Entradas etiquetadas como ‘fuego’

Una mujer revienta un baño intentando matar una cucaracha

molotov_toiletEl año pasado os relaté el caso del caballero que prendió fuego a su casa persiguiendo una araña ‘casi a cañonazos’. Ahora, una concienzuda empleada de limpieza taiwanesa ha volatilizado medio servicio de unas oficinas intentando eliminar a una cucaracha de la faz de la Tierra. Y no exagero ni un ápice.

Para acabar con el escurridizo insecto, la joven utilizó primero su zapatilla, y con un certero golpe, aplastó a la curiana contra el suelo. Como si esto no fuera suficiente, introdujo los restos del ortóptero dentro de un trozo de papel higiénico y los arrojó al inodoro. Para finalmente, incinerarlos. ¡¡¡Error fatal!!!

La muchacha no recordó que había tirado restos de productos de limpieza en el váter y casualmente se habían mezclado para crear una especie de cóctel Molotov. El resultado os lo podéis imaginar: una fuerte deflagración, que se pudo escuchar en todo el edificio, y la mitad del baño incinerado como si un dragón hubiera estado probando su aliento dentro.

Lee el resto de la entrada »

Lo que no debes hacer si tu Lamborghini se incendia por sorpresa

aventadorUna tarde para fardar en Londres. Muchas miradas atentas a un fastuoso coche deportivo. Un conductor con ganas de dejar boquiabiertos a los espectadores mostrando todo el poder de su máquina. Los ingredientes perfectos para triunfar y llevarse los aplausos del respetable. O al menos eso pudo pensar ‘el Fittipaldi‘ antes de pifiarla.

Como poseído por el espíritu de los mejores pilotos de F1, ‘Mr. Speed’ pisó el acelerador de su Lamborghini Aventador y una llamarada salió del tubo de escape. ¡Qué bonito! Además de disfrutar del ruido ensordecedor del motor, un espectáculo de ‘fuegos de artificiales’ sin pagar entrada. ¿Quién puede pedir más?

Lee el resto de la entrada »

Quería dar la bienvenida a su novia con velas… ¡y quemó su casa!

fuego-casa-romanticoHoy voy a arrancar con una recomendación impopular. Si yo fuera alguien de los que viste traje elegante y tiene un despacho en la última planta de un edificio de una compañía de seguros, plantearía la posibilidad de cobrar recargos a los románticos. Sí, sé que suena feo e, incluso, discriminatorio, pero es que los románticos son (somos) taaaaaan peligrosos, que cualquier advertencia me parece pequeña. ¿No me creéis? Pues ahí va una dosis de realidad sobre ellos (nosotros), firmada por un hombre que ha quemado parte de su casa por una muestra de amor.

Amanj Issen es un caballero kurdo de 29 años que está arrebatado de amor por Jana Stankeviciute, una letona de 24 que volvía a su casa del condado de Kent (Reino Unido) después de pasar un mes con su familia en el recomendable país báltico. Amanj decidió prepararle una bienvenida hermosa, con flores, champán y velas, tal era el modo en que había añorado a Jana durante su ausencia.

El hombre dispuso las velitas en forma de corazón, con una flecha atravesándolo de derecha a izquierda y con el nombre de Jana a modo de epílogo. Media hora antes de que Jana llegara a casa, las encendió, comprobó que el champán estaba frío y bajó impaciente a la puerta de casa a esperar la llegada de la muchacha.

Sin embargo, los planes se le torcieron al pobre Amanj pocos minutos después. Escuchó una fuerte explosión, se giró y vio su casa en llamas. Según uno de los bomberos que acudió a acabar con el incendio, “lo más probable es que las velas estuvieran cerca de algo inflamable o que se queme con facilidad, una alfombra o unas cortinas. La gente coloca estas velitas directamente encima de las  alfombras, sin un portavelas adecuado y el calor que desprenden puede provocar un incendio”.

La habitación de Amanj y Jana quedó calcinada, pero la joven, tras el susto inicial, reconoce que el gesto romántico de su pareja vale más que mil meteduras de pata. El hombre, por su parte, hizo pública su historia “por si le puede servir a alguien, para que tenga cuidado con las velas” y aseguró que repetirá el acto romántico, “pero tal vez sólo con flores, champán y bombones…”.  Y es que el amor, además de volvernos un poco bobos a veces, también quema. Tomen nota de ello, compañías de seguros.

