Entradas etiquetadas como ‘francia’

¡Llevan a comisaría a una niña de cinco años por no pagar el comedor!

Andamos escandalizados por las tasas de comedor que proliferan en España, pero más allá de los Pirineos las cosas no están mucho mejor. De hecho, en algunos casos están mucho peor. Por ejemplo, en la región francesa de Aquitania, al sur del país galo. En pleno rifi-rafe entre Hollande y Depardieu por la nueva tasa impositiva para altas rentas, casi ha pasado desapercibida una noticia que a mí me parece desoladora.

comedornina
La policía de Ustaritz, un pequeño municipio casi fronterizo con Irún, irrumpió en el comedor de un colegio y sacó del mismo a una niña de cinco años ¡porque sus padres no habían abonado una deuda de 170 euros por ese servicio! El asunto puede parecer lógico. Me explico. Si no has pagado un servicio, no tienes derecho a disfrutarlo. Sin embargo, los modos no parecen los más idóneos. ¡¡Y eso que aún no os he dicho que la niña acabó en comisaría!! Sí, amigos. Por lo visto, tras sacarla del comedor del colegio, los policías encargados de tan peliaguda misión, fueron a la casa de la pequeña en horario laboral y, al comprobar que sus padres no estaban allí, no tuvieron mejor ocurrencia que trasladarla a las dependencias policiales.

El trauma, como podéis imaginar, fue morrocotudo. La pequeña, que se llama Leah, pensó que sus padres habían muerto o, como mal menor, que estaban entre rejas, según declaraciones del papá de la criatura al diario Sud Ouest. El hombre, que ya ha abonado parte del impago, no salía de su asombro. “El problema financiero es menor y estoy listo para resolverlo”, aseguró mientras exigía depurar responsabilidades: “¿Quién dio la orden de sacar a mi hija del comedor y llevarla a comisaría?”.

La indignación ha llegado también a la escuela, donde el director del centro, que desconocía la ‘operación’ ha elevado una protesta al Ayuntamiento porque “no aceptamos que se use a los niños como rehenes”.

De momento, ningún responsable del Consistorio ni de la policía ha accedido a dar su versión de los hechos. Mientras, la pobre Leah acude cada día a clase hecha un lío. Ya no sabe quiénes son los buenos y quiénes los malos de esta película casi de terror…

Le llega una factura de teléfono de ¡¡11.700 billones de euros!!

Después de desayunarme con la noticia de que España es líder en fracaso escolar y en desempleo juvenil en la UE (¡ay!), mi habitual optimismo se ha desvanecido un poco. Mi confianza en el ser humano pierde puntos, una tendencia que se acentúa con noticias como la que nos ocupa en esta ocasión.

Fuente: Luis Sarabia (Flickr)

Fuente: Luis Sarabia (Flickr)

Ya sabemos que las compañías telefónicas generan bastante desconfianza entre los consumidores, no sé si por sus tarifas abusivas o por la fea sensación de monopolio, primero, y oligopolio, después, que han ejercido durante años y años. El caso es que la popularidad de las telefónicas está al nivel de la popularidad de nuestros dirigentes políticos, décima de punto arriba, décima de punto abajo. A esa baja estima del ciudadano contribuye que de vez en cuando nos pasen una factura con la que no estamos de acuerdo. Algo así le ha sucedido a la francesa Solenne San José, que recibió un susto cuando descubrió el importe que le demandaba la operadora gala BT. ¡11.721.000.000.000.000 euros! En lenguaje coloquial, 11.721 billones de euros (billones de los de toda la vida, esto es, millones de millones. Puntualizo porque también he leído que la RAE va a aceptar la equivalencia que los americanos hacen de billón, “mil millones”).

¡Ni llamando las 24 horas del día a Sandro Rey me salen las cuentas! Y eso que el futurólogo de aspecto siniestro que ameniza las horas canallas de la TDT española tiene un precio de tarifa casi prohibitivo. Para que os hagáis una idea, los cerca de 12 mil billones de euros equivalen a más de 5.000 veces el PIB de Francia. Puesto en lenguaje futbolero, con esa pasta podrías fichar a 12.000.000 de CR7s, es decir, unos 50.000.000 de Iniestas o unos 6.000.000 de Messis.

Como ya imagináis, la factura no era 100% exacta, había un “ligero” desvío. El total a pagar por Solenne era de 117,21 euros, ¡que ya está bien! Seguro que alguna llamada a Sandro Rey había caído ese mes… Si ya es sorprendente de por sí el baile de cifras, a mí lo que me desconcierta es que alguien haya sido capaz de emitir esa factura sin pensar que quizá estaba cometiendo un error. Más aún, es alucinante pensar que las primeras llamadas que la señora San José hizo a BT para resolver el conflicto se resolvieran con el habitual “le remito a mi encargado”.

