Entradas etiquetadas como ‘gratis’

Un viaje de 3.200 kilómetros sin un euro en el bolsillo

BecConsejo: “Disfruta del trayecto”

Allá por verano me escribió Alberto, contándome que un amigo suyo estaba haciendo una locura por los Estados Unidos. Básicamente, Víctor (el amigo de Alberto) y Santi, estaban haciendo un viaje de 3.200 kilómetros sin un euro en el bolsillo. ¿Queréis saber cómo es posible? Bueno… yo creo que será mejor que sea el propio Víctor quien os lo explique. “¡¡Víctor!!! ¡Ven! Sí, aquello que te dije del blog“. Chavales, ya viene, silencio…

“Todo empezó en Nueva York. Santi y yo estudiábamos en Miami Ad School, una escuela especializada en creatividad publicitaria que cuenta con sedes por todo el mundo. Empezamos en Madrid y el segundo año recorrimos distintas ciudades hasta acabar, por fin, juntos en Nueva York.

Allí tuvimos una asignatura llamada Self Promotion donde nuestro trabajo era conseguir que una de nuestras agencias favoritas supiera de nuestra existencia. Se trataba, básicamente, de hacer algo que se vitalizara hasta tal punto que todo el mundo de la publicidad, y principalmente la agencia elegida por nosotros, conocieran nuestros nombres.   Empezamos a pensar, hicimos nuestra lista de tres agencias favoritas.

Una de ellas era Crispin Porter cuya sede se encuentra en Boulder, Colorado. Y dijimos, “ya que ésta es posiblemente la única vez que estaremos tan cerca de Boulder (3.200 km desde NY) ¿por qué no hacemos un peregrinaje hasta allí?” La idea nos gustó. Y seguimos pensando. “Somos estudiantes, no tenemos dinero, así que tendremos que recorrer 3.200 kilómetros sin dinero” y es así como surgió The Pilgrimage to Crispin Porter. Dos estudiantes, 3.200 km, cero dólares.

Recorreríamos toda esa distancia con la única ayuda de la gente, ya fuera casa, comida, dinero, medio de transporte…cualquier cosa nos valía. Comentamos la idea a nuestro profesor, le encantó y nos animó a hacerla de verdad y nos pusimos manos a la obra.

Nuestra partida estaba prevista para el 3 de Septiembre, así que un mes antes empezamos a mover la idea para conseguir generar seguidores y expectación. Hoy en día, todo pasa por las redes sociales, así que creamos un perfil en Facebook, otro en Twitter, Foursquare, un canal en Youtube y una web, todos ellos conectados entre sí para que la gente no se perdiera nada.

Durante ese mes previo hicimos una serie de vídeos que titulamos Training Camp en los que la gente podía seguir nuestro entrenamiento para el duro camino, una serie de vídeos divertidos en los que hacíamos pruebas e incluso, yo me tuve que comer un gusano.

La cosa fue muy bien, de hecho, mucho mejor de lo que esperábamos. Para cuando llegó el día 3 de Septiembre ya contábamos con más de 1.000 seguidores en Facebook, nuestra aventura había recorrido la web llegando a publicarse en diferentes blogs de la publicidad en todo el mundo (Rusia y Malasia fueron una gran sorpresa) y nuestros vídeos ya se podían ver en la propia web de la agencia Crispin Porter.

Nuestra aventura duró 7 días en los que vivimos muchas y distintas anécdotas que nuestros seguidores pudieron seguir día a día vía Facebook y Twitter. Actualizábamos a cada momento del día y subíamos vídeos diarios con una recopilación de los mejores momentos del día. Tuvimos momentos duros en los que incluso llegamos a pasar algo de miedo al toparnos con gente muy extraña: una noche la tuvimos que pasar en la calle y todo esto unido a largas caminatas por desoladoras calles en donde no había más que nada… pero tuvimos mucha suerte, conseguimos que diferentes personas nos acogieran en distintas ciudades, nos abrieran las puertas de sus casas, nos dieran de comer y nos llevaran en sus coches a otras ciudades.

Por otro lado, nos sentimos muy apoyados gracias a los continuos mensajes de ánimo en Facebook y Twitter y a las donaciones que recibimos vía Paypal.  No tuvimos noticias de Crispin Porter hasta que llegamos a Denver. Una vez allí se pusieron en contacto con nosotros para darnos una gran noticia. Nos hicieron una reserva por una noche en un hotel en Denver y 2 noches en otro hotel en Boulder. Aunque el viaje no había terminado aún, en aquel momento respiramos por primera vez.

Después de 3 noches sin tener que preocuparnos por encontrar una cama fuimos muy bien recibidos en Crispin Porter. Estuvimos casi un día entero en la agencia conociendo a mucha gente hasta llegar a hablar con las cabezas más altas de allí. Una gran experiencia a todos los niveles en la que conseguimos dos cosas: el objetivo marcado, es decir, que la gente del mundo de la publicidad hablará de nosotros y, en concreto, la agencia Crispin Porter y, por otro lado, saber que existen personas excepcionales que, aunque nunca antes las hayas visto, son capaces de ayudarte cuando más lo necesitas como si te conocieran de toda la vida”.

PD: A esto lo llamo yo tener iniciativa.