Entradas etiquetadas como ‘norma reid’

Se la juegan en directo a la reportera

BecConsejo: “No esperes recompensa… pero tampoco te resignes a no tenerla”

Empieza a ser una pequeña rutina semanal ésta de traer a un periodista en apuros. Será por mi condición de becario o porque eso de “el periodista no es noticia” hace mucho tiempo que no se cumple. De todas formas, si estos artículos os cansan me lo decís, si os aburre el blog me lo repetís, si queréis que me despidan pedid que paren las máquinas y así sucesivamente…

Vamos al tema. El deporte y la embriaguez están estrechamente ligados. No me refiero a la celebración del Mundial por parte de nuestros muchachos (aunque también) sino más bien a la de los aficionados. Dicen que los aficionados al fútbol no destacamos por ser especialmente espabilados y que cuando nos juntamos en masa no paramos de armar follón… puede ser.

Por eso hay que temer las conexiones en directo después de una victoria. Sé que muchos recordáis algunas míticas (todo a su tiempo) pero antes de repasar dos momentos históricos me voy a detener en el más actual.

Estaba Norma Reid, una genial periodista canadiense, cubriendo la victoria de los Vancouver Canucks ante los Boston Bruins (me podría haber inventado los nombres, pero he tenido la honradez de no hacerlo, aunque lo parezca). Fue una victoria agónica, una remontada épica, una… bueno, todas esas frases que se dicen en los deportes, en el segundo partido de la final de la Copa Stanley (hockey sobre hielo).

Pues bien, los aficionados salieron a las calles para celebrarlo y allí estaba Norma, haciendo una conexión en directo para la CTV British Columbia que fue boicoteada por los aficionados. Bien es cierto que iban en son de paz, como la chiquita de rasgos asiáticos que le dice: “¡ESTÁS MUY BUENA!”, lo que no quita que la conexión se fuera al traste.

Un poco de sabotaje hay, ¿verdad? Pues bueno, eso si pasa en España no se queda ahí. Nosotros no nos conformamos con decirle a la reportera lo guapa que está, el buen gusto que tiene al elegir la ropa o la exquisita educación que le han dado sus padres. Nosotros cogemos por banda a la muchacha que está comentando el chupinazo de los sanfermines y…

¡¡¡Toma morreo!!! Y eso porque no nos dejan más que si por nosotros fuera apagábamos la cámara y le decíamos a la chica: “Te invito a una copa, guapa…”. Aunque bueno, muchos pasan de la copa y van directamente al lío…

Efectivamente, como decíamos hace unos días… en España funcionamos de otra manera.

PD: No sabés la suerte que tenés, Gaby.