Entradas etiquetadas como ‘hoy puede ser un gran dia’

Lo malo de echarse novia por Internet

BecConsejo: “Nunca te pongas la estúpida obligación de dar un consejo al día. El día que no se te ocurra nada ingenioso, te verás obligado a hacer algo como esto”

Sé que echarse novia por Internet parece una buena idea, pero no lo es. En un principio tú piensas que es genial, porque la persona que hay al otro lado no te ve y entonces, donde tendrías que decir estrábico dices que te cuesta fijarte en las cosas, donde tendrías que decir bajito dices que no tienes problemas en la espalda por tu altura y donde tendrías que decir feo puedes decir… ¡qué carajo! puedes decir Kortajarena y quedarte tan ancho. Total, no te van a conocer… ¿o sí?

Porque ahí está el problema, muchachos. Está bien decir alguna mentirijilla, eso siempre, pero si empiezas a hinchar el curriculum, a la que empieces a trabajar tu jefe se va a dar cuenta (¿inglés nivel medio-alto? Hombre… si por medio alto entiendes saber decir “medium-tall”…). Vamos, que a la hora de la verdad, antes de llegar a la tercera base ella ya te ha cazado y te dice: “eres bizco, pequeño y horrible… ¿de quién era la foto que me mandaste?”

Tu única esperanza es que ella también mienta y no sea ni tan morena, ni tan generosa, ni tan sexy como te decía. Sólo entonces hay opciones. De lo contrario, te pasará lo que a Miguelín, el protagonista de Hoy puede ser un gran día:

Yo soy muy partidario de las mentiras (¡siempre!). De hecho, es imposible sobrevivir en Internet siendo el becario de 20minutos.es si dices toda la verdad. No obstante, soy consciente de que en la vida real sólo hay una opción para triunfar: con #lachicadeBec me veo obligado a ser (más o menos) sincero.

Por eso me empiezo a plantear la necesidad de contarle todo el rollo del blog (que algo ya se huele) y toda la historia de #lachicadeBec. Llegado ese momento, volveré a ponerme la camiseta de Hiro Nakamura con total normalidad, que ya está bien de tenerla escondida en el armario.

Internet es un hervidero de mentiras y no os lo voy a venir a descubrir yo, pero lo que sí os recomiendo que no os fiéis de nadie, por si las moscas, ni tan siquiera de mí. ¿Quién os dice que en lugar de un becario del montón y sin gracia quien escribe el blog no es un hombre atractivo, adinerado y con un gran sentido del humor que se ve obligado a ocultar? Bueno, os lo digo yo, pero claro… ya os he dicho que no os fiéis tampoco de mí, jejejeje.

PD: ¿Alguna vez habéis tenido una relación por Internet? Dejadme adivinar… ha ido mal, seguro, jajajaja.

Hoy hace un año

Desbancadas por los frikis

La peor noche de Begoña Alonso

– Envía el post:

Bookmark      and Share

Una visita que no te esperas

BecConsejo: “No abras la puerta si no conoces”

Sé que parece evidente, pero no lo es tanto. Si no conoces a la persona que llama, no abras la puerta, y si la conoces, piénsatelo. De lo contrario os puede pasar lo que viví yo el domingo: Jugaba Nadal contra Federer, el Barça estaba a punto de pasearse ante el Valladolid (enhorabuena a los premiados) y el Madrid estaba listo para estrellarse en Málaga
. En ésas, tocan a la puerta… y mis padres abrieron.

Eran unos amigos suyos, de ésos que no suelen pasarse por casa de uno salvo para molestar. Como supondréis, la visita del domingo no era excepción. Quizás habéis vivido una situación similar: llevas horas esperando a que pongan algo en la tele (película, partido, serie…) y llega alguien a joderte con el objetivo de sabotearte.

Modalidades

Versión padre: No le interesa de qué va la serie, no la ha visto jamás, pero te pregunta. “¿De qué va? ¿Ése qué hace? ¿Esos dos están juntos? Pues no me termina a mí de convencer la serie ésta…”

Versión madre: La película no le interesa, probablemente se dormirá antes de que acabe, pero no pierde la ocasión de elucubrar. “Seguro que el del pelo blanco es el malo”. “Mamá, es Leslie Nielsen y la película es de risa”. “¿Y esto te hace gracia? Pues anda que es gracioso el tío ése”.

