Entradas etiquetadas como ‘jetpack’

La conexión en directo no salió como ellos esperaban

BecConsejo: “Cuídate de las malas compañías”

Apuro las últimas horas en el Mediterráneo (ya volveré y me las pagará todas juntas) echando unas risas a costa de una conexión en directo que no salió bien. Es un clásico del verano, un clásico del blog, una costumbre que, como el Grand Prix de Ramón García o Verano Azul, nos visita de vez en cuando.

¿Recordáis a Manuel, el reportero de Giralda TV que cayó al agua? Pues algo parecido ha pasado ahora en Estados Unidos, con la diferencia de que el hundido esta vez no es el reportero quien se va al agua, sino el invitado. Os cuento…

Matt Johnson es un reportero de Fox 5, en San Diego, que estaba dando paso a una conexión en la que un muchacho (hoy estoy generoso) iba a demostrar cómo volar con un propulsor de agua (un jetpack, para que nos entendamos).

El procedimiento es aparentemente sencillo: el invitado acciona el cacharro y sale volando unos cuantos metros hacia arriba con una sonrisa de oreja a oreja. Lo hemos visto en las películas, no puede ser tan difícil… ¿qué puede fallar?

Pues falla que uno de ellos no se aparta a tiempo y la cosa sale regular. Yo no sabría decir quién de los dos es el culpable pero me da que, si tengo que elegir, elijo a Matt Paqui Peña como responsable, si bien el invitado (alias el gato volador) se precipita un poco, las cosas como son.

El tipo cae al agua, cortan la conexión, los presentadores salen partiéndose la caja en el plató y cuando vuelven a conectar ya vemos al gato volador en el aire… chorreando, eso sí. Mantiene la sonrisa, probablemente no la ha perdido ni siquiera bajo el agua, pero la cara de los espectadores difícilmente es de admiración.

No se aprecia, pero seguro que muchos de ellos tienen la mano en la boca. ¿Sorpresa? Ni mucho menos, carcajada contenida porque, no nos engañemos, hay algún resorte que nos empuja a sonreír cuando vemos a alguien tropezar, caer al agua, derramar algo… siempre y cuando las consecuencias no sean graves.

PD: Os digo lo de siempre. Olé por Matt y el gato volador. Aquello no habría pasado de anécdota chorra en el barrio, ahora es una anécdota chorra que han visto miles de personas.

NOTA: Trolly quiere disculparse con vosotros porque no ha venido de vacaciones y no tiene ningún insulto que aportar. Sus últimas palabras antes de marcharme fueron “Ya te cogeré y te partiré los nudillos, a ver si así dejas de escribir esa bazofia”.