FUENTE: Daily Mail.

Quema su casa intentado matar una araña

incendio_seattleAl leer esta noticia, podríamos decir (retocando un famoso dicho), que “a pequeños males, desastrosos remedios“. Vamos, que al protagonista de esta historia la respuesta al problema doméstico se le fue de las manos.

El caballero, residente en la ciudad de Seattle (EE UU), trataba de matar una araña (casi a cañonazos) y provocó accidentalmente un incendio de ‘proporciones bíblicas’ que a punto estuvo de dejarle sin hogar. Los daños producidos en la casa han quedado valorados por una aseguradora en algo más de 45.000 euros.

El fuego comenzó porque el propietario del inmueble ideó un pequeño lanzallamas con un bote de espray de pintura (como el que usan los grafiteros) y un mechero. Al ver al arácnido moverse por una de las paredes comenzó a disparar fogonazos contra los tabiques como si no hubiera mañana. El resultado: las llamas se propagaron sin remisión hacía el techo convirtiendo el edificio en una especie de pira funeraria.

Al ver el desastre que había causado, al hombre le dio el tiempo justo para sacar a su madre de la vivienda y observar el dantesco espectáculo desde el jardín. Cuando llegaron los bomberos, poco pudieron hacer, porque el interior del unifamiliar estaba totalmente quemado.

Según declaraciones de uno de los policías que acudió al lugar de los hechos, la araña “probablemente murió dado que la pared estaba calcinada“. Os imagináis que no es así y el artrópodo está campando a sus anchas por encima de las cenizas. Sería de traca.

(FOTO: Captura de KiroTV)

Un teléfono móvil se incendia y quema las posaderas de su dueña

Una adolescente estadounidense se ha llevado el susto de su vida por culpa de un iPhone demasiado ‘calentito’. El teléfono móvil actuó como si fuera una parrilla y quemó una de las nalgas de la chica. ¡Vaya toalla!

Los hechos ocurrieron a primera hora de la mañana en una escuela de Secundaria de Kennebunk, en Maine. La joven, en mitad de una clase, comenzó a sentir mucho calor en su trasero. Segundos después, su pantalón echaba humo por uno de los bolsillos como si fuera una máquina de vapor. Asustada, se tiró al suelo y rodó para intentar quitarse la ropa lo más rápido posible. Menos mal que la profesora reaccionó rápidamente y utilizó una manta para apagar el pantalón que ya estaba empezando a arder.

Fue algo que no creo que alguien haya visto antes, me pareció increíble“, declaró Jeff Rodman, director del colegio, después de mostrar algunas fotografías del teléfono y de cómo había quedado la prenda.

Por otro lado, Andrew Palmeri, responsable de los servicios de emergencia, comentó que todo parecía indicar que la batería del iPhone había presentado un cortocircuito, posiblemente por la presión recibida. ¡Ojiplático me hallo!

Afortunadamente la joven fue atendida de urgencia en el hospital de la localidad, y aunque sus quemaduras eran “moderadas, no tuvo que quedarse ingresada.

Obligan a un hotel construido con hielo a instalar alarma de incendios

Ice_Hotel_Jukkasjärvi

Un famoso establecimiento hotelero sueco, situado en la localidad de Jukkasjärvi, y cuya principal característica es que está hecho de hielo, ha sido obligado por las autoridades municipales a instalar un sistema contra incendios. Ni al diablo se le podría haber ocurrido una normativa tan curiosa.

Una de las habitaciones del Ice Hotel (Foto: FLICKR / bjaglin)

Una de las suite del Ice Hotel (FLICKR / bjaglin)

La medida, aunque parezca de coña, tiene su lógica ya que el hotel guarda en su interior muchos objetos inflamables: como almohadas, ropa de cama, decorativas pieles de reno o muebles de madera. Así que la administración está obligada por ley a exigir una protección contra el fuego. Además, siempre puede visitar el establecimiento James Bond y dejarlo como un solar (parecido a lo que ocurrió con la residencia de hielo en la película Muere otro día).

Por su parte, los dueños del Ice Hotel van a tener que realizar un gasto muy importante para un uso efímero: el hotel se deshace todas las primaveras y hay que reconstruirlo cada invierno. “La seguridad de nuestros clientes es lo primero y vamos a realizar todas las mejoras para cumplir con la ley“, indicó en un medio local Beatrice Karlsson, portavoz del establecimiento.

