Entradas etiquetadas como ‘parque de atracciones’

Una mujer pierde el control en una atracción y parece poseída por el diablo

Dos valientes decidieron probar su valor y valentía en el Slingshot Ride, una atracción mecánica no apta para cardíacos, que se puede disfrutar, aunque más bien habría que decir sufrir, en varios parques temáticos de EE UU.

Gritos, improperios, una especie de posesión demoníaca y una conversación entre ellas digna de un guion de una película de terror, aderezan este minuto y medio de absoluto pánico. Lee el resto de la entrada »

Parques temáticos de los que quizás no habías oído hablar

Si estás harto de los parques de atracciones tradicionales, hoy es tu gran día. Di adiós a las montañas rusas de toda la vida, despídete de los señores disfrazados que ya has visto más de un millón de veces y que te reciben a las puertas. Es el momento de descubrir un mundo nuevo de parques temáticos: quizás no sean los más conocidos que existen, pero seguro que te valen para pasar un buen rato.

5. Diggerland

Quizás entre tus sueños esté hacer una carrera de excavadoras, montarte en un barco vikingo donde el barco se sustituye por una pala gigantesca o manejar una cargadora y una carretilla. Entonces vuestro destino para el próximo verano tiene que ser Diggerland, una cadena de cuatro parques localizados en Reino Unido en el que puedes hacer todo esto y mucho más. ¡Si hasta el logo es una excavadora! Entrar allí y sentirse Bob the Builder es todo uno.

4. El parque de atracciones de Shijingshan

Ahora ya no es tan guay como antes, pero solo por disfrutar de aquello que fue, merece la pena darse un garbeo por el parque de Shijingshan, en Pekín (China), otrora uno de los más polémicos del mundo por ser una copia barata asemejarse muy mucho a los parques de Disney que todos conocemos. Desde el castillo de entrada a los personajes que te recibían (entre ellos estaban también Doraemon, Shrek, Bugs Bunny y Hello Kitty, puestos a copiar que no falte) todo tenía un regusto a falsificación que no veas. Al final parece que los personajes desaparecieron y todo ha quedado en un parque de atracciones mondo y lirondo, pero oye, tiene su historia.

3. Holy Land

¡Siéntete dentro de la Biblia! En The Holy Land Experience, un parque situado en Orlando, puedes revivir los pasajes más apasionantes de Jesucristo como si fueses el mismísimo Ned Flanders. Desde un paseo por el Jardín del Edén, hasta una mañana de compras por el mercado de Jerusalén, ese día tú eres un personaje más en la Biblia. Hay una réplica del lugar donde nació Jesús y, si aún te quedan ganas, puedes quedarte a ver más recreaciones: la pasión de Cristo, la crucifixión, el juicio de Pilatos…

2. Jeju Loveland

Si no te termina de convencer ninguna de las opciones anteriores porque lo tuyo es el amor carnal, definitivamente tienes que reservar el próximo vuelo a Seúl para ir a la isla de Jeju, en Corea del Sur. Allí encontrarás el Love Land, un parque temático dedicado enteramente al sexo en el que, como supondréis, los niños no están permitidos. Quizás recordéis que en 2009 intentaron montar uno igual en China, pero antes de que abriera sus puertas ordenaron su demolición. Son famosas sus 140 esculturas con posiciones amorosas y sus fuentes y baños, porque atracciones lo que se dice atracciones… no hay.

1. Window of the world

Pongamos que habéis llegado a este punto y seguís sin tener claro vuestro destino. Seguro que es porque os gusta ver localizaciones famosas y no rincones del mundo en los que casi nadie ha estado. Pues bueno, para eso tengo también una solución. ¿Habéis estado alguna vez en el Parque Europa de Torrejón de Ardoz, en Madrid? Tiene recreaciones de la estatua de la sirenita y del puente de Londres, entre otros. Si os apaña esa idea y no os da miedo mentir, entonces tenéis que ir al Window of the World, en Shenzhen, China. Este parque tiene copias, pero no os hacéis a la idea de la cantidad de imitaciones que tiene. Monumentos de Atenas, Colonia, París, Venecia, Granada, Moscú… todos reunidos en un mismo lugar. Os aconsejo que os llevéis varias mudas en vuestra visita para que os hagáis fotos ante el Taj Mahal, las Pirámides, la Casa Blanca, la Opera House de Sidney o el Kremlin con distintos modelitos. Así, cuando os pregunten eso de “Dónde habéis estado de vacaciones” podréis responder… “Vais a flipar”.

PD: No ha terminado uno las vacaciones y está deseando irse otra vez.

Detenido un hombre mientras intentaba tragarse billetes falsos

Hay gente muy rara por ahí suelta. El otro día, un tipo casi no lo cuenta después de intentar dar una sorpresa a su novia: se envió a él mismo en una caja abrazando un peluche y la entrega, prevista para media hora más tarde, se dilató tres horas. Nadie sabía que estaba ahí dentro.

Luego está otro muchacho que fue rescatado por 20 bomberos después de quedarse atrapado en un lago… desnudo. El tercer puesto es para el niñato que fingió su muerte antes de pedir matrimonio a su novia, para que se imaginara cómo sería la vida sin él. Y en cuarto y definitivo lugar, empatados a puntos, tenemos a dos engullidores: un señor que se tragó un diamante valorado en casi 11.000 euros y nuestro protagonista de hoy… el hombre que se intentó comerse un puñado de billetes falsos en un parque de atracciones estadounidense.

El tragabilletes se llama Larry Jones, y fue detenido en el famoso (famoso por decir algo) Darien Lake Theme Park and Resort cuando intentaba tragarse varios billetes falsos de 50 dólares (unos 40 euros cada uno) después de usar dinero falsificado para pagar unas patatas fritas en el centro de ocio.

Resulta que el empleado que recibió el billete falso se dio cuenta de que se la estaba intentando colar y avisó a los agentes de seguridad, que fueron en su busca para pedirle explicaciones y, cuando quisieron darse cuenta, lo tenían delante comiéndose los billetes para ocultar las pruebas.

Como supondréis, no tuvo éxito. Los cinco billetes que intentaba masticar quedaron lo suficientemente claros como para descubrir que había monedas de chocolate más realistas y nuestro amigo Larry fue detenido. En cualquier caso, comerse esos cinco billetes no habría valido de mucho, teniendo en cuenta que tenía casi 900 euros en billetes del mismo valor que el dinero del Monopoly.

Sé que, comparado con el tipo que se autoenvió y con el que fingió su muerte este hombre es un alma cándida, pero como ya sabéis que yo tengo cierto cariño hacia los ladrones torpes y los estafadores fracasados, me veía obligado a ampliar esta noticia que quizás marque un antes y un después en nuestras vidas.

PD: Desde este jueves tenemos posts un poco especiales.