Moraleja: ten mucho cuidado con las llamadas a los sacacuartos del 806, pero ten aún más cuidado con la estupidez humana.

Lo más raro que ha pasado durante la semana (20-26 agosto)

La decadencia del frikismo ha llegado al fin en la segunda quincena de agosto, más o menos como todos los años. El problema es que este año ha sido un poco como el calor, ha tardado en apretar, pero cuando ha apretado por poco nos deja sin respiración. Dicho todo esto, supongo que imagináis que hay cosas raras que han pasado y no hemos comentado. No os equivocáis, aquí va la selección de esta semana.

1. Le pide matrimonio mientras les detienen

¿Estáis hartos de esas peticiones de matrimonio que parecen estar sacadas de una película? Seguro que os gusta entonces esta historia, que podríamos titular “A la fuerza ahorcan”. Sean Foxx tiene 27 años. Treila Woods, 24. Ambos entraron a robar una tienda en Estados Unidos, pero la cosa salió mal y al final terminaron detenidos. Quizás viéndose en esa situación límite, pensando en la cárcel y rezando por un vis a vis, Sean decidió que ése era el momento más adecuado para pedirle matrimonio a Treila. No sé qué es más sorpendente: que él le pidiera ahí que se casaran… ¡¡¡o que ella aceptara!!!

2. Una sonámbula en el río

Hace unos días rescataron a una mujer en una de las situaciones más extrañas que he visto hasta ahora (y son muchas las que he contado). Su marido llamó a las autoridades para denunciar su desaparición de madrugada y alertó de que sufría episodios de sonambulismo. En pijama y sin zapatos, esta mujer estadounidense de 31 años fue localizada nadando en el río completamente dormida, con hipotermia. Afortunadamente fue trasladada a un hospital y ya se encuentra mucho mejor.

3. Hizo un vuelo ida y vuelta porque se durmió en el avión

He intentado ser conciso, pero con este tema es difícil. Resulta que la francesa Patrice Christine Ahmed volaba de Pakistán a Francia y aprovechó el vuelo para dar una cabezadita. Desgraciadamente para ella, debe de tener un sueño muy profundo; tanto, que al aterrizar en París no se dio cuenta. Ni ella, ni los empleados del avión, que pensarían que era muy divertido dejarla dormir a ver qué pasaba. Así es cómo Patrice Christine durmió durante las dos horas que duró la parada y después, cuando se despertó, flipó al descubrir que el avión la llevaba de vuelta a Lahore, en Pakistán. Cuando llegó a Lahore cogió otro vuelo a París y esta vez parece que no se durmió. ¡Y me reía yo porque un amigo mío se quedó dormido en la línea Circular del metro de Madrid!

FOTO: simiant

4. Culpó del robo a su “hermana gemela” inexistente

Hay gente que ve las cosas en la televisión y se cree que los demás somos tontos. Solo así me explico que Jennifer Brown, una estadounidense de 31 años, culpara a su hermana gemela de los robos en un hotel… ¡¡¡TENIENDO EN CUENTA QUE ESA HERMANA NO EXISTE!!! Yo que a lo largo de los años me he convertido en un experto en excusas, equipararía ésta a la de “el perro se ha comido mis apuntes”, “se lo estoy guardando un amigo” y “te juro que es la primera vez que me pasa”. Las que no cuelan, vamos. Jennifer había sustraído dos edredones, dos mantas, cuatro almohadas, una cafetera, un reloj despertador, una cesta y un secador de pelo y cuando le pidieron que lo devolviera dijo que su hermana la había llamado y le había dicho que lo iba a llevar de vuelta. Entonces subieron a la habitación y encontraron todos los productos en una bolsa de basura tras la puerta. “Mientras estábamos hablando los ha traído”, decía Jennifer. Y supongo que iría montada en un unicornio.

5. El ciclista más habilidoso

Imagino que muchos de vosotros os habéis reunido para leer en grupo el post y, llegado este punto, estáis pidiendo a voces el vídeo chorra de cada semana. No os defraudaré. ¿Recordáis el capítulo de Los Simpsons en el que Homer quería hacerse payaso? Tenían que montar en unas bicicletas minúsculas y todos dábamos por hecho que sería imposible imitar algo así en la vida real. Pues nos equivocábamos: hay un tipo capaz de montar una bicicleta que no es que parezca de juguete, es que parece sacada de la colección de un miniaturista.

PD: Luego no queréis que me dé miedo dormir, sabiendo que cuando despierte puedo estar nadando en un río… o en Pakistán.

Una española perdida en… Grenoble

Bueno, probablemente os habéis quedado con ganas de conocer un poco más Brasil, pero es el momento de volver a casa.

