Entradas etiquetadas como ‘guitarra’

¡Extra, extra! La ciencia dice que los tíos con guitarra tienen más éxito entre las mujeres

Fuente: Brian Kelley (Flickr).

Fuente: Brian Kelley (Flickr).

Es algo que ya intuíamos desde que fuimos a nuestro primer campamento de verano, cuando no nos comíamos un colín y a las chicas monas se les subía el rubor a las mejillas cada vez que se cruzaban la mirada con el clásico ‘guitarritas’, aquel que tocaba canciones de ‘El canto del loco’ en sus ratos de ocio. El tipo era un personaje con dudoso gusto musical, pero se las llevaba de calle sólo con rasgar las seis cuerdecitas de marras y cantar desafinado con voz insulsa.

Ahora, aquella sospecha que llevamos diez años arrastrando, tiene una confirmación ¿científica? Sí, porque estamos ante otro de esos estudios curiosos, como aquel que concluía que mirar mujeres desnudas estimula la inteligencia de los hombres. Ahora, la mente privilegiada del profesor Nicolas Guéguen, que trabaja en la universidad francesa de Bretagne-Sud, se ha afanado en demostrar empíricamente que las posibilidades de ligar de los tíos aumentan si llevan guitarra. ¡Oh, qué novedad tan novedosamente novedosa!

Para alcanzar tal conclusión, el profesor Guéguen contrató a un chaval de 20 años para que ‘entrase’ en un centro comercial a 300 chicas con edades comprendidas entre diecitantos y veintipocos años, a las que tenía que piropear discretamente. A las 100 primeras jóvenes las abordó con una bolsa de deportes en la mano y sólo nueve de ellas accedieron a darle su número de teléfono. A las 100 siguientes se acercó con una funda de guitarra colgando de su hombro. El resultado fue mucho más positivo. 31 cayeron rendidas a los encantos del joven. Por último, tuvo que tirarle los trastos con las manos vacías a otras 100 muchachas, de las que catorce se mostraron receptivas.

Sí, como suponéis, el profeson Guéguen extrajo una conclusión rotunda: si eres un ‘guitarritas’, tienes muchas más posibilidades de éxito entre las mujeres que si no lo eres. Según el mismo estudio, el motivo es que el hecho de tocar un instrumento musical es signo de que el hombre es inteligente y habilidoso. A mí, con todo, me sorprende mucho el fiasco del deportista, que se queda en un paupérrimo 9% de éxito. Un amigo, con algo de sorna, me apunta que “eso es porque no era futbolista profesional, que si no ya tendría una manada de mujeres esperando por él”. Me lo creo. Y me cuadra.

Por cierto, este mismo experimento se llevó a cabo con una mujer guitarrista. El resultado fue irrelevante. Por lo visto, la chica tenía el mismo éxito con guitarra que sin ella. Es más, me atrevería a afirmar que, si era lo suficientemente atractiva, su capacidad de ligoteo no mermaría en absoluto aunque llevara en las manos un AK-47.

PS. Un millón de gracias a Brian Kelley por compartir esa maravilla de foto en Flickr.

Maya, una maga de los pinceles

BecConsejo: “Busca tu sitio”

Muchos de los que entráis aquí os sentís mejor viendo que hay gente torpe y sin talento como yo. Pues bien, a esa muchachada hoy se lo voy a hacer pasar fatal, cuando vean a Maya, que en vez de dedos tiene pinceles. A poco que os gusten los videojuegos, vais a flipar, palabra.

Antes de ir a la entrevista, os cuento un poco cómo supe de ella y qué hace exactamente. Me habló de ella @el_webboy, el mismo crack que me puso en contacto con los infiltrados en los Goya. Fue entonces cuando visité su web y flipé. Hace dibujos, animaciones, retoques… todo de una calidad suprema. ¿Qué son esos retoques? Pues bueno, imaginad que tenéis una corbata lisa y queréis que sea una corbata con el dibujo de Monkey Island. Ella sabe hacerlo.

En fin, que no me enrollo más, os dejo con la entrevista, pero, por si acaso os gusta alguna/s de sus creaciones, os recuerdo su blog, su Twitter y la página de Facebook para que contactéis con ella por si os interesa lo que hace. Con todos ustedes, una reina Midas:

– ¿Por qué usas videojuegos clásicos en tus diseños?
Porque estoy bastante obsesionada con ellos… Desde muy pequeña he jugado a videojuegos. Soy hija única y mis únicos compañeros de juegos eran siempre niños, lo cual supongo que contribuyó a que me interesaran más que otras actividades. De hecho mi madre aún no me perdona que nunca jugara a papás y mamás, y recuerda la brasa que di para que comprara un ordenador, el 486 con el cual pude jugar por fin en casa al primer Monkey Island en vez de recorrer las de mis amigos para verlo.

