Entradas etiquetadas como ‘multa’

Un policía se multa a sí mismo para dar ejemplo

policiap

El policía noruego Arne Stavnes apareció en las páginas de un periódico local sin chaleco salvavidas (una infracción en este país), patrullando en las aguas de la isla de Utoya. Al ser delatado por la instantánea, no le quedó otra que ponerse una multa para dar ejemplo. O-O

La fotografía, que pretendía ilustrar el aniversario de la matanza de Utoya, en la que Anders Behring Breivik segó la vida de 77 personas en 2011, provocó decenas de comentarios sarcásticos por parte de los lectores de Verdens Gang (VG), molestos por la ausencia de chaleco salvavidas (obligatorio según la ley noruega en embarcaciones de más de 8 metros de eslora). Lee el resto de la entrada »

Un niño de tres años es multado por aparcar mal su moto de juguete

declan_motopDeclan Tramley es un muchachito canadiense al que su padre quiso gastar una broma. En una zona de aparcamiento del puerto de la localidad de Halifax, un metódico agente de policía (compinchado con el papá de Declan) lo estaba vigilando para sancionarle por estacionamiento en lugar prohibido.

Lo mejor fue la cara del pequeño al recibir el recargo. Nadie esperaba que se fuera a tomar tan a pecho la multa. Le faltó decir: “Me han pillado y encima sin casco. La que has liao pollito“. ¡Pobre chavalín!

El apuro se le pasó pronto al explicarle su padre que todo era una mofa para ver cómo reaccionaba ante la autoridad. Una curiosa forma de aprender el código de la circulación. Lee el resto de la entrada »

Un juez prohíbe a un perro ladrar por la noche

medo_meduHe visto sentencias raras a lo largo de mi corta carrera como juntaletras (periodista es mucho decir), pero ninguna tan original como la condena impuesta por un magistrado croata a un perro: le ha prohibido ladrar de ocho de la tarde a ocho de la mañana. Debe creer que el animal es programable para controlar con tanta exactitud sus aullidos.

Una vecina, harta de los ladridos de Medo (así se llama el ‘molesto tuso’), logró que un tribunal fallara a su favor y prohibiera al perro realizar cualquier tipo de sonido. De lo contrario, su dueño, Anton Simunovic, tendrá que pagar una multa de 2.800 euros. Quizás los gruñidos sean muy cansinos, pero el veredicto parece un poquito desproporcionado. ¿No creéis?

Lee el resto de la entrada »

Se libra de una multa de tráfico con un truco de magia

Steven_BrundageEl famoso mago estadounidense Steven Brundage fue cazado durante un control de tráfico por circular a más velocidad de la permitida por una zona residencial. Al acercarse los agentes al vehículo, observaron que Brundage llevaba un montón de cartas en el asiento trasero y le preguntaron cuál era la razón, a lo que él respondió que se dedicaba a la prestidigitación (volvía de una función en Nueva York).

Uno de los policías, que quería tener espectáculo gratis, le comentó que si les podía hacer un truco con los naipes, pero el ilusionista cambió rápidamente las cartas por un cubo de Rubik y lanzó un reto a los uniformados: “Lo resuelvo en menos de quince segundos“. Aparentemente algo sencillo para un experto en el arte de birlibirloque.

Lee el resto de la entrada »

Despedido por anular multas a cambio de posar junto al infractor

Steven Jarvis con una de las infractoras (Foto: SWNS)

Steven Jarvis con una de las multadas. (Foto: SWNS)

Cierto tipo de fotos las carga el diablo y te pueden meter en más de un problema, incluso costarte tu trabajo. Hace unos meses ya le pasó a una ciudadana estadounidense que sacó su dedo corazón a pasear en el Cementerio Nacional de Arlington. Colgó la ‘inocente instantánea’ en Facebook, y en pocos días, se encontró la carta de despido sobre la mesa de su despacho.

Como la gente parece que no aprende, un vigilante de parquímetros británico también ha perdido su empleo pero por un motivo bien diferente: pretendía publicar un libro recopilatorio de fotografías. No unas instantáneas al uso, todos tenían protagonistas parecidos: él, la multa, el infractor y dos grandes sonrisas. La razón de esas caras tan felices era que, Steven Jarvis, así se llama este ‘benefactor’, prometía a los multados que anularía la sanción o reduciría el importe si posaban juntos. Por lo que se ve el negocio le salió rana.