Para hacer el viaje más ameno veremos una película muy de trayectos en avión: Amor en el aire. Disfrutad del rato, porque vamos a… ¡¡¡GRENOBLE!!!

Allí nos espera María Rosa, que amablemente hará de guía. Con ella os dejo:

1) Nombre

María Rosa.

2) Edad

33 años.

3) En España vivía…

En Barcelona.

4) Ahora vivo…

En Grenoble (Francia).

5) Me mudé…

En enero de 2009.

6) ¿Por qué me fui?

Porque encontré trabajo aquí.

1) De España añoro…

La luz. Con tanta montaña el sol se pone muy temprano. Y el jamón serrano.

2) En España no tenía y ahora sí…

Un buen trabajo 🙂

3) De Grenoble no me gusta…

¡Que los bares cierran muy temprano! Y que no hay restaurantes abiertos los lunes por la noche.

4) Recomiendo que visitéis…

La Bastille, una fortaleza en la montaña, y la Chartreuse, un monasterio de monjes cartujanos.

5) La mejor comida de Grenoble…

Tartiflette, patatas al horno con queso y todo lo que le quieras echar. Y el Chartreuse y el Janepy, licores de hierbas que hacen los monjes de la cartuja.

Bienvenidos a Grenoble. Ahora sí que sí, en manos de María Rosa quedáis.

Una paronámica de Grenoble

Bueno, yo vivía en Molins de Rei, un pueblo cerca de Barcelona, y después en Rubí, una pequeña ciudad cerca de Barcelona también. Hace tres años me mudé a Viena (Austria) para hacer un postdoctorado, y de allí me vine a Grenoble. En realidad yo comparo Grenoble más con Viena que con Barcelona, porque en la ciudad no viví nunca.

Actualmente stoy haciendo un postdoc en biología estructural, trabajo con resonancia magnética nuclear para determinar la estructura de complejos proteína-rna.

Aquí existe un campus enorme, el Polygon Scientifique, donde se concentra la mayor parte de la investigación en Grenoble. Aquí está el sincrotrón, este gran anillo de aceleración de partículas (ESR F), y hay un instituto del EMBL. El ambiente científico es genial, hay mucha interacción entre grupos y entre investigadores.

Todo el mundo esquía

Todo el mundo esquía, todo el mundo. A mí me parece alucinante. Los fines de semana de invierno la ciudad se vacía porque todo el mundo está en las pistas.

Hay una estación a unos 30 minutos en coche, Chamrousse, o sea que es facilísimo… El resto del año aquí hay muchas actividades en la naturaleza: escalada, excursiones a pie, bicicleta, cualquier cosa en la montaña.

Grenoble está situado entre tres cordilleras, Chartreuse, Vercors y Belledone, en los prealpes, de manera que estamos rodeados de montaña.

Lluvia y nieve

Hace bastante frío, este invierno cuando llegué estuvo nevando una semana entera en la ciudad, no subíamos de los 0 grados. También llueve muy a menudo, durante todo el año.

En verano hay ciclos: un día llueve y baja un poco la temperatura, el día siguiente está nublado, luego vuelve a hacer sol 3 días, hasta el punto de llegar a los 40 grados, y otra vez lluvia.

De todos modos, a mí lo que más me gusta es la gente. Son todos muy amables, muy agradables. Me gusta también la lengua, creo que el francés es muy agradecido, es un idioma bonito.

También me impresionó el paisaje. Nunca había vivido en la montaña. Levantarse y ver los Alpes al fondo desde el balcón es increíble. Yo aquí hago deporte: escalada, bici, y gimnasio.

Ahora voy a empezar a cantar en un coro. Hay algunos bares (La bovine, Le hazard) y restaurantes (Le tounneau de diogénes, 365, Le liban vert) interesantes donde suelo ir con mis amigos.

No es muy animada

No es una ciudad muy animada, pero siempre se pueden encontrar cosas que hacer. Hay teatro, cine, exposiciones, conciertos… Lyon está muy cerca, una hora en coche, o sea que si tienes ganas de ciudad y de paisaje llano te vas para allá a pasar la tarde.

A veces tanta montaña me estresa, y me cojo el coche para ir Lyon para comer o cenar.

Por cierto, los franceses son gente abierta y agradable, todo el mundo aprecia mucho que intentes hablar francés, y es cierto que no hablan inglés… les da mucha vergüenza. Tienen bastante aprecio a los españoles, aunque se creen bastante los tópicos.

Bueno, dejamos a María Rosa que tendrá cosas que hacer… y la semana que viene más.

Las fotos del post son propiedad de María Rosa, que amablemente me las cedió para que las usara.

Ya sabéis que si vosotros también sois españoles expatriados podéis escribirme a elblogdelbecario@gmail.com y os cuento cómo funciona esta sección, aunque tampoco tiene mucho misterio, jeje.

