Entradas etiquetadas como ‘indemnización’

Dos días bajo una ‘P’ suelta para cobrar la indemnización si caía sobre su cabeza

La mayoría de la gente pasa San Valentín con su pareja y sus seres más queridos, pero el texano Manuel García tenía otros planes para el día del amor.

Este estadounidense ‘aparentemente’ pasó dos días de pie bajo un letrero suelto en un supermercado Walmart con una única esperanza: que se cayera una enorme letra ‘P’ y le golpeara la cabeza. ¿¿¿¿???? ¡¡¡Estamos locos!!! Lee el resto de la entrada »

4,7 millones de dólares de indemnización para un yemení que se llama como Bin Laden

osama_salehEstados Unidos es un país fascinante, se mire por donde se mire. Y entre las muchas cosas que asombran de él, ocupa un lugar de privilegio la leyenda de “el país de las oportunidades”. Si eres una persona con suerte y talento, la fortuna te espera en USA. ¡Qué diablos, en ocasiones también te aguarda aunque no tengas ninguna habilidad especial! Ya se encarga de ello la peculiar manera en que sus jueces dictan justicia. Desde que más de un fumador empedernido llenó sus arcas ganando pleitos a las tabacaleras americanas (Philip Morris está en todas las condenas, ¡qué tíos!), cualquiera que haya sido víctima de una injusticia tiene opciones de convertirse en millonario de la noche a la mañana.

Es lo que le ha ocurrido a Osama Saleh, un yemení que vive en Nueva York, al que un juez ha decidido que deben indemnizar con 4,7 millones de dólares. ¡¡4,7 millones de dólares!! ¿Cuánto espacio ocupa toda esa pasta en billetes de 100? El motivo de la indemnización es que Saleh ha sido víctima de abusos psicológicos y físicos por su raza. Por su origen musulmán y por compartir nombre de pila con Bin Laden, ha sufrido los insultos de James Robinson, compañero de trabajo en la tieda de ropa Pretty Girl. “Ser llamado ‘terrorista’ y ‘Bin Laden’ es una calumnia contra mí”, dice Saleh. La gota que colmó el vaso llegó un día en el que, además de las ofensas verbales, el tal Robinson le agredió físicamente. Como consecuencia de los golpes, nuestro protagonista sufrió una fractura de pómulo y acarrea desde entonces problemas para masticar y de oído. ¿Este Robinson no será descendiente de Sugar Ray, no?

Saleh puso los hechos en conocimiento de los jefes de su centro de trabajo, pero no le hicieron demasiado caso. Más bien, casi se comportaron como cómplices del agresor. De hecho, Victor Lavy, vice presidente de Pretty Girl, se permitió frivolizar: “que te llamen Bin Laden no es gran cosa. Es sólo un nombre, no un mal nombre”. O_O’. Ante la indiferencia de sus jefes, Saleh decidió poner una denuncia en la corte de Brooklyn. En el juicio, el tal Robinson reconoció abiertamente que odia a los árabes por ser “sucios” y que Saleh debería volver a Yemen. Ante tan patética autodefensa del principal acusado y la evidencia de los hechos, el juez dio la razón a Saleh y fijó una indemnización de 4,7 millones de dólares.

Como Robinson no tiene músculo financiero (del otro seguro que sí) para hacer frente a la sanción, será la empresa la que tenga que aflojar la pasta, por tener su dirección conocimiento de la situación y no hacer nada por evitarla. Ahora, con molestias en el oído y dificultades para masticar, lo que no se le cae de la cara a Saleh es la sonrisa. Tenía un salario de 7,15 dólares/hora, que equivale a unos 15.000 dólares anuales, así que, grosso modo, se ha ahorrado unos 300 años de trabajo para ganar el dineral que le ha procurado la justicia estadounidense. ¡El país de las oportunidades!

Fuente: NY Dailynews.

Se pasa con el chocolate en un postre y le despiden fulminantemente

Mi antecesor en este puesto de responsabilidad, también conocido como ‘El Contratado’, ya destacó otro caso de este tipo que tuvo una tremenda repercusión mediática en EE UU: una profesora de un colegio cristiano fue despedida por practicar sexo tres semanas antes de su boda. La mala suerte es que se quedó embarazada, y la ‘atenta dirección’ del centro hizo sus cuentas: los meses de gestación no cuadraban con la fecha del enlace. ¡Pillada y a la calle! ¡Go home!

Si este caso es para enmarcar, el de Sarah Finch puede arrebatarle la primera posición de los despidos más rocambolescos de la historia. Esta chica galesa, de 19 años, era una empleada modelo en un McDonald’s de la localidad de Carmarthen. Siempre sacaba las mejores notas en las evaluaciones mensuales realizadas por la empresa a los trabajadores.  Pero hace unas semanas, cometió un error imperdonable: ¡¡¡puso más chocolate de lo debido en un McFlurry!!! (el postre helado más conocido de esta cadena de hamburgueserías). Para más inri, resulta que el dulce era para un compañero que le pidió que fuera generosa con la cantidad. El chico debía ser muy goloso.

La inocente acción fue cazada por sus jefes, y Finch fue puesta de patitas en la calle. Con una mezcla de cabreo e indignación, la chica llevó el caso ante los tribunales y la justicia le ha dado la razón. ¡Bien por ella! En la sentencia, el magistrado deja claro que “no hay un estándar establecido por la empresa para medir la cantidad de chocolate que se pone en un helado”, por tanto no puede ser utilizado como motivo para despedir a una persona.  Por ello, McDonald’s tendrá que indemnizarle con algo más de 3.600 euros por despido improcedente.

PD. De regalo, os dejo un vídeo publicitario de McDonald’s que ha montado un revuelo monumental en Alemania. Los teutones lo critican porque dicen que no parecen empleados del burger, sino bailarines o ‘gogós’. Sacad vuestras propias conclusiones después de visionarlo.