácil’ fue desolador: dos muchachos muertos, varios heridos y el resto se salvó porque pudo esconderse detrás de un muro.

La presunta homicida fue detenida horas después sin oponer resistencia, junto a otro chico de 16 años que presenció todo lo sucedido. “No sabemos todavía por qué la joven ha reaccionado de esta manera“, ha manifestado un portavoz de la policía. Que también añadió que ella, al parecer, no tenía ninguna relación con los fallecidos.

(Foto: Flickr / David Trawin)

Se lía a tiros porque unos obreros piropearon a la hija de su mujer

Esto es una alerta para los empleados de la construcción y para Arturo Fernández, galán de galanes: ¡ojo con los piropos, que no siempre son bien recibidos! Moderen sus impulsos halagadores para con las mujeres guapas, no vaya a ser que tengamos un disgusto como el que se ha vivido recientemente en el municipio argentino de Villa Gobernador Gálvez, al noroeste de Buenos Aires.

Allí, la zalamería mal entendida (o mal ejecutada, ¡quién sabe!) ha estado a punto de acabar en tragedia, cuando un caballero amenazó con un arma de fuego a unos obreros que saludaron con piropos el caminar frente a ellos de una señorita.

Era la hora de la comida y un grupo de trabajadores se reunió para comer tirando de tartera, como hacen todos los días laborables. Mientras reponían fuerzas, una joven pasó ante ellos y algunos no pudieron reprimir el deseo de jalear la belleza de la muchacha. Probablemente, su objetivo no era ofender a la chica, pero también es probable que alguno de los requiebros fuera desproporcionado.

Minutos después de la lluvia de “cumplidos”, un caballero que resultó ser el marido de la madre de la joven, increpó a los empleados por, según su entender, haber rebasado los límites del decoro. Tras dedicarse improperios varios, el caballero sacó una pistola y golpeó a uno de los obreros con la culata. Además, antes de retirarse del lugar de los hechos, tuvo tiempo de descerrajar varios disparos contra algunos coches. Alertados por el sonido de los tiros, varios policías se personaron en la escena del casi-crimen, pero el agresor ya se había largado. Ahora, le espera una citación en el juzgado.

Viendo lo mal que piropean algunos y lo rematadamente mal que se lo toman otros, confieso mi preocupación por el futuro del arte del halago. Arturo Fernández, por favor, cuídese mucho y reprima sus instintos.

Ps. ¿Qué piropos creéis que dedicaron a la muchacha para que el marido de su mamá se enfadara tanto? (Por favor, no seáis muy salvajes…)