Entradas etiquetadas como ‘pilladas’

Cuando te pillan haciendo algo que no debes

Comunidad becaria en Facebook

Una pillada es un mal momento, siempre lo es. Si eres famoso te pueden pillar con un micrófono abierto, de juerga, con alguien que no es tu pareja… si eres famoso no te puedes ni desnudar tranquilo, porque siempre hay una cámara que busca cuándo te rascas, cuándo se te ve medio cachete o cuándo echas el plástico en el contenedor de la basura orgánica (¡SACRILEGIO!).

Si eres un tipo normal y corriente (o incluso algo peor, como yo), tus miedos a ser pillado son más generales: temes que te descubran  copiando en un examen, que alguien de quien hablas mal te cace pegando una rajada o que un secreto que no debe ser revelado llegue a oídos ajenos por tu indiscreción.

Bueno… me falta uno. El que dio origen a este post después de una charla con mi compañero, amigo y escritor de Bravo, Tango, Siete, David Yagüe: que te pillen mirando un escote. Todo nació de un vídeo que puso en Twitter Berto Romero en el que veíamos (a estas alturas todos lo conoceréis) al marido de la presidenta de Finlandia echando un vistazo al escote de la princesa de Dinamarca. Os refresco la memoria, por si acaso:

A este pobre señor lo que le ha pasado, seguramente, es que no ha visto los vídeos de Salvador Raya en los que te enseñan a ligar y ha cometido un error de principiante. De todos modos, no siempre es fácil, amigos. En el fondo es una cuestión estúpida y muchas veces ni tan siquiera es premeditada, simplemente ocurre. Pongámonos en situación.

Estás hablando con una mujer cuya estatura es inferior a la tuya y su escote hace que mires prácticamente a sus cejas para que no se crea que estás enfermo, en plan Homer Simpson. Sin embargo, hay un resorte, un cable pelado, un algo que… cuando crees tenerlo todo controlado, algo te envía una señal equívoca a la cabeza, de la cabeza va a la vista y echas un vistazo rápido como quien tira un moco al suelo aprovechando que su madre está de espaldas. La diferencia es que tu interlocutor no está de espaldas y, sí amigos, se da cuenta. Obviamente no estamos hablando de una radiografía como la que hace este señor, hablo de un desvío de mirada, de un milisegundo… de un descuido.

Ahí hay varias formas de reaccionar: muchas se callan y piensan eso de “vaya por Dios con este tío”, a otras les entra la risa tonta (como a @BegoYpunto), algunas te dicen eso de “más arriba, más arriba” (como a @lunerita) y las hay a las que no les importa (como a @nayermaster, @Anauseros o @Carmen_Sancho)… pero no lo dudes, se dan cuenta. La vista se ha desviado lo suficiente como para que el hecho pase desapercibido.

Ahora bien, no todo en esta vida son escotes. A vosotras, chicas, también os puede pasar algo parecido (y encima no se ve nada, salvo que seas Butragueño).

Y siguen los riesgos. Alguna vez os he comentado que mi mayor pillada fue cuando estaba pegando una rajada de las que marcan una época, de ésas en las que tienes al público entregado partiéndose de risa y te vas viniendo arriba, y más arriba, y más arriba, hasta que de repente…


Porque decir cosas inadecuadas ante gente que no debes o en momentos inoportunos es más habitual de lo que pensamos. Yo he sido cazador en conversaciones que no debería oír: una vez me estaban preparando un regalo sorpresa y nadie se dio cuenta de que yo había llegado. Luego el pobre chivato tuvo que rectificar pero no hubo nadie que le creyera. Y no es algo que me pase solo a mí, no…

Es probablemente una de las pilladas más comunes. En esta categoría también entran casos como el que contaba Moncho en la comunidad becaria de Facebook:

“Mi novia es especialista en esos temas… un día en el metro se puso a contar chistes de policías teniendo a dos enfrente. Lo peor es que no se había dado ni cuenta y cuando se lo dije me contestó que no iba a parar, porque si no quedaba muy descarado…”

Estos son algunos ejemplos, pero estoy seguro de que vuestra vida becaria está llena de pilladas, que habéis hecho u os han hecho, y que están deseando salir de ahí dentro. ¿Por qué no las compartís con nosotros? ¿Cómo reaccionáis ante una pillada, tanto si eres el cazador como si eres el cazado?

PD: Para que luego digáis que vuestra opinión no importa en los medios. El blog del becario os escucha y comparte vuestros traumas… esto nos lo convalidan por créditos de libre configuración casi seguro.