“Las fotos eran parte de mi proyecto para un catálogo. Les decía a los conductores que añadiría un comentario en mis notas para que sus multas tuvieran más posibilidades de ser retiradas“, ha confesado a una web local.

Por otro lado, un portavoz de la empresa para la que trabajaba Jarvis ha aclarado que el agente ha sido despedido no sólo por el tema de las imágenes, sino también por “utilizar una de nuestras cámaras para realizarlas“. Además, ha indicado que el libro jamás será publicado, ya que “las instantáneas fueron tomadas durante la jornada laboral y, por tanto, son propiedad de la compañía“. Seguro que después de esto a Jarvis se le ha borrado de un plumazo la sonrisa de su boca.

2.500 dólares de multa para un niño de tres años por orinar en su jardín

¡Atención! Apuntad bien este nombre: Dillan Warden. Podría ser un peligrosísimo delincuente. Hablo en condicional, puesto que sólo tiene tres años y aún puede romper en “hombre de bien”. Eso, al menos, deja intuir un policía de Piedmont (Oklahoma). Allí, al chaval le han puesto una multa de 2.500 dólares… ¡¡por orinar en el jardín de su casa!! ¡¡A un niño de tres años!!

“Dillan se bajó los pantalones para hacer pis”, relata la señora Warden, madre del infante sancionado. “En ese momento, el policía que iba patrullando por la calle se detuvo y me dijo que le iba a imponer una multa por orinar en público”, concluye, entre estupefacta e indignada, que no me extraña. Ante lo estúpido de la situación, la abuela de la criatura, más tranquila que la mamá, trató de interceder. “Le dije que tiene tres años y que es nuestro jardín, pero el policía me respondió que no importa, porque se trata de orinar en público”.

Tras comprobar que el agente –Ken Qualls es su nombre-, no hacía la vista gorda con la ‘infracción’, la familia Warden puso una queja al Departamento de Policía de Piedmont, donde también les ignoraron. Con el nivel de indignación in crescendo, los Warden llevaron el asunto ante la Justicia. “No es sólo que se trate de un niño de tres años, sino también del abuso de poder, porque el policía puso la multa en vez de arreglar la situación de una mejor manera”, aseguró mamá Warden.

Hartos de la indiferencia institucional, la familia afectada hizo público el asunto y el caso obtuvo una repercusión abrumadora en la región, lo que obligó a las autoridades a disculparse. El jefe de la Policía de Piedmont, Alex Oblein, visitó a los Warden, pidió disculpas por la severa actitud del agente Ken Qualls y se ofreció a retirar la multa.

Ante este hecho, me surgen dos dudas:
1. El jardín de tu casa, ¿no es particular? ¿Todos los jardines de casas son públicos?
2. El agente Qualls, ¿forma parte del reparto de la saga ‘Loca academia de policía’?

Una infidelidad al margen de la ley

La traición no deja de ser una mentira, así que también tiene las patas muy cortas. Si no lo creéis, podéis preguntarle al chino que protagoniza nuestra historia, al que su mujer ya está preparando la demanda de divorcio. El motivo directo es el adulterio (igual tiene alguna razón más, no sé).

Den Jialin es un trabajador de una multinacional que opera en China y, parecía un “hombre de su casa”, de los que se levantan por la mañana para ir al trabajo y al terminar su jornada laboral retorna al hogar para convivir en armonía con su esposa. ¡Pero no lo es! Es un tipo con más peligro que David Navarro en un partido de fútbol… americano.

El ciudadano Jialin fue cazado con las manos en la masa (vale, es un tópico evidente, pero no he podido resistirme). Circulaba con su todoterreno a 95 km/h por una vía limitada a 80. De inmediato, un radar le pilló y le hicieron una foto en plena infracción de tráfico. Una imagen la mar de comprometedora, como podéis ver. Resulta que Jialin, además de no respetar los límites de velocidad, tampoco respetaba a su esposa. El tipo fue cazado mientras le agarraba un pecho a su acompañante, una joven de la que no ha trascendido su identidad.

La multa llegó como un dardo envenenado al hogar de la familia Jialin. La esposa, seguro que cabreada pensando en que tendrían que aflojar pasta por culpa de su marido, se topó de bruces con una situación aún más desagradable: descubrir que tu esposo dedica parte de su tiempo a meter mano a otra mientras conduce. La futura ex señora Jialin le pidió una explicación inmediata a su marido que, probablemente entre balbuceos, sólo acertó a decir que la imagen era un fotomontaje. ¡Infiel y poco original!