Los videojuegos clásicos tienen magia en sus píxeles tamaño garbanzo. La poca definición de los personajes y escenarios, en mi mente febril de niña, daban lugar a interpretaciones fabulosas. Por poner un ejemplo, a mí el barco fantasma de LeChuck me aterrorizaba, y con el primer Metroid me sentía dentro de otro universo. Por eso para mí esos cuatro píxeles que reproduzco en mis diseños significan mucho más, y sé que así lo percibe la gente que pasó los mismos buenos ratos que yo. Al fin y al cabo, para alguien que no ha jugado nunca, la cara de Guybrush es sólo un puñado tosco de píxeles; pero para nosotros es un icono que nunca ha conseguido representarse mejor, por muchas remasterizaciones en HD que hagan…

– ¿Cuánto tiempo tardas en hacer tus Converse especiales?
Depende del diseño; las más sencillas me llevan dos o tres días, mientras que en las Converse de Mêlée Island invertí cuatro veces más. Soy muy minuciosa, mezclo yo todos los colores a partir de los tres primarios, y no paro hasta que no encuentro el adecuado. Pero las horas que paso pintando son las mejores; con el pincel y una buena película noventera de fondo, la noche cae sin que te des ni cuenta.

– No sólo no tienes problemas de derechos de autor, sino que los propios creadores contactan contigo. ¿Cuántos te han escrito pidiéndote una de tus obras?
Hasta ahora he tenido contacto con tres. Hice una corbata basada en la película Idiots & Angels de Bill Plympton, uno de mis animadores favoritos. Por la magia de Facebook, Plympton encontró mi trabajo y me pidió que le hiciera una por encargo. Más tarde pude ver fotos suyas llevando la corbata en los Annie Awards de Los Angeles.

A Tim Schafer le escribí para darle las gracias por proyectar imágenes de mis zapatillas en la conferencia que dio en Artfutura, y tras contestarme muy amablemente, me invitó a conocerle en sus oficinas de Double Fine, en San Francisco. Le llevé unas zapatillas del tentáculo Púrpura y el Verde para su hija pequeña que le gustaron mucho, y qué puedo decir, ¡estar allí fue un sueño!

Más recientemente Jordan Mechner, el creador del primer Prince of Persia, me escribió para decirme que quería una de las corbatas que he hecho basadas en su juego. He tenido mucha suerte con la acogida de los autores de las obras en las que me baso. Son los primeros en ver que detrás de mis creaciones sólo hay una gran admiración y un enorme respeto hacia su trabajo.

– ¿El esfuerzo merece la pena, económicamente hablando?
Hay que tener en cuenta que yo empecé a hacer esto por el mero placer de hacerlo, al margen de los ingresos que me pudiera reportar. Lo hacía tanto para mí como para regalárselo a la gente a quien quiero, y por eso valoro tanto que sean piezas únicas y muy cuidadas y no puedo aplicar una mentalidad de fábrica a mi trabajo. Desde que mis obras se han empezado a conocer en la Red he tenido la suerte de que personas que también valoran esos aspectos hayan querido adquirirlas por el precio que merecen la calidad y la exclusividad.

Me gustaría dedicar aún más tiempo a mis diseños porque es algo que me hace muy feliz, pero soy un culo inquieto y lo compagino con encargos de ilustración más tradicional y con mi trabajo en un estudio de animación.

– Escribes los posts en español e inglés. ¿Dónde tienen más éxito tus creaciones?
He tenido compradores de países muy variados, pero de donde más mails recibo es de Alemania. He podido comprobar que allí los aficionados a los videojuegos clásicos son especialmente activos, de hecho aparecí en una revista impresa y varias webs, lástima que no las entienda…

– ¿Sabías que Davinci iba a llevar la corbata del tentáculo y la de Guybrush a los Goya?
Lo sabía, sí; además de un grandísimo amigo, es mi mecenas friki, un Médici de eBay. Me encanta que quiera llevar mis corbatas en ocasiones así. De hecho, uno de los diseños de Prince of Persia adornará pronto su cuello.

– ¿Para quién te gustaría diseñar unas zapatillas?
Para Charles Cecil, el creador de Broken Sword. En realidad ya tengo el diseño, así que las quiera o no, ¡necesito hacerlas!

– ¿Qué es lo más caro que has retocado?
Supongo que la guitarra de Monkey Island. Fue muy divertido explicarle al dueño de la tienda para qué la quería y que iba a quitarle su bonito barniz… Después me pidió que le enviase mis otros trabajos sobre instrumentos.

– Ya puestos… ¿Cuál es tu videojuego favorito?
Ufff… vaya pregunta más difícil. Me es fácil reconocer mi género favorito: la aventura gráfica. Pero elegir uno solo… Soy una apasionada de las aventuras de LucasArts, todas ellas, pero también está la saga Broken Sword (1 y 2), los Leisure Suit Larry, The Longest Journey… No sé, supongo que si tuviera que escoger, diría que Monkey Island, pero sentiría que estoy ignorando demasiados.

Leyendo esto parece que estoy estancada en el pasado, ¡pero también me engancho a los juegos actuales! Tengo un gran vicio al Left 4 Dead (1 y 2), sigo todos los juegos de Double Fine (habrá que pintar algo de Brütal Legend) y sudo delante del Kinect como cualquiera.

– ¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Acabo de poner a la venta unas corbatas de Grim Fandango. Aparte de eso estoy haciendo encargos, entre ellos unas Converse que pueden ser espectaculares, pero como la gente me las encarga para hacer un regalo a alguien, sólo podré publicar los trabajos cuando lleguen a sus destinatarios, no vaya yo a fastidiar la sorpresa… En general tengo un montón de ideas acumuladas, y en más soportes, pero tengo que compaginarlo con forjar mi carrera como dibujante. ¡Ojalá los días fueran más largos para poder hacerlo todo!

PD: No me digáis que no es una genio. Ya sólo me queda hablar de Billy Freud last night para que terminéis de flipar con las creaciones de la pandilla de Maya y compañía.