Entradas etiquetadas como ‘leela’

El trabajo peor pagado del mundo: cobran 20 céntimos de euro al mes por limpiar baños

Akky y Leela  Sherigar (Leaderpost).

Akku y Leela Sherigar (Leaderpost).

Como creo que el periodismo debe ser un servicio público, esta vez traigo una noticia de denuncia social, a la par que curiosa, claro. En India hemos encontrado a las dos trabajadoras peor pagadas de la historia (no hablamos de la época de la esclavitud, no seáis…).

Las hermanas Akku y Leela Sherigar, dos mellizas de 59 años, empezaron a trabajar limpiando los baños de un instituto de formación profesional, allá por 1971. Su sueldo entonces era de 15 rupias al mes. Al cambio, unos 20 céntimos de euro. ¡20 céntimos! Este dato es aterrador, pero aún lo es más si tenemos en cuenta que 41 años después ¡¡¡su sueldo sigue siendo de 15 rupias mensuales!!! No les han subido ni el IPC.

Pero la historia no queda ahí. Aún es más sobrecogedora. Trabajan los siete días de la semana y llevan todos estos años sin tomarse un solo día de descanso. Hartas de su situación, en 2001 plantearon sus quejas ante el Tribunal Administrativo de Karnataka. Sin preaviso ni historias, en ese mismo instante dejaron de recibir su salario, pero no por ello dejaron de ir a trabajar cada día. En 2003, el citado tribunal sentenció a su favor, pero Akku dice que siguen esperando que el gobierno indio les pague lo que les debe. ¡¡Llevan trabajando gratis los últimos 11 años!!

Aunque parezca increíble, estas dos mujeres, que deberían tener un monumento, han conseguido ahorrar cerca de 90 euros durante todo este tiempo. Akku, mezcla de resignación y dignidad, asegura que “lo único que quiero es que nos paguen lo que se nos debe, lo que merecemos tras 42 años de duro trabajo”.

Mientras el gobierno indio se decide a abonarles la deuda, Leela y Akku pueden recibir una buena noticia vía Libro Guinness de los Récords. Ya han presentado su candidatura para que figuren en la lista como las trabajadoras peor pagadas del mundo y, de conseguirlo, seguro que se llevan un pellizco de dinero que haga un poco de justicia.