Entradas etiquetadas como ‘hermano’

Venganza después de que su hermano le ‘hackeara’ el perfil de Facebook

Los 15 años son una edad muy mala. Bueno, en general la adolescencia es un período difícil, de demasiados cambios, y quizás por eso a casi todo el mundo le da por hacer cosas raras. A mi amigo Alberto le dio por no afeitarse, y le llamaron durante años Mostacho en honor a su pelusilla, a mi amiga María le dio por llorar: cada lunes tenía un novio nuevo, cada viernes lo dejaban… y a llorar. Y a un compañero de clase le dio por tomarse la justicia por su mano y aplicar el ojo por ojo en todo: terminó llamando “Venganza” a su perro, no os digo más.

“¿A qué viene esta introducción?” Os preguntaréis (como siempre). Pues bien, una vez tenemos los conceptos “15 años” y “venganza” estáis en disposición de leer la historia de hoy, protagonizada por un muchacho holandés vengativo llamado Tobias Mathijsen y su hermano adolescente, que cometió el error de aprovechar que el mayor se había dejado su cuenta de Facebook abierta y puso todo patas arriba.

Aunque no sabemos los detalles, podemos imaginar qué pudo hacer: romper con su novia, subir una foto de Ben Affleck y escribir “este tío me pone mucho”, publicar en el muro “soy tonto y en mi casa no lo saben” y rematar con un “mi hermano es el mejor”, aclarando la autoría de los hechos, por si acaso hubiese dudas.

El hermano mayor dijo que eso no podía ser, puso el grito en el cielo y aprovechó su posición para jurar venganza. Es una cosa que suelen tener los hermanos mayores: son más grandes, más listos y, por ende, más vengativos. A ti te hace una y te la tienes que comer, porque no se te ocurren formas ingeniosas para vengarte; ahora bien, si tú le gastas una broma ten por seguro que te la va a liar… y bien liada. Lo que no tengo claro es si alguien llegaría a los extremos del protagonista del vídeo…

Podría ser una campaña viral (aunque no tiene pinta), pero el vídeo merece la pena que lo comentemos. Con la ayuda de unos cuantos amigos, el hermano mayor redecora la habitación del pequeño: una pared rosa por aquí, un póster de Justin Bieber por allá, unos juguetes femeninos a este lado… ¡y zas! La perfecta habitación de niña… para un chaval de 15 años.

El pequeñín (por ser amable) se lo toma con humor y admite que quizás no debería haber trasteado en una cuenta de Facebook que no era la suya (es lo que en el vídeo se subtitula como “frape”), al mismo tiempo en que reconoce que es tan vago que probablemente no va a cambiar la decoración, por muy femenina que parezca. Bueno, bastará con que le pongan de nuevo la puerta, porque también se la quitaron para que todos pudieran ver la nueva decoración.

PD: ¿Alguna venganza creativa en vuestro historial? Soy todo oídos.

“¡Mamá, mi hermano está boicoteando mi ensayo!”

“¡Mamá, Phineas y Ferb están haciendo los créditos iniciales!”. La queja de nuestra querida Candace es una protesta habitual entre los hermanos mayores. No he sido hermano mayor, pero sí menor, y creo que hay parte de culpa en los dos lados: el grande se cree adulto antes de tiempo y el pequeño (principal responsable, todo hay que decirlo) trata de boicotear cualquier iniciativa porque le gusta ser el centro de atención (y molestar).

Así pues, yo protagonizo unos minutos en el vídeo de la comunión de mi hermano saboteando una partida suya a una maquinita, pero no solo eso; en mi infancia era campeón de meter la pata delante de sus amigos: a uno lo llamé por el mote que le habían puesto a sus espaldas, dejé a la luz secretos inconfesables… vamos, que hice de la preadolescencia de mi hermano un calvario, inconscientemente, claro.

Por eso entiendo al muchachito que protagoniza el vídeo de hoy. Según el relato de su hermana, su madre estaba grabando cómo ensayaba un baile, pero tenía que esperar una canción porque la que sonaba no era la que tenía que practicar. Entonces se puso a hacer movimientos chorras para hacer tiempo (eso dice ella y yo no tengo por qué ponerlo en duda) mientras su hermano se burlaba de ella y acaparaba la atención del vídeo.

Desde que un padre pilló a su hija haciendo top-less frente a la webcam un personaje secundario no había sido tan protagonista en un vídeo casero. Ahí vemos a la muchacha, calentando con un muevo los brazos, me pica la nariz, perrea-perrea… y de fondo, su hermano haciendo de Rihanna, Michael Jackson y Lady Gaga a la vez. Un genio o, como diría Tomás Guasch: “Ese muchaaaaaaacho”.

La bailarina, que creyó que su madre se reía de sus extraños movimientos, no sospechaba que su hermano estaba por detrás haciendo el ganso. La comprendo, en estos casos lo habitual es oír a mamá gritar: “¡No hagas burla a tu hermana!” o “¡Deja a tu hermana ensayar tranquila!” o “¡No hagas el tonto, que ya eres mayor para estas bobadas!”. Lo raro es que le rían las gracias.

De modo que, una vez nos defraudó la madre, que se partió de risa con la mofa del niño en lugar de regañarle, solo nos quedaba la esperanza de que la escena acabara como acaban las burlas de hermanos pequeños a hermanos mayores… el grande atrapa al chico y, mientras le da un azote / hace cosquillas / hace el abrazo del oso, una voz infantil grita a la desesperada: “¡Mamá! ¡Ayuda!”.

PD: Lo reconozco, yo era un poco cabroncete, pero ya me he reformado.