Entradas etiquetadas como ‘padre humberto’

Un cura mexicano dispara agua bendita con una pistola de juguete

curapistolaaguaAhora que la salud obliga a Benedicto XVI a dejar a la Iglesia Católica huérfana de su liderazgo espiritual, bien harían en El Vaticano en buscar un personaje con carisma para ocupar el trono de San Pedro. Así, mi humilde y desinteresado consejo a los cardenales es que no busquen entre sus insignes prelados, sino que echen un vistazo más allá de las fronteras vaticanas. Es más, me atrevo a darles un nombre: Humberto Álvarez.

El padre Humberto, mexicano que lleva a cabo su labor pastoral en la Iglesia del Santo Cristo del Ojo de Agua de Saltillo, es un cura poco común. El hombre se ha propuesto que sus misas sean divertidas para atraer a los más jóvenes y no repara en detalles con tal de conseguirlo. Es célebre por decir misa ataviado con una casulla decorada con imágenes de superhéroes -sus preferidos son Superman y Batman, porque sus historias “nos hablan de actitudes de lucha y esfuerzo, de lograr vencer temores, encontrar la paz y el perdón”-. Comenzó con esta práctica hace meses, sin que su obispado le haya hecho ningún reproche. Sin embargo, reconoce que algunos de sus fieles le dieron la espalda. “Hubo un grupo que a mí me apoyaba y dejó de hacerlo por vestir con superhéroes, dijeron ‘padre, no estamos de acuerdo, no nos gusta que deje ver una caricatura en algo tan sagrado’ y se fueron”, confesó en la revista Zócalo. Ahora, ha dado un paso más. Sus unciones con agua bendita no son de cualquier manera, sino que las hace valiéndose de una pistola de agua.

El usar una pistola de juguete para disparar agua bendita se le ocurrió tras los primeros tiroteos del narco en Saltillo. Entonces, el miedo se instaló entre sus habitantes y el padre Humberto echó mano de la pistola de agua que le había regalado un niño. “Te quiero disparar, pero con bendiciones; recibe este signo del agua bendita”, les dijo a sus fieles. Sus curiosos métodos evangélicos han convertido a este sacerdote en una celebridad en Saltillo. Después de escuchar misa, los fieles le piden una foto y acuden en masa a que les dé su singular bendición.

Amigos, el padre Humberto es un fenómeno social y sólo por eso ya merece estar en la quiniela de candidatos a heredar el puesto que deja vacante Benedicto XVI. Es más, yo ya lo imagino en el balcón de San Pedro del Vaticano haciendo la bendición urbi et orbi mientras dispara agua.