Entradas etiquetadas como ‘montana rusa’

La montaña rusa a pedales que aterroriza a los viajeros por su situación

Esta montaña rusa a pedales, en Japón, es la atracción más aterradora, sin planearlo, que pueda existir para viajeros con vértigo, y diría también para que los que no lo padecen.

SkyCycle es la joya del parque Washuzan Highland, en Okayama, y consiste en un sorprendente viaje que obliga a los pasajeros a pedalear, de principio a fin, en una especie de carrito con doble bicicleta, según publica Intriper. Lee el resto de la entrada »

Lo más raro que ha pasado durante la semana (9-15 julio)

Y entre tanto recorte… un oasis informativo. Todo lo que no vais a leer en otro sitio (porque nadie más lo quiere) y a la vez todo lo que querríais leer en lugar de tanta noticia triste y desalentadora. Sí, amigos, estáis frente a la recopilación de cosas raras que han sucedido durante la semana y que hasta el momento no os había contado porque necesitaría semanas de más días para contar tanta tontuna. En fin, que no me enrollo y aquí van algunas historias que hemos pasado por alto.

1. Suma 7.000 vueltas en una montaña rusa a sus 70 años

Una de las primeras y peores cosas que aprenden a decir los niños es “otra vez” (pronunciado algo así como “opa ve“). Es cuando encuentran algo que les gusta y lo repiten, y lo repiten, y lo repiten… hasta la extenuación del resto. Pues bien, algo así le sigue pasando a Gary Coleman, un señor de 70 años que hace unos días dio su vuelta 7.000 en la montaña rusa Diamondback del parque de atracciones Kings Island, en Ohio. Lo curioso del caso es que la atracción abrió en 2009, por lo que desde entonces ha acumulado unas 350 horas montado encima. Calcula que sumará 10.000 vueltas (entendiendo por “vuelta” una “vuelta entera en la atracción”) a finales del año que viene.

2. Pide dinero para mejorar su busto

Mira que he visto formas raras de pedir dinero, pero ponerse en biquini con un cartel de “no soy una sintecho, necesito pechos” se lleva la palma. Es la táctica que está empleando Chrissy Lance en una carretera de Akron, Ohio (todo pasa en Ohio últimamente), que dice tener la licencia necesaria para mendigar en la zona y que necesita unos implantes para mejorar su busto y, así, “mejorar la autoestima”. La muchacha trabaja de camarera y dice que no piensa irse de ahí hasta que no consiga su objetivo.

3. Dieciséis formas distintas de cantar una canción

Si buscáis gente con talento, estos son vuestros chicos. Me topé con ellos el otro día en YouTube de casualidad y aún estoy alucinado. ¿Sabéis qué canción es What a wonderful world, de Louis Armstrong? Pues estos muchachos han sido capaces de, en poco menos de tres minutos, interpretarla en 16 estilos de música diferentes. El vídeo no tiene desperdicio, ya os aviso.

4. Quemó su casa intentando quitar telarañas

Hasta ahora pensaba que lo de “matar mosquitos” a cañonazos era solo una forma exagerada de contar las cosas. Gracias a Eiliya Maida, no descarto que hace muchos años alguien lo intentara y de ahí saliera el dicho. Resulta que el señor Eiliya quería eliminar las telarañas que había en su patio trasero y, en lugar de usar la escoba como casi todo el mundo, decidió que un soplete sería más efectivo, de modo que prendió fuego a las telarañas… y (sin querer) a las plantas secas que había alrededor, lo que provocó que la casa se incendiara. Afortunadamente los bomberos evitaron que hubiera tragedias personales y solo hay que lamentar daños materiales.

¡EXTRA! LOS LECTORES ME CUENTAN…

PD: La gente está fatal de la cabeza, ¿no os parece?

The Swarm, la montaña rusa que te dejaría sin brazos y piernas

Los que me conocéis en persona ya sabéis que no soy #muyfan de las atracciones, fundamentalmente porque en mi alma de becario radica un pavor extremo a casi todo. Soy lo que se conoce como un cobarde compulsivo, al que cualquier día de éstos le va a dar miedo hasta escribir por el móvil mientras camina por razones más que obvias.

Pues bien, cosas como las que han ocurrido en el británico Thorpe Park no ayudan a quitarme ese acojone que tengo ligero temor infundado que llevo en mi interior: los propietarios han ordenado rediseñar su nueva montaña rusa de casi 24 millones de euros… porque los muñecos de prueba (los famosos dummies) perdieron extremidades durante el trayecto. Al menos eso dice la prensa británica, porque Nemesis apunta en los comentarios que es una campaña de marketing viral (rara, desde luego).

Al menos dos de los maniquíes de los que participaban en la prueba de la atracción The Swarm habrían vuelto desmembrados (uy, da cosica leerlo y todo), porque como supondréis este tipo de atracciones se diseñan teniendo en cuenta que los visitantes pueden levantar los brazos al grito de “¡Wiiii!” (en plan Homer y su “voy a matar a Moe… wiiiii”). Y claro, lo suyo es que vuelvan enteros.

The Swarm debería lanzarse el 15 de marzo, según la prensa británica, y los dueños confían en que así sea. Alegan este accidente a lo “extremo” de la atracción, que te da la sensación de estar a punto de chocar con el decorado.

Por si acaso tenéis previsto montar en este cachivache (conmigo que no cuenten), podéis estar tranquilos (supongo) porque desde el parque de atracciones dijeron a la prensa local que pondrán todo de su parte para que sea seguro, aunque eso suponga volver a construir desde cero algunas cosas que habían tardado un año en crear. Vamos, que si es publicidad es al más puro estilo Ryanair, no sabe uno si favorece al a marca o la perjudica.

[A todo esto y solo para los seguidores más longevos: ¿recordáis que en un parque de atracciones encontraron una pierna ortopédica que nadie reclamaba? Sí, sí, esto es para los que tenéis grado superior en El blog del becario, porque aquel post… ¡¡¡fue el segundo que hice!!! 13 de noviembre de 2008… apenas tenía canas y no me imaginaba que llegaría un día en el que nos íbamos a juntar tanta gente (sin que me insulten, claro) en Twitter y Facebook. Ya no queda casi nadie de esa época]

PD: ¿Te montarías? A ver, si esto abre el 15 de marzo será porque es totalmente seguro pero… ¿no da un poco de cosilla?

Las mejores bodas del mundo y el niño acojonado de la montaña rusa

Ludwig Börne (escritor alemán del siglo XIX)

El humor no es un don del espíritu, sino del corazón.

Esta semana he visto tres vídeos que me gustaría destacar. El primero, el que tenéis a continuación, pertenece a una boda de esas que ya no se ven. Una boda con buen rollo, sin tiranteces ni envidias. Una boda para ir de invitado.

Aunque puestos a desternillarse, el segundo vídeo es un clon del anterior pero a lo bestia, en plan escandaloso… y lo que es peor, contagioso.

En definitiva, estamos ante dos enlaces en los que triunfó el amor y de los que sólo podrán salir niños tan maravillosos como este inocente pequeñín de Kansas City, que se subió por primera vez a una montaña rusa este verano. Se lo pasó… de miedo (nunca mejor dicho). Dentro el tercer vídeo.

PD: ¿Cómo es posible que el niño, en el momento de mayor pánico, se parezca tanto a Zapatero? Me dicen que es una foto de su infancia y me lo creo.

– Envía el post

Bookmark and Share