Moraleja: Mi recomendación es que no engañéis a vuestras parejas pero, si lo hacéis, no lo hagáis en el coche; aunque, si lo hacéis, no lo hagáis mientras conducís y, si lo hacéis, no os saltéis las normas de tráfico.

Lo más raro que ha pasado durante la semana (28 mayo-3 junio)

Hay una cosa que se repite anualmente desde que empezó esta locura del blog en noviembre de 2008: con la llegada de los primeros calores, los cerebros se resecan y en lugar de pasar más cosas chorras, pasan menos. Es así, amigos. El verano trae consigo un páramo de frikismo que este año ya veremos cómo solventamos.

No obstante, aún no ha llegado ese momento (demos gracias a Doraemon) y esta semana ha sido particularmente intensa en lo que a historias raras se refiere. Ya sabéis que siempre se quedan tres o cuatro por contar porque durante la semana pongo el ojo en otras cosas. Por eso, resumimos las chorradas en este post semanal.

1. Retiran una multa ilógica

Lo bueno de contar las historias con unos días de retraso es que sabemos cómo acaban. Hace unos días, os habría contado que multaron a un hombre por dar limosna a un mendigo en Estados Unidos y nos habríamos escandalizado. Resulta que John Davis paró su coche, dio unos dólares a un hombre que estaba en silla de ruedas y los billetes cayeron al suelo.

En ésas llegó la Policía y multó a John por tirar basura al suelo. Toda una locura, sí, que habría quedado así para todos nosotros de no ser porque os la cuento ahora y os puedo decir que un juez ha retirado la multa (que superaba los 275 euros) porque entiende, como todos nosotros, que “el dinero no es basura”, según recoge la prensa estadounidense. Las autoridades intentaron justificar la multa alegando que se había parado en un lugar muy transitado y que resultaba peligroso, pero no fue argumento suficiente.

2. Hulk dejó de ser verde… 25 días después

La segunda historia también habría quedado abierta eternamente de no ser porque ahora también sabemos cómo acaba. Hace unos días, @dutx12, corresponsal peninsular del blog, me contaba la historia de Paulo Henrique dos Santos, un brasileño de 35 años que se disfrazó del Increíble Hulk y luego no fue capaz de quitarse la pintura verde del cuerpo.

El pobre hombre, que hace unos días lamentaba que el verde de su cuerpo no se iba ni con jabón, anunciaba que iba a denunciar al fabricante y a la tienda donde compró los productos… ¿se iba a quedar así para siempre? Pues eso pensaríamos si no supiésemos que después de 25 baños este brasileño dejó de ser verde. Para ello fueron precisas esponjas, escobillas, jabón, champú, detergente y alcohol.

Todo ha acabado con una promesa: “No me voy a pintar más”, cuenta Paulo Henrique a la prensa local.

3. El cameo accidental del creador de Facebook

Sabéis quién es Mark Zuckerberg, ¿verdad? Es el creador de Facebook. Pues bien, os propongo un juego. Sale en el vídeo que os voy a poner a continuación… a ver si lo localizáis:

Supongo que ya lo habéis identificado, pero por si acaso no es así, os chivo la solución: Mark y su mujer aparecen en pantalla en el segundo 29. Están paseando por detrás de unos policías.

Y me diréis… muy bien, becariucho, ¿qué tiene esto de nuevo? El creador de Facebook sale en un montón de vídeos. Pues sí, chicuelines, la diferencia es que esta vez no fue premeditado. Lo que habéis visto es un documental de la televisión china sobre la Policía del país en el que nuestro amigo Zuckerberg y su esposa, Priscilla Chan, hacen un cameo sin querer.

Cuenta la prensa internacional que la pareja lleva la misma ropa que se les vio en las fotografías captadas durante su visita a Shanghái el pasado 27 de marzo. Ahora bien, dado que Facebook en China no es muy popular que se diga… lo mismo ni le reconocieron.