Hoy hace un año…

Los teleconcursos echan el resto

Jennifer Aniston cambió de serie

– Envía el post:

Bookmark and Share

Un español perdido en Espira de l’Agly

Sé que Javi os ha tratado bien, que os ha cuidado, os ha enseñado Stavanger y os lo habéis pasado muy bien, pero es hora de coger las maletas, porque todo lo bueno se acaba.

… O no, según se mire. Al fin y al cabo vamos a volver a viajar, pero nos quedamos en Europa. Es más, después de tantas idas y venidas creo que lo mejor que podemos hacer es descansar cerca de casa. Nos vamos a… ¡¡¡FRANCIA!!!

Estaremos cerquita de España así que, si alguien quiere aprovechar para saltar los Pirineos, está a tiempo. Eso sí, no os lo recomiendo, porque seguro que Óscar nos tiene preparada una visita detallada de Espira de l’Agly.

1) Nombre

Óscar.

2) Edad

31 años.

3) En España vivía…

Barcelona.

4) Ahora vive…

En Espira de l’Agly, Francia.

5) Se mudó…

En febrero de 2004.

6) ¿Por qué se fue?

Al principio fue algo temporal que se convirtio en algo semi fijo para llegar a ser algo definitivo.

1) De España añora…

Nunca pensé que lo diría pero… el pachangueo, las carpas de verano y el jamón.

2) En España no tenían y ahora sí…

Una calidad de vida MUY SUPERIOR.

3) De Espira de l’Agly no le gusta…

Nada, es genial: hay tranquilidad, sin coches…

4) Recomienda que vayamos a…

Mi reserva de vinos franceses y un buen paseo por los viñedos de la zona.

5) La mejor comida de allí…

Además de mi tortilla Española, jejejeje… un buen entrecot al roquefort.

… Y ya estamos aquí. Francia os recibe con los brazos abiertos. Os recomiendo que aprovechéis bien el tiempo, porque cualquier día de éstos Aerolíneas Bec quiebra y no habrá marcha atrás. Bueno, os dejo con Óscar:

La vida en Espira de l’Agly

“Por aquí la vida es, en comparación con la vida de Barcelona, y en una palabra: MEJOR. Me encanta es irme con mi hijo a pasear al perro o en bici, por el monte (ya estamos en él, es genial tener la playa a 15 minutos en coche y las pistas de esquí a 40 minutos).

Lo que más me sorprendió al llegar es la cantidad de ayudas sociales que hay, se dan casos en los que se gana más estando en el paro que trabajando y eso es peligroso, porque uno se acostumbra, jajajaja.

El clima es genial, un frío terrible y calor de la muerte en verano. Clima mediterráneo peor mejor, porque estamos en los prepirineos franceses.

El invierno

En invierno es un poco aburrido porque en mi pueblo no hay nada, sólo La Poste (correos) y un barucho de mala muerte, pero con los colegas, nos las apañamos y montamos fiestecillas en casa de uno en casa de otro.

El último invierno llegamos a -15 por las mañanas… en los cristales de los coches había 1 centímetro de hielo (menos mal que tenemos la chimenea y calienta). Hay pocas cosas para hacer, además de ir a pasear con mil jerseis e ir a esquiar, pero ya viene bien, para purificarte de los excesos de verano.

El verano

En verano llegamos a temperaturas entre 30 y 40 grados, y los días son bastante buenos por norma general: puedes disfrutar de la playita, de paseos en bici, de baños en el río, etc.

Las noches de verano no son tan calurosas y sobre todo tan bochornosas como en Barcelona, se duerme muy bien. Además, en esta época encuentras de todo en la región y a casi todas horas, ya que es una zona bastante turística.

Los franceses

Muchos de los franceses, con todo el respeto, se creen el centro del mundo. Por ejemplo, para ellos:

1. Los champiñones son de París

2. El jamón de Bayone

3. El jabón de Marseille

4. Las salchichas de Starsbourg

Y así podríamos seguir con infinidad de productos, porque para cada producto existe una ciudad de donde es originario, y esa ciudad es francesa.

Piensan que son los mejores en todo y no se puede discutir y sí los dejas en evidencia no saben lo que ha pasado. Además, siempre hay una cosa clara: ellos lo habrían hecho mejor (sea lo que sea).

Bueno, bueno, que se nos hace tarde. Dejemos que Óscar vuelva a casa, que se lo tiene bien merecido.

Las fotos del post son propiedad de Óscar, que amablemente me las cedió para que las usara. Ya sabéis que si vosotros también sois españoles expatriados podéis escribirme a elblogdelbecario@gmail.com y os cuento cómo funciona esta sección.

Portaos bien esta semana. Si necesitáis cualquier cosa, ya sabéis que me podéis escribir un correo.

– Envía el post:

Bookmark and Share