Entradas etiquetadas como ‘pequeño’

Cuando el hambre aprieta a un niño no hay oración que valga

La cifra de sopapos por adelantarse a la bendición de una mesa es algo inalcanzable para el ser humano.

Son esas personas cuyo estómago ruge más que el ‘león de la Metro’ al inicio de cada película. De esos que lanzan la mano al plato, como si fuera un látigo, antes de que haya salido de la cocina. Lee el resto de la entrada »

Estos dos niños te van a hacer reír

nenesp

Los pequeños de la casa siempre sorprenden con sus trastadas, pero lo de estos chiquitines estadounidenses es para enmarcar.

El primero, como en esa famosa escena de la comedia francesa Los visitantes (No nacieron ayer), utiliza el váter a modo de bañera y se pega un relajante baño de espuma a espaldas de su mamá. Parece que le cuesta un poco distinguir los diferentes sanitarios del servicio. Lee el resto de la entrada »

El terrible ataque del oso inofensivo

BecConsejo: “No te fíes, por si acaso”

[Nota para los lectores no habituales: el post de hoy trata de un oso que ataca pero no hace daño (sino risa) porque es muy pequeño. Ocurrió en Rusia y tiene más de 154.000 visitas en YouTube. No hay más noticia que esa, podéis ver el vídeo y salir… lo demás es becariada]

La semana pasada fue realmente apasionante en el mundo friki. Ya sabéis que la actualidad banal me tuvo tan ocupado que llegué sin fuerzas al fin de semana y no pude publicar. Pues bien, parece que lo de esos días fue un coletazo de julio, porque esta semana ya se nota (incluso en el mundo friki) que informativamente estamos en agosto.

Ni zombis, ni ladrones torpes, ni rocambolescas historias con final inesperado. Ha sido llegar agosto y empezar a ver noticias como que un señor ha inventado una máquina dispensadora de barras de pan, a otro no le dejan tener una cabra como mascota, una señora se encontró un diente en una hamburguesa… vamos, si los posts de siempre os aburren, con estos podría avivar vuestras tendencias suicidas.

Hasta que llegó el pequeño, agresivo e inofensivo oso, a quien llamaremos Koda en honor a Hermano oso. Pues bien, el pequeño Koda salvó mi miércoles con su feroz ataque a un señor: podréis ver cómo intenta morderle, arañarle y abrazarle al más puro estilo Zangief, aunque claro, dado el tamaño del osezno, el hombre atacado se mea de risa y no de miedo.

Dado que la actualidad de las no-noticias (es decir, mi mercado) está insulsa, me puedo dedicar a ver vídeos como el del ataque del oso o el del sexy lavado de coche una y otra vez, para comprobar como su número de reproducciones se multiplica a cada hora que pasa.

Por cierto, si yo fuera el hombre me andaría con cuidado. No sabe uno si los osos tienen buena memoria y éste, con la mala leche que demuestra desde bien chico, es capaz de irse a buscarlo hasta su casa para comérselo vivo. Que estamos acostumbrados a ver películas como el Dr. Dolittle y nos creemos que las ratas son graciosas y los osos cariñosos, pero no.

PD: Los únicos osos cariñosos que hubo son los osos amorosos, y ya vimos en Padre de familia que incluso en la vida de estos encantadores peluches no todo era de color de rosa.

PD2: Y para mañana… el gato con complejo de mecánico.