Lo que era un negocio rentable se puede convertir en un quebradero de cabeza por culpa de una chispita. De todas formas, para minimizar la inversión, los propietarios van a invitar a una serie de artistas internacionales para que ejerzan como padrinos del Ice Hotel, y a través de ellos atraer financiación. ¿Os apuntáis a un concierto bajo el hielo?

Calculó mal… y se prendió fuego

fuegoMe viene que ni pintada la frase: “Si juegas con fuego te puedes quemar” para dar paso a este vídeo mezcla de seguridad absoluta en sus posibilidades e irresponsabilidad supina.

Todo comienza con un ‘inocente experimento’ realizado por un dicharachero profesor danés. Haciendo gala de unas habilidades innatas de enseñanza, el maestro mezcla varias sustancias en un tubo de ensayo. Al prender los compuestos se lleva el primer susto, cuando una llamarada descontrolada roza su cara. Pero como es un as de la química, con muchos años de experiencia docente, lo soluciona con una sonrisa y prosigue su clase magistral. El error fatal llegaría poco después.

En lo que podría ser un intento por emular a la Antorcha Humana de los Cuatro Fantásticos, el docente comete un pequeño descuido y mientras intenta arrojar la sustancia, esta le cae sobre la cabeza y se prende fuego. En décimas de segundo el pánico se propagó rápidamente por el aula.

Por fortuna, el incidente solo quedó en un susto ya que el profesor, con una sangre fría estilo Houdini, se quitó la camiseta envuelta en llamas y remató su experimento con un final casi circense: levantó los brazos en señal de victoria. Sólo le faltó decir ‘chan ta ta chan‘.

Se comen a su jefe por no atender sus reivindicaciones laborales

FOTO: FLICKR / anieto2k

Desde que el sindicalismo se generalizó para luchar contra la opresión y casi el sistema esclavista que sufrían los trabajadores allá por el siglo XIX, muchas han sido las protestas y manifestaciones que han desencadenado en tragedia, e incluso, en una guerra, como la revolución bolchevique. Pero la reivindicación laboral que supera lo imaginable por su crudeza y violencia es la que sucedió en el estado indio de Assam hace unos días.

Un matrimonio de terratenientes de una plantación de té fueron asesinados por una horda de cerca de 1.000 personas. Hasta este punto, el relato podría entrar dentro de la lógica. Lo que ya no es de recibo es que después de quemarlos vivos dentro de su casa, varios integrantes del grupo se comieran parte de los cuerpos calcinados, según han relatado dos testigos a la Policía. En este caso, la venganza sí parece que se sirvió fría y en bandeja de plata (perdón por la comparación, pero viene que ni pintada).

El desencadenante de la tragedia parece ser las penosas condiciones laborales de los trabajadores de la plantación. Llevaban sin cobrar varios meses, malvivían en barracones insalubres y el jefe había denunciado a dos representantes sindicales, que fueron detenidos y puestos a disposición judicial.

En declaraciones a un medio local, el inspector jefe de la Policía, el señor Singh, indicó que ya habían identificado a 14 implicados en los hechos basándose en el relato de varios testigos. Ahora hay que esperar los informes de las autopsias para determinar si realmente los cuerpos de los fallecidos sirvieron de festín a la jauría de enloquecidos trabajadores.

Confío en que este tipo de protestas violentas no se generalice porque muchos jefes van a tener el miedo en el cuerpo cada vez que vayan a trabajar.

Un presentador prende fuego a un mago

Los trucos de cartas, y tal, están muy bien para quedarte con tus amigos, pero ojo si pretendes dar un paso más y pasarte al ilusionismo. Es una actividad asombrosa pero, en ocasiones, pone tu vida en serio peligro. Ya le pasó en varias ocasiones al gran Harry Houdini, que estuvo a punto de morir ahogado practicando el escapismo. Ahora, el incidente lo ha sufrido el prestigioso ilusionista Wayne Houchin, uno de vuestros preferidos en nuestro ranking de ‘El Mejor Mago e ilusionista’.

En una gira por la República Dominicana, el presentador del programa de televisión ‘Acércate a los astros’, que atiende por Franklin Barazarte, le prendió fuego en la cabeza. Así, como suena. El vídeo, que podéis ver más abajo, es impactante, en pocos segundos Houchin pierde parte de su cuero cabelludo víctima de las llamas. Además, sufrió quemaduras en la cara, el cuello, las manos y la oreja (perdonadme, me viene a la cabeza la canción Niki Lauda, de Los Petersellers).