Versión amigos de mis padres: No han visto un partido de tenis en su vida y de fútbol saben lo que mi mono de plástico, pero se permiten el lujo de opinar. “Nadal ha perdido potencia en su tren inferior”, dice él. “Federer no es el mismo desde que ha sido padre”, dice ella. “Lo de Guardiola sí que tiene mérito”, apostilla él. “A mí me da lástima por Clemente… ¡es tan gracioso!” concluye (afortunadamente) ella.

Así que en ésas estamos, un poco enfadado por no haber disfrutado del domingo como Dios manda y un poco inquieto porque el martes habrá una visita sorpresa en Hoy puede ser un gran día, la serie de humor de la que ya os he hablado alguna vez.

Me dice un confidente que un famoso se dejará caer por la serie, pero para tranquilidad de la familia, no será de ésos que se apoltronan en tu casa a opinar de lo que echan en la tele como si vivieran ahí.

No quiero imaginarme a Miguelín intentando guardar los modales ante una visita. Es más, la única experiencia hasta el momento ha dejado bastante que desear, como recordaréis. Aunque claro, me da que el famoso que visita la serie no se va a pasear en ropa interior por la casa, como hizo la prima, y eso, quieras o no, te quita tensión.

PD: Bueno, mañana salimos de dudas con respecto a la intrigante visita, aunque si veis el capítulo de hoy… alguna pista dan.

PD2: Por cierto, por cierto, por cierto… esta semana vuelven los expatriados (aunque no sé por cuánto tiempo, jeje).

Hoy hace un año…

Roba un banco y se deja la cartera

Quiero volver a tener diez años

– Envía el post:

Bookmark and Share

Cuando las suegras son un problema


BecConsejo: “Antes de salir con una chica, fíjate bien en su madre. Dentro de 30 años, puede que estés casado con ella”

El BecConsejo de hoy no es mío, lo admito, es de un amigo alicantino que siempre se ha tomado con un poco de sorna el tema de las suegras. Él está convencido de que ellas se terminan pareciendo a sus madres, tanto física como psicológicamente, y que a medida que transcurren los años pasas a estar más casado con tu suegra que con aquella chica maravillosa que conociste.

En cualquier caso, sí es cierto que lo de las suegras es un mundo misterioso, muy recurrente en los monólogos y los chistes, pero del que se ha escrito muy poco. ¿Existen las suegras? ¿Qué fue antes, la suegra o la nuera? ¿Puede una suegra manejar maquinaria pesada después de haber tomado medicamentos? ¿Hay alguna forma de decirle a una suegra “eso no me gusta” sin que te ponga cara de estar chupando limones?

Todas estas dudas y alguna más me han surgido viendo la serie que estrenábamos el otro día, la de Hoy puede ser un gran día (de lunes a viernes a partir de las 9.00 horas). No es ningún secreto que conectar con las suegras es un tema espinoso, tanto para ellos como para ellas, porque cada uno tiene su forma de hacer las cosas y ellas (como los suegros) siempre tienen la suya, que te guste o no, siempre será mejor que la tuya. Es como un decreto ley.

Por eso la mujer de la serie acaba hasta el gorro de su suegra, porque le lanza puyitas condensando en pocas palabras todos los defectos que le ve o, lo que es lo mismo, todo lo que “yo lo haría de otra manera, pero bueno…”.

Muchas veces me pregunto cómo será la madre de #lachicadeBec, e incluso la de alguna que otra lectora que me tiene encandilado, jejejeje. Tengo mucho tiempo libre, qué le vamos a hacer. Mientras tanto, voy temiendo el día en el que ella me diga “o tu madre, o yo”, porque la cabra siempre tira al monte, y los bocatas de Nocilla mi madre los hace como nadie. Además, las suegras tienen mala fama, pero las madres… las madres son lo mejor que hay en el mundo.

“Lo siento, cariño. Es tu suegra, pero es mi madre. Te recomiendo que la veas como yo; es decir, que le pidas un bocata de Nocilla, que te sople en las heridas, que te ayude a entregar un trabajo cuando el tiempo se te echó encima porque eres más gandul que un trillo, que te recuerde todo lo que se te olvida… Ya verás como al final, hasta le coges cariño”.

PD: Paco, no la eches de casa, por Dios. ¡Que es tu madre! Invita a la madre de ella a que se venga también, ya verás, ya…

Hoy hace un año…

Entró a robar… y acabó convertido en esclavo sexual

El presidente más breve de la historia

Tres horas escuchando música en directo

– Envía el post:

Bookmark and Share