4. Está enamorado de dos hermanas gemelas

Si una pareja ya da quebraderos de cabeza… ¿os imagináis que además de tu pareja estuvieses saliendo con su hermano o hermana? Sí, un trío en el que estáis tú, tu pareja y tu cuñado o cuñada, conviviendo bajo el mismo techo con una relación de amor. A mí, sinceramente, me parece poco apetecible, pero oye, no seré yo quien diga a la gente que no lo haga.

Por eso me limito a contaros la historia de Marc Glasby, un australiano que mantiene una relación sentimental con dos hermanas gemelas y que dice que se casaría con ambas si se lo permitiera la ley.

La historia es un poco rara, porque él estuvo casado con su mujer Belle durante 30 años y entonces se enamoró de Dorothy, su cuñada. Al principio las hermanas no terminaban de entenderlo pero ahora dicen que su amor les hace más fuertes a los tres.

Seguro que todo es un truco de Marc para poder jugar al Cluedo, donde para jugar hacen falta tres participantes como mínimo.

PD: Venga, votemos a mano alzada. ¿Cuál de estas cuatro historias es vuestra favorita?

Intenta engañar a la Policía para librarse de la multa, pero al final le cazan

[Hoy hay varias formas de ver el post. Si tienes un nivel medio de inglés, salta el texto y mira solo el vídeo. Si no, puedes leer solo el texto. También puedes leer y luego ver el vídeo, o al revés. Y si nada de esto te convence puedes ir a los comentarios e insultarme o, mejor aún, cerrar la ventana y seguir navegando por 20 minutos]

“Tú hazte el loco, que seguro que cuela” es una de las frases que más daño han hecho a lo largo de la historia. El de hoy es solo un ejemplo más que viene a corroborar una teoría: tu plan A será siempre una basura si no tienes un buen plan B. Os cuento…

Una pareja de muchachos rusos viajaba en un coche por Ucrania y excedió el límite de velocidad. La Policía les pide que se paren y ellos deciden ejecutar su plan A: “Vamos a fingir que somos extranjeros y que el coche es alquilado. Seguro que no nos entienden y al final, en lugar de ponernos una multa, nos dejan en paz”.

De modo que llega el primer agente y les pide, en ruso, la documentación. Ellos, con un acento que tira para atrás, le preguntan que si no habla inglés, que son extranjeros y el coche es alquilado. “Do you speak English?” le dicen constantemente. Pero el policía no sabe ni inglés, ni japonés, ni catalán. Al final, medio apurado, el pobre hombre les dice: “Stop, one moment” (bueno, igual les ha dicho “Stop, один момент”, pero a mí me ha sonado “one moment”) y se va. ¿Victoria?

Ahí es cuando se produce el gran error. El protagonista de la secuencia, cuyo nombre ignoramos pero a quien llamaremos Dimitri, canta victoria antes de tiempo. Se viene arriba, sonríe, le falta sacar el champán y encender los aspersores para que la fiesta sea completa. Todo es jolgorio y alegría hasta que…

Efectivamente, hasta que llega un segundo agente y queda en evidencia que el plan B de Dimitri era una basura infame. Intenta seguir con la idea original y le dice que si habla inglés, a lo que el policía responde que sí, que por supuesto que lo habla. Entonces Dimitri le pregunta que por qué le han parado y el supermadero le explica, pacientemente, que ha excedido el límite de velocidad. El copiloto, amigo de Dimitri, pregunta que cuánto y, cuando este amable señor se lo dice, Dimitri dice que es un coche de alquiler y que son extranjeros… a lo que el supermadero responde, con toda la razón del mundo: “Eso no importa”.

Entonces Dimitri tira de recursos desesperados y cuando le piden la documentación él le dice que si puede probar que han excedido el límite de velocidad. Nuestro supermadero les confirma que sí, que sí lo puede probar y que le enseñen la documentación porque han incumplido la ley. Es el momento cumbre del vídeo, cuando el amigo de Dimitri, en un acto de locura, le dice al supermadero que en su país no tienen límite de velocidad lo que causa una sonrisilla del policía, que les dice: “Vamos, chavales, ¿de dónde sois?”… Y los muchachos terminan de meter la pata hasta el fondo cuando dicen…