Según Houchin, que ha contado su versión de los hechos en su cuenta de Facebook, Barazarte, “sin previo aviso y sin ningún tipo de medidas de seguridad”, dijo que les “regalaría una bendición” con Agua de Florida, una colonia sumamente inflamable por su elevada concentración de alcohol. El ilusionista está convencido de que el ataque fue intencionado. “El presentador no se tropezó y derramó accidentalmente el líquido sobre mí, sino que tuvo la intención de arrojarme esa sustancia inflamable”. Sus abogados ya se han puesto manos a la obra para presentar una demanda por “agresión criminal”.

En el lado opuesto está el tal Franklin Barazarte, un personaje de esos que debe creer que todo vale con tal de montar un show. En un intento por defender su honestidad, el presentador ha asegurado, en declaraciones a la agencia Efe, que el suceso “fue un accidente de los que pasan cuando se hacen estas demostraciones”.

Sinceramente, a mí me parece que la broma se le fue de las manos a Barazarte, que no tenía intención de hacer daño pero cometió una negligencia grave. ¿Qué opináis vosotros? ¿Agresión criminal o accidente propio del espectáculo?

Lo más raro que ha pasado durante la semana (9-15 julio)

Y entre tanto recorte… un oasis informativo. Todo lo que no vais a leer en otro sitio (porque nadie más lo quiere) y a la vez todo lo que querríais leer en lugar de tanta noticia triste y desalentadora. Sí, amigos, estáis frente a la recopilación de cosas raras que han sucedido durante la semana y que hasta el momento no os había contado porque necesitaría semanas de más días para contar tanta tontuna. En fin, que no me enrollo y aquí van algunas historias que hemos pasado por alto.

1. Suma 7.000 vueltas en una montaña rusa a sus 70 años

Una de las primeras y peores cosas que aprenden a decir los niños es “otra vez” (pronunciado algo así como “opa ve“). Es cuando encuentran algo que les gusta y lo repiten, y lo repiten, y lo repiten… hasta la extenuación del resto. Pues bien, algo así le sigue pasando a Gary Coleman, un señor de 70 años que hace unos días dio su vuelta 7.000 en la montaña rusa Diamondback del parque de atracciones Kings Island, en Ohio. Lo curioso del caso es que la atracción abrió en 2009, por lo que desde entonces ha acumulado unas 350 horas montado encima. Calcula que sumará 10.000 vueltas (entendiendo por “vuelta” una “vuelta entera en la atracción”) a finales del año que viene.

2. Pide dinero para mejorar su busto

Mira que he visto formas raras de pedir dinero, pero ponerse en biquini con un cartel de “no soy una sintecho, necesito pechos” se lleva la palma. Es la táctica que está empleando Chrissy Lance en una carretera de Akron, Ohio (todo pasa en Ohio últimamente), que dice tener la licencia necesaria para mendigar en la zona y que necesita unos implantes para mejorar su busto y, así, “mejorar la autoestima”. La muchacha trabaja de camarera y dice que no piensa irse de ahí hasta que no consiga su objetivo.

3. Dieciséis formas distintas de cantar una canción

Si buscáis gente con talento, estos son vuestros chicos. Me topé con ellos el otro día en YouTube de casualidad y aún estoy alucinado. ¿Sabéis qué canción es What a wonderful world, de Louis Armstrong? Pues estos muchachos han sido capaces de, en poco menos de tres minutos, interpretarla en 16 estilos de música diferentes. El vídeo no tiene desperdicio, ya os aviso.

4. Quemó su casa intentando quitar telarañas

Hasta ahora pensaba que lo de “matar mosquitos” a cañonazos era solo una forma exagerada de contar las cosas. Gracias a Eiliya Maida, no descarto que hace muchos años alguien lo intentara y de ahí saliera el dicho. Resulta que el señor Eiliya quería eliminar las telarañas que había en su patio trasero y, en lugar de usar la escoba como casi todo el mundo, decidió que un soplete sería más efectivo, de modo que prendió fuego a las telarañas… y (sin querer) a las plantas secas que había alrededor, lo que provocó que la casa se incendiara. Afortunadamente los bomberos evitaron que hubiera tragedias personales y solo hay que lamentar daños materiales.

¡EXTRA! LOS LECTORES ME CUENTAN…

PD: La gente está fatal de la cabeza, ¿no os parece?