“¡SUIZA!”.  No hombre no, Dimitri. Vamos… ¿Suiza? Haberte inventado un país en plan: “Somos de Itafe, una pequeña isla del Índico” o “Que no te engañe nuestro aspecto, somos del corazón de África, de un lugar donde aún no hay carreteras asfaltadas y no vive nadie”. Si vas a crear, hazlo a lo grande, porque de lo contrario te pasa lo que te pasó, Dimitri. Y lo que pasó fue que llegó el supermadero y les dijo: “En Suiza sí hay límite de velocidad, es de 50 km/h” (entendemos que para una carretera similar). Entonces les pide de nuevo la documentación y, a falta de más excusas…

A falta de más excusas le entrega su documentación, se resigna y el policía esboza una sonrisilla cuando comprueba que Dimitri y su colega tienen de suizos lo que yo de napolitana: absolutamente nada. Ahí llega el clímax del vídeo, cuando el supermadero descubre que son rusos y dice… “Ooohhh, Russian Federation. Welcome to Ukraine”. Absolutamente espectacular, ya sea real o una simple broma, me sirve para lo que quería, que era constatar los riesgos que conlleva el “hacerse el loco” y que sepáis que es importante tener siempre un BUEN plan B en la recámara. Y ahora sí que sí… el vídeo:

PD: Más de 290.000 personas han visto este vídeo. Ahí lo dejo.

Una noticia muy suculenta, pero completamente falsa

Os lo he dicho alguna vez: si parece una noticia increíble, puede que no sea verdad. A veces es difícil distinguir si lo que te cuentan es verdad o mentira, si la noticia que estás leyendo en un montón de medios ha ocurrido o es un bulo que ha ido saltando de red social en red social hasta convertirse en un caso de Ricky Martin, el perro y la mermelada.

Pues bien, lo último en subirse al carro de las mentiras y las malinterpretaciones ha sido una información publicada en medio mundo en la que se aseguraba que una ciudad estadounidense iba a multar a las personas que fueran enviando mensajes de móvil mientras caminaban. Ojo que esto no es como el caso de la caca tatuada o la escuela de sexo, esto es más complicado.

Y lo es porque el fallo viene de raíz, en la propia prensa local. Medios estadounidenses de renombre, como la ABC y la CBS, la dieron por cierta. De ahí saltó a las agencias y así terminó en un montón de países: Francia, Italia, Brasil, España… todos contaban cómo la Policía de Fort Lee (Nueva Jersey) iba a multar con 66 euros a los viandantes que usaran su móvil para evitar accidentes. La cosa se ha ido tanto de madre que en algunos sitios se ha llegado a decir que se han puesto 117 multas por esta infracción.

Sin embargo… es mentira. Es una información muy suculenta porque cada vez somos más los que usamos el móvil mientras andamos y eso, como ya hemos comentado con detalle, entraña ciertos riesgos. No obstante, esos riesgos no suponen un peligro suficiente como para acarrear una multa, al menos no en este caso.

¿Y por qué sabemos esto? Bueno, porque otra agencia de comunicación contactó con el Departamento de Policía de Fort Lee donde la responsable Melissa Cuello explicó que todo había sido una confusión. El jefe de policía, Thomas Ripoli, había anunciado un endurecimiento de las multas por cruzar la calle con el semáforo en rojo y había advertido de los peligros que conlleva usar el móvil mientras se camina, pero solo eso. “Andar y usar esos dispositivos no va contra la ley”, subraya Cuello.

Podría pararme aquí, pero aún tengo una bala en la recámara que me genera dudas. Mandy, Victoria y unos cuantos lectores más me hicieron llegar una noticia rara que he preferido no dar por buena porque no me la termino de creer, pero que quiero compartir con vosotros. Reza la información que, en China, un hombre denunció a su mujer por fea y será indemnizado. Al parecer, su mujer no le había contado que se había operado varias veces de cirugía estética y el primer hijo era tan feo que levantó sospechas en el hombre.

¿Que por qué no me lo creo? Bueno, para empezar porque no hay imágenes (la foto que hay a la derecha, de Debs (ò‿ó)♪, es solo un recurso gráfico aprovechando lo del espejo roto y no corresponde a la mujer china en cuestión, como imagináis). Luego porque la noticia ocurre en China, donde nadie va a ir a comprobarlo. En tercer lugar porque después de rastrearlo hasta cinco veces, me he topado con que la fuente original es una agencia de noticias macedonia que no enlaza a ningún sitio.

PD: No sé, no sé… lo de la multa de los móviles con la que empecé el artículo es mentira, lo de la indemnización por ser fea tampoco me lo creo. ¿